2011 Elecciones

El disputado voto de Félix

  • Dos aspirantes en Cumbres de Enmedio, el pueblo más pequeño de Andalucía

Moscardones zumbando (tssse, tsse) es el único sonido que se escucha a la una de la tarde en la calle principal de Cumbres de Enmedio, el pueblo más pequeño de Andalucía. A un lado y otro hay casas de labor abandonadas. Ni una puerta abierta, ni una voz, sólo algún coche a las espaldas que atraviesa la A-5003, la carretera que fue cañada real y hoy une Cumbres Mayores con Cumbres de San Bartolomé. Estamos cerca de la frontera extremeña, a un lado de la N-435 que enlaza entre montañas Huelva con Badajoz, cabecera sur de una ruta de trashumancia ganadera.

Parece deshabitado, pero no. Veinte metros más abajo de estas tres calles, las únicas, se encuentra el club social y apenas entramos llega gente no se sabe de dónde. Informan: se han producido robos. Del club se han llevado cerveza, mejillones y ron. No sólo eso. El otro día robaron del Ayuntamiento sus ordenadores. Y anteanoche hubo un terremoto, ¿lo escuchasteis?. "Aquí ocurren más cosas que en Nueva York", bromean.

Preguntamos por el alcalde y nos indican que está en el Ayuntamiento, un edificio que hace esquina. Luce en el vestíbulo una placa de la inauguración en 2004, a la que asistió Chaves. Dentro se escucha una conversación de lo que parece ser una acalorada comisión urbanística. Sale la administrativa, la única empleada municipal, rebosante de estrés y afirma estar hasta arriba de trabajo. Esperamos estudiando la lista de electores, que son 60, aunque en el pueblo solo duermen veintitantos.

El alcalde es Eulogio Páez, del PSOE. Lo es desde 1979. Su padre también lo fue antes. Decidimos continuar la charla en el club. El número de parroquianos se ha incrementado. Uno señala un calendario con un casco vikingo: "Eulogio, ¿no dijiste que no harías campaña?". Eulogio se ríe y admite que esta vez tiene contrincantes. Hay dos candidatos para la alcaldía de Cumbres de Enmedio: uno, que es él, vive en las cumbres de abajo; el otro, el del PP, vive en las cumbres de arriba.

¿Habrá campaña? "Veremos. Si vienen para colocar a alguien en el Ayuntamiento -recuerdo, un empleado-, no. Si es por relevancia social, no. Pero habrá que escucharles. Lo mismo si lo que prometen es bueno les voto", dice indisimuladamente molesto. La batalla no es amable. Afirman que han aparecido mensajes en Intereconomía en contra del alcalde. "Y no consiento que metan a mi familia en esto", asegura Páez.

¿Y cómo es eso de votar en pueblo tan minúsculo? "Hay abstención. La gente es perezosa para venir al pueblo a votar, pero creo que conservaremos la Alcaldía". El problema del pueblo no es otro que su desaparición. "Hemos intentado atraer un polígono industrial. Aquí con que vengan a vivir quince familias se viene arriba".

No podemos salir de Cumbres sin conocer a Félix. De 81 años, encantador y hospitalario, sólo se movió de la aldea para hacer la mili en Cataluña. Él tiene las llaves: las de la iglesia, las del cementerio. El suyo es un voto codiciado, pero no revela por quién lo hará, si bien recuerda que el candidato del PP es su sobrino. Nos enseña el coqueto cementerio, financiado con fondos de la UE, según reza un cartelón. Félix conoció a todos los que figuran en las lápidas y no entiende para qué tantos nichos, "con los que somos". Pero tiene razón el alcalde: "Eso sí, tenemos un cementerio en el que da gusto morirse".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios