tenis roland garros

Nadal revive tras el parón

  • Tras perder el primer set el miércoles, justo antes de que empezara a llover, el balear vence a Schwartzman y espera a Del Potro en semifinales

Rafael Nadal le devuelve la pelota a Diego Schwartzman, en la reanudación de su partido de cuartos de final. Rafael Nadal le devuelve la pelota a Diego Schwartzman, en la reanudación de su partido de cuartos de final.

Rafael Nadal le devuelve la pelota a Diego Schwartzman, en la reanudación de su partido de cuartos de final. / GUILLAUME HORCAJUELO / efe

En un partido que fue interrumpido el miércoles por la lluvia, Rafael Nadal venció a Diego Schwartzman y se clasificó para las semifinales de Roland Garros.

El balear, que buscará hoy un lugar en la final ante Juan Martín del Potro, llegó con otro ímpetu tras la interrupción y superó a Schwartzman con parciales de 4-6, 6-3, 6-2 y 6-2 en tres horas y 42 minutos.

La lluvia marcó un antes y un después en la pista Philippe Chatrier. El miércoles, Schwartzman salió agresivo, jugó con audacia e hizo que Nadal cediera su primer set en tres años en la arcilla francesa. La hazaña de vencer al diez veces campeón en París no parecía imposible.

En ese primer acto, el argentino respondió con firmeza en los intercambios y rompió tres veces el servicio del español, que fue vendado en las dos muñecas.

Sin embargo, la lluvia apareció y le tendió una mano a Nadal. Schwartzman, el jugador más bajo del circuito con 1,70 metros, iba entonces con ventaja de 3-2 en el segundo parcial. Ponerse dos sets arriba estaba al alcance.

Pero todo cambió tras la pausa. Fue Nadal quien tomó la iniciativa, y comenzó a dominar los intercambios y a dictar los ritmos del partido.

Así, el de Manacor se recuperó, quebró al argentino y se puso 5-3 con su saque. Pero entonces, cuando estaba 30-15 al servicio, la lluvia llegó nuevamente.

Tras varios minutos de espera, la organización decidió cancelar la jornada y el partido se retomó ayer. No obstante, la tónica no cambió.

Nadal ganó el segundo set e impuso sus condiciones muy rápido, quizá demasiado para un Schwartzman ya abrumado, en el resto del duelo, que se decantó inevitablemente en favor de un adversario lanzado a su undécimo título en la Porte d'Auteuil.

Nadal necesita ganar el torneo para mantenerse en el número uno del ranking. Estas semifinales serán sus undécimas en Roland Garros. Siempre que las jugó ganó la Copa de los Mosqueteros.

Para estar un poco más cerca de conseguir la gesta, Nadal tendrá que doblegar primero a Del Potro, sexto del mundo y que superó a Cilic, cuarto, por 7-6 (5), 5-7, 6-3 y 7-5. Este partido alcanzó las tres horas y 50 minutos, si bien también se vio interrumpido el miércoles por la lluvia, por lo que concluyó ayer.

"Es duro hablar ahora. No tengo ninguna palabra para describir este momento. Es bueno para mí, para mi equipo, para mi familia", dijo entre lágrimas un emocionado Del Potro, quien pasó un largo calvario de lesiones para regresar a unas semifinales de un Grand Slam.

El vencedor del Abierto de Estados Unidos de 2009 agradeció el apoyo del público de la Suzanne Lenglen y aseveró que se siente "en casa" jugando en París.

El tenista de Tandil alcanzó unas semifinales de Roland Garros por segunda vez, después de las primeras, que jugó en 2009 y en las que cayó en cinco sets ante el campeón de aquella edición, Roger Federer.

En un partido entre fuerzas parejas, el argentino ganó un igualado primer set, pero perdió el segundo al ceder dos servicios en el noveno y undécimo juego.

En el tercero, se recuperó de un break que le hizo el croata en el primer set al endosarle dos rupturas, una en el sexto y otra en el octavo juego.

En el cuarto, le bastó romper a su rival en el undécimo juego y salvar dos puntos de break en el siguiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios