Teodoro García Egea "No hay más opciones que Pablo Casado o Pedro Sánchez"

  • El secretario general del PP apela al voto útil de los electores de centro y de derecha en Andalucía

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, este miércoles en Sevilla. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, este miércoles en Sevilla.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, este miércoles en Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

Teodoro García Egea (Cieza, 1985) es el secretario general del PP que negoció con Vox la investidura de Juanma Moreno como presidente de la Junta. En noviembre pasado se hizo la campaña electoral andaluza en una caravana propia; ahora vuelve a la carretera para intentar lo mismo con Pablo Casado. "Ahora queremos hacer en España lo que estamos haciendo en Andalucía", subraya.

-¿La campaña del PP se puede resumir en menos impuestos y unidad de España?

-Y más libertad. Decimos que los españoles deben tener la misma libertad y los mismos derechos en todos los sitios. Creemos que debe existir un examen de selectividad único y un acceso único a la educación, por eso proponemos un MIR educativo a nivel nacional. Que haya un único cuerpo educativo nacional. Y lo mismo ocurre con los impuestos.

-¿En qué sentido?

-Con menos impuestos, hay más libertad a las personas para decidir en qué gastar su dinero; una buena sanidad da mejor autonomía a la libertad de las personas, y si alguien puede escoger el colegio de sus hijos, no se tiene por qué preocupar si lo envían a un sitio o a otro.

Teodoro García, este martes, junto al consejero Elías Bendodo en Sevilla. Teodoro García, este martes, junto al consejero Elías Bendodo en Sevilla.

Teodoro García, este martes, junto al consejero Elías Bendodo en Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

-Tres partidos hablan de reducir impuestos, pero quedamos sin saber cómo financiar los servicios públicos.

-La izquierda nos quiere vender un escenario en el que se pagan muy pocos impuestos, sin embargo, hemos visto cómo hace dos años, Mariano Rajoy bajó el IRPF y se recaudó más. Y en 1996 pasó lo mismo cuando se bajó el impuesto de sociedades.

-Porque la economía marchaba bien.

-Efectivamente, pero se genera un círculo virtuoso. Hemos visto cómo en Murcia aumenta la recaudación cuando se deja el impuesto de sucesiones en el 1%. ¿Por qué? Porque se genera una atracción de toda esa inversión que está en todo el mundo buscando un lugar donde la presión fiscal sea menor. Nosotros vamos a poner el tope del IRPF en el 40%, queremos bajar el de sociedades y eliminaremos, en toda España, el de sucesiones y donaciones.

-¿Comparte la afirmación de Elías Bendodo de que Andalucía era un infierno fiscal? ¿A tanto se ha llegado?

-Bueno, a la hora de decidir dónde invertir, había empresarios que notaban donde se les trataba peor en lo confiscatorio, y Andalucía se parecía mucho, en este sentido, a un infierno fiscal. Un infierno al que el socialismo echaba leña con mayores impuestos y con un empeoramiento de los servicios públicos. Estoy, completamente, de acuerdo, era un infierno y ahora será un oasis.

-¿El PP es un partido nacionalista español?

-Nosotros somos un partido nacional, con un discurso nacional que, en cada una de las regiones, tiene el acento adecuado para conocer a cada uno de los territorios. No somos un partido que ha nacido de arriba a abajo, como otros. Hemos nacido desde los concejales, los alcaldes, los presidentes de las diputaciones y los diputados regionales, desde el territorio hacia arriba con una voz única.

-Eso va por Vox, supongo.

-Pocos partidos, salvo el PSOE, tienen arraigo en el territorio.

-Usted negoció con Vox el acuerdo para Andalucía. ¿Le diferencia algo del partido de Abascal?

-Esa negociación demuestra cómo se puede alcanzar un pacto sin renunciar a los principios. Cuando un partido quiere cambiar una ley, como fue el caso de Vox con la de Violencia de Género, debe traer escrita la alternativa. Yo les pedí que trajeran la ley por la que se iba a sustituir. Y no lo tenían claro. Por tanto, si ahora tenemos un problema con mujeres que necesitan esta protección, quien quiera cambio que lo traiga escrito y si no, no se deroga nada. Vimos cómo un documento de más de 50 puntos se quedó en otro, perfectamente, entendible y coherente con el ordenamiento jurídico. Más allá de si hay que cambiar el Día de Andalucía, espero que no pidan cambiar el Día de la Hispanidad, nosotros creemos que se puede mejorar pero no derogar pro derogar. Es lo que ha ocurrido con la Ley de Memoria Histórica de Andalucía. Proponemos una de concordia para garantizar que las generaciones futuras sepan que hubo dos generaciones que, estando en las antípodas una de la otra, fueron capaces de entenderse y darse un abrazo

-¿El PP derogará la ley de Memoria Histórica?

-Derogar la Ley de Memoria Histórica y aprobar una de concordia. Y lo hicimos antes de que Vox lo plantease.

-¿Cambiar el nombre de la ley de Violencia de Género?

-Queremos cambiar aquello que sea mejorable, pero no queremos ir hacia atrás.

-Es decir, que no se cambiará.

-Si se desea cambiar, que traigan un texto para hablar sobre ello. Aún no he visto una alternativa de ley. Cosas tan importantes no se pueden resolver en dos líneas.

-El votante de centro y derecha tiene ahora tres novios. ¿Por qué elegir al más antiguo?

-Hay dos razones, una como andaluz y otra como español. Como votante de centro y derecha, quiero un Gobierno que negocie con Juanma Moreno y no con Puigdemont o con Torra, creo que el andaluz debe pensar quién debe recibir a su presidente en la Moncloa. Si quiere que los determinantes para aprobar unos decretos como los de la semana pasada sea Juanma Moreno o Torra o Otegi. La única opción de que Andalucía sea bien tratada es Pablo Casado. Y no hay otras, aquí se escoge a Pedro Sánchez o a Pablo Casado. No hay otras opciones. La izquierda y la izquierda radical ha entendido un mensaje que todavía no ha comprendido el votante de centro y derecha: si se quiere ganar, hay que ir unidos. Hasta los votantes más radicales de Podemos se están desplazando hacia el PSOE.

-Puede haber también un votante de centro al que no le guste una opción que terminará necesitando a Vox.

-Hemos dejado claro con la negociación andaluza que nuestros valores no se tocan. Somos un partido de centro y derecha, reformista y liberal, donde tenemos muy claro que el fin no justifica los medios. Por eso nos plantamos cuando Voz propuso ciertos asuntos para la investidura de Juanma Moreno.

-Pero a nivel nacional pedirán entrar en el Gobierno.

-Lo importante es que quien entre en el Gobierno se adapte a las necesidades del cargo. Las negociaciones poselectorales traerán planteamientos parecidos a los de Andalucía, pero nos mantendremos leales a nuestros planteamientos. Ese votante de centro tiene en el PP una gran razón. Hay partidos que quieren sacar una lista de agravios contra el PP, pero este es un partido renovado, con Pablo Casado, con Juanma Moreno, conmigo.

-¿A qué se refiere con eso? ¿Reniegan de su pasado como partido?

-Lo que es curioso es que quienes intentan atacar al PP por su pasado son los mismos que llevaban 20 años en el PP. Son los casos de Bauzá, de la señora Clemente en Castilla y León...

-¿Y Santiago Abascal?

-También, también ha estado en el PP. Es curioso que algunos prefieren hacer daño a España con tal de estar en política. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios