Violación grupal en los Sanfermines de 2016

Ángel Boza, el más joven del caso la Manada ya está en la cárcel de Albolote

  • El menor de los cinco integrantes ya ha sido trasladado al centro penitenciario granadino, donde cumplirá una condena de 15 años por violación

Ángel Boza, el miembro de la Manada que ya cumple condena en Albolote. Ángel Boza, el miembro de la Manada que ya cumple condena en Albolote.

Ángel Boza, el miembro de la Manada que ya cumple condena en Albolote. / Efe

Comentarios 0

El conocido como el 'cachorro' de la Manada, Ángel Boza (1991), ya se encuentra cumpliendo condena en la cárcel de Albolote. El jueves 8 de agosto, la junta de tratamiento del centro penitenciario Sevilla-I propuso a Instituciones Penitenciarias la clasificación en segundo grado penitenciario de los cinco miembros de la Manada -los otros cuatro son José Ángel Prenda, el exmilitar Alfonso Jesús Cabezuelo, Jesús Escudero y el exguardia civil Antonio Manuel Guerrero- y rechazó la petición inicial de los jóvenes de cumplir la condena en cárceles de Sevilla.

Tras ello, se decretó que la cárcel de Albolote sería el centro penitenciario donde Ángel Boza pasaría 15 años a los que ha sido condenado por la violación grupal a una joven de 18 años en los Sanfermines del 2016. Poco menos de dos semanas después se han efectuado los traslados de los cuatro miembros de este grupo -solo el exguardia civil se quedará en la cárcel sevillana- que cumplirán pena fuera de Sevilla.

Boza es el menor de los cinco, el último que entró a formar parte la Manada y el que menos ruido había dado hasta su famoso robo de unas gafas de sol en un centro comercial de Sevilla en agosto del pasado 2018.

Al ser 'el nuevo', estaba sometido continuamente a ciertas bromas y pruebas por parte de los otros cuatro integrantes de la Manada para así convertirse, de forma oficial, en un componente más del grupo. 

Precisamente su 'ritual de iniciación' fue durante los Sanfermines de 2016, fiesta en la que habría sido el segundo en hablar con la víctima después del Prenda en la plaza del Castillo de Pamplona, fue el encargado de atraer a la joven, el primero en besarla y quien la cogió de la mano para introducirla en el portal donde se produjo la violación grupal.

En noviembre del 2017, durante el juicio por la violación grupal en los Sanfermines, Boza fue el que mostró el perfil más bajo de los cinco acusados y, al igual que el resto, ha sido condenado a 15 años de prisión por violación.

Este fallo fue dictado el pasado mes de junio por el Tribunal Supremo, que zanjó la polémica creada en torno a este caso al rechazar las dos sentencias anteriores de la Audiencia de Navarra y el Tribunal Superior de Justicia de esta comunidad que sólo habían apreciado un delito continuado de abusos sexuales con prevalimiento, por el que les habían impuesto nueve años de prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios