Violencia de Género a través de las Redes Sociales Alerta por el aumento de casos de ciberviolencia machista en España

  • Los expertos advierten de la proliferación de descargas de aplicaciones que permiten espiar a las parejas

Imagen de archivo de aplicaciones online. Imagen de archivo de aplicaciones online.

Imagen de archivo de aplicaciones online. / EFE

La violencia de género es uno de los grandes problemas sociales que existen en este país y, de la mano de la tecnología, existe otro tipo de violencia de género a través de las redes sociales, la ciberviolencia. A este hecho se suma el crecimiento de la venta y comercialización de aplicaciones destinadas a monitorizar las llamadas o controlar los movimientos de la pareja mediante la utilización de un mapa dentro de la propia app.

Esta monitorización dentro del matrimonio o, simplemente, dentro de la pareja es una práctica perjudicial que ocurre muy a menudo. Se caracteriza por su discreción y en muchos casos queda en el anonimato, sin salir a la luz por miedo de la propia víctima, quien se encuentra en un callejón sin salida debido al enorme maltrato psicológico que ello conlleva.

Varios expertos explican que existen multitud de sitios webs y empresas destinadas a la compra-venta de este tipo de aplicaciones de espionaje conyugal. España es un país de infieles. La tasa de divorcios por año supera las 130.000, afectando a un 53% de las parejas, según afirma el director de Periodistas Reunidos. Más de 350 parejas formalizan su divorcio cada 24 horas.

Prácticas dentro de este contexto

Acciones como la de pedir o, como en varios casos, arrebatar a la pareja su móvil para inspeccionar todo tipo de mensajes provenientes vía SMS o Whatsapp, así como bien se ha dicho anteriormente de obtener ciertas aplicaciones destinadas a monitorizar los movimientos de la pareja, entran dentro de la llamada ciberviolencia de género.

La ciberviolencia de género comprende prácticas tales como censurar fotos que tu pareja comparte en sus redes sociales, exigir a la misma que muestre su geolocalización, monitorizar sus perfiles, espiar el móvil o mostrar enojo por las relaciones sociales que su pareja desarrolla en espacios digitales. Estas aplicaciones dotan al usuario de una información a tiempo real de dónde se encuentra su cónyuge y en qué sitios ha estado.

El recurso más utilizado para evitar ser localizados suele ser el disponer de un teléfono y número distinto al oficial. También pueden optar por dejar o cambiar de pareja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios