polonia-colombia

La necesidad de no quedar fuera de Rusia

  • Los 'cafeteros' confían en que James llegue a punto al partido y Polonia espera la resurrección de Lewandowski

Los jugadores colombianos, durante el último entrenamiento antes del encuentro de hoy. Los jugadores colombianos, durante el último entrenamiento antes del encuentro de hoy.

Los jugadores colombianos, durante el último entrenamiento antes del encuentro de hoy. / julio muñoz / efe

Sorprendentemente derrotada en su primera fecha del Mundial, la selección colombiana de fútbol chocará hoy con Polonia en el Arena de Kazán en un duelo con carácter de final para ambos equipos.

Ninguno tiene margen de error tras su frustrante debut en Rusia, que, llegada la segunda jornada, los mantiene sin puntos en su casillero.

"El domingo hay que jugar como en una final, son ellos o nosotros", resumió gráficamente el colombiano Radamel Falcao durante la semana.

El choque, interesante de por sí, será todo un desafío para James Rodríguez y Robert Lewandowski, los dos astros del Bayern Múnich que, enfundados en sus camisetas nacionales, rivalizarán por no colocar precipitadamente un pie fuera del Mundial.

Las miradas los apuntarán, sin duda, después del discreto estreno que protagonizaron. Especialmente en el caso de James Rodríguez, cuyos problemas físicos lo mantienen como la gran incógnita del encuentro.

Las urgencias, pues, son todas para colombianos y polacos, que partían como los favoritos para lograr el boleto a octavos en el Grupo H y vieron cómo Japón y Senegal les complicaban la vida superándolos en el estreno.

El pase a la siguiente fase será una misión casi imposible para Colombia o Polonia, si asiáticos y africanos empatan en el otro duelo del grupo.

Así las cosas y tras caer por 2-1 en el accidentado duelo ante los asiáticos, que los colombianos jugaron con 10 durante 85 minutos, todo apunta a que José Pekerman introducirá diversos cambios en el once que tanto se cuestionó tras la derrota.

Uno será obligado por la sanción de Carlos La Roca Sánchez, uno de sus titulares indiscutibles. El hombre que comanda las operaciones entre la defensa y el mediocampo cafetero fue expulsado con roja directa en la primera fecha y el técnico argentino se debate ahora entre la veteranía de Abel Aguilar y la polivalencia de Wilmar Barrios para sustituirlo.

Mateus Uribe, también suplente ante los asiáticos, apunta a reforzar una línea que, en la ofensiva, sigue pendiente del estado de James.

Lastrado por unas molestias en el gemelo izquierdo cuyo alcance sigue siendo un misterio, el Bota de Oro del Mundial de Brasil se quedó fuera del once inicial de Pekerman frente Japón. Jugó media hora en el segundo parcial, pero pasó inadvertido.

Si su estado físico es bueno, como sugiere su aparente normal presencia en las sesiones de entrenamientos de los últimos días, nadie duda de que James estará en el once inicial. Junto a Juan Cuadrado, el astro del Bayern es un socio imprescindible para hacer temible el ataque abanderado por Falcao.

Si James no está al cien por cien y Pekerman opta por reservarlo de nuevo, Quintero podría actuar de 10, acompañado de Luis Muriel por la izquierda, un puesto que también reclama José Izquierdo.

El eje defensivo apunta asimismo a rotaciones, tras la desacertada actuación Dávinson Sánchez y Óscar Murillo en la primera fecha.

Los muchos cambios del seleccionador colombiano ante Japón y su juego al despiste complicarán, sin duda, la labor de Adam Nawalka su homólogo polaco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios