fútbol liga de campeones

Al asedio del rey de reyes

  • El Madrid pos-Cristiano, en el punto de mira del resto de favoritos

Sergio Ramos e Isco celebran el gol de éste en San Mamés el sábado. Sergio Ramos e Isco celebran el gol de éste en San Mamés el sábado.

Sergio Ramos e Isco celebran el gol de éste en San Mamés el sábado. / javier zorrilla / efe

La puesta en marcha de otra edición de la Liga de Campeones, que empieza a funcionar ya esta semana, supone una nueva amenaza al reinado europeo del Real Madrid, ganador de las tres últimas ediciones, cuatro en el lustro reciente. El conjunto blanco acapara el dominio evidente del fútbol español en la máxima competición de clubes. En estos cinco años, el póquer de éxitos madridista se completa con el triunfo que consiguió el Barcelona en la campaña 2014-2015, cuando el equipo azulgrana sumó su quinto y, hasta ahora, último trofeo.

En el poder de la Liga en Europa contribuye también el Atlético Madrid, finalista en dos de estas ediciones recientes, en las que sucumbió, a última hora, frente al Real Madrid.

Nuevos tiempos amenazan a una competición que ha optado por actualizar los horarios -algunos partidos a las 19:00 y otros a las 21:00-, que echará a andar mañana martes.

La marcha de Cristiano Ronaldo y de Zinedine Zidane, determinantes en los éxitos recientes del campeón invade de incógnitas el futuro competitivo del Real Madrid, incapaz de compensar la fuga del luso con otro futbolista galáctico.

La marcha de Cristiano a la Juventus dispara las expectativas sobre el campeón italiano, considerado ahora como uno de los serios aspirantes al éxito final. Tiene todo lo necesario ahora el grupo de Maximiliano Allegri, el equipo que más finales ha perdido a lo largo de la competición.

Igual que el Barcelona, que no ha reservado esfuerzo alguno para potenciar más aún una plantilla que lidera Messi y que tiene entre ceja y ceja la Champions de la que salió en las últimas ediciones de forma prematura y sin poder sobrepasar los cuartos.

El Atlético considera que está en el momento adecuado para triunfar en la Liga de Campeones. Salir ganador del último partido, en su estadio, el Wanda Metropolitano, es el objetivo. El plantel de Diego Pablo Simeone se ha reforzado notablemente. No disimula su ambición el club madrileño, considerado ya como un tradicional aspirante.

También aspira al trono el Paris Saint-Germain, otro que no contempla sus cuentas a la hora de invertir en verano. Con el alemán Thomas Tuchel como director de orquesta pretende rentabilizar el asentamiento de Neymar y la madurez de Mbappe para prolongar el momento mágico del fútbol francés, recientemente campeón del mundo.

La condición de finalista del Liverpool en Kiev ha devuelto al mapa continental a Inglaterra, que no jugaba una final desde que el Chelsea se proclamó campeón hace ocho años.

Las miradas se centran en el Manchester City de Pep Guardiola que tuvo un trayecto impecable en gran parte del torneo. Hasta que se topó con el Liverpool de Jurgen Klopp y Mohamed Salah, gran revelación de la Liga de Campeones.

Entre los pretendientes habituales se mantiene el Bayern Múnich que se resiste a asumir el decaimiento al que está abocado un plantel envejecido.

Al primer torneo continental regresan históricos como el Inter de Milán, el Estrella Roja, el Ajax, el Club Brujas o el Lokomotiv Moscú.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios