Economía

El negocio de Befesa cae un 10% en 2019 por el bajo precio de los metales

En la imagen la bolsa de Fráncfort engalanada con banderas de Befesa, con motivo de su salida al mercado. En la imagen la bolsa de Fráncfort engalanada con banderas de Befesa, con motivo de su salida al mercado.

En la imagen la bolsa de Fráncfort engalanada con banderas de Befesa, con motivo de su salida al mercado. / M. G.

El resultado de Befesa, la empresa que preside el sevillano Javier Molina, rozó en 2019 los 83 millones de euros, un retroceso esperado del beneficio neto –del 8,3% respecto al ejercicio de 2018–, debido a la caída del precio de los metales y al esfuerzo hecho por la compañía para aumentar su capacidad, motivo por el cual el negocio también se resintió en un 10%, dado que se quedó en 647,9 millones de euros, frente a los 720,1 de 2018.

Befesa, que es líder del mercado europeo en servicios de reciclaje de polvos de acería y escorias salinas de aluminio, tuvo un Ebitda en el pasado año de 159,9 millones de euros, un 9,3% inferior al de 2019. Pese a la caída del negocio y del beneficio, Befesa sostuvo al presentar sus resultados que en el ejercicio anterior “sentó las bases para el crecimiento de volumen y de beneficios en los próximos años, siguiendo su plan de crecimiento orgánico global”.

El menor rendimiento debido a los trabajos previstos de incremento de la capacidad y a las paradas en Turquía, así como al aumento de los treatment charges –descuentos que se le aplican a los metales– y a la bajada de los precios del zinc y de las aleaciones de aluminio.

“Estos efectos negativos han sido parcialmente compensados con la mejora del precio medio del zinc como resultado de la política de cobertura de precios, la recuperación del negocio de acero inoxidable y la mejora operativa de los hornos de aluminio secundario que aumentó los niveles de producción”, señalaron desde la compañía.

Javier Molina, CEO de Befesa, destacó de los resultados que “a pesar de la bajada” que la compañía ha “registrado en 2019 debido a los bajos precios de los metales, hemos conseguido un sólido resultado operativo y hemos establecido el camino para el crecimiento orgánico en los próximos años”. Nuestro fuerte flujo de caja nos permitió financiar las inversiones récord de este año con recursos propios y mantener un nivel de apalancamiento financiero moderado”, añadió Molina, quien anunció que el consejo de Befesa propondrá “el pago de un dividendo atractivo para nuestros accionistas similar a lo del año pasado.”

En 2019, Befesa afrontó para su expansión unas inversiones récord de 56 millones de euros

Ciertamente, en 2019 Befesa invirtió un nivel récord de capital de aproximadamente 56 millones de euros para su expansión en los principales mercados en crecimiento, que fue financiado por el fuerte flujo de caja operativo de la compañía.

Tras la exitosa finalización de los proyectos de crecimiento orgánico en los mercados existentes de Befesa (incremento de la capacidad en Turquía, nueva planta de lavado de óxido waelz (WOX) en Corea del Sur, mejoras de los hornos en España), en 2020, la compañía se enfocará en la expansión en China, donde ya construye dos plantas.

Para finales de 2020, Befesa espera que la construcción de la primera planta de reciclaje de polvo de acería en Jiangsu esté completada. La construcción de la segunda planta en la provincia de Henan, que está actualmente en desarrollo, se prevé que pueda concluirse hacia mediados de 2021. Cada planta requiere una inversión total de aproximadamente 42 millones de euros y tendrá una capacidad de reciclaje de 110 miles de toneladas anuales de polvo de acería de arco eléctrico (EAF), destacó Befesa.

Respecto a 2020, Befesa adelantó que la gestión de la volatilidad de los precios del zinc a través de coberturas seguirá siendo una piedra angular de su estrategia. Actualmente, la compañía cuenta con coberturas para el 2020 y hasta octubre de 2021. Befesa sigue atenta al mercado para extender volúmenes más allá de esa fecha. Al igual que el año pasado, una vez que los treatment charges se establezcan, en este mes de marzo o el próximo de abril, Befesa proporcionará una previsión de resultados más detallada para el ejercicio 2020.

Befesa también prevé reducir en 2020 el coste de la financiación de su deuda. El 17 de febrero pasado, la compañía revisó con éxito el precio de su préstamo B, reduciendo su tipo de interés en 50 puntos básicos, dejándolo en Euribor más 200 puntos básicos con un mínimo del 0%. Con esta renegociación, Befesa espera que la reducción se aproxime a  2,6 millones de euros al año. Después de un periodo de nueve meses, el tipo de interés podría reducirse aún más según ciertos niveles de apalancamiento hasta un tipo de interés equivalente a Euribor más 125 puntos básicos en caso de que el apalancamiento de Befesa sea inferior a 1,75 veces su Ebitda. El vencimiento se mantiene en julio de 2026.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios