Granada

El Ayuntamiento reduce su deuda en 60 millones e inicia la recuperación

  • La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal considera que la capital alcanzará la sostenibilidad a medio plazo

  • Baldomero Oliver se muestra satisfecho pero cauto con las cifras

La Plaza del Carmen. La Plaza del Carmen.

La Plaza del Carmen. / g. h.

El Ayuntamiento de Granada empieza a ver destellos de luz al final del túnel económico en el que se encuentra inmerso. Aunque la situación del Consistorio en cuanto a lo dinerario no es boyante, la capital ya puede mirar al futuro con cierto alivio aunque "sin caer en la euforia". El motivo es que, según indicó ayer el concejal de Economía, Baldomero Oliver, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIRF) en un informe considera que la ciudad experimenta por segundo año consecutivo una tendencia de riesgo bajo con grandes posibilidades de retornar a una situación de sostenibilidad financiera a medio plazo.

Ya lo dice el refrán, 'Dios aprieta pero no ahoga'. El Consistorio granadino además de situarse, según el informe de AIRF, en ese margen de riesgo bajo donde se sitúan los ayuntamientos que podrían conseguir sostenibilidad entre cero y diez años, ha reducido su deuda financiera en 60 millones de euros en los últimos años y se ha logrado reducir el remanente de tesorería negativo en otros 20, (de -60 a -40 millones).

De los datos desprendidos del informe de AIRF, entidad creada a instancias de la Unión Europea en 2014 para garantizar el cumplimento por parte de las Administraciones públicas de los principios de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, se congratuló ayer el también alcalde en funciones, aunque sin caer "en la euforia y en un optimismo injustificado", ya que la situación financiera del Consistorio "no es óptima, no es buena, pero realmente desde el año 2016 hemos conseguido taponar algunas de las vías de agua que tenía la economía de la ciudad".

Por otro lado, las previsiones económicas que hace el Consistorio son halagüeñas. A juicio del edil de Economía, el Ayuntamiento de Granada alcanzará la sostenibilidad financiera este año, dado que para lograr dicho objetivo la deuda financiera debe estar por debajo del 75% y la capital va a cerrar el ejercicio por debajo del 72%".

Estos datos económicos suponen que el Ayuntamiento de la capital granadina obtenga la posibilidad de volver a cerrar y a contratar operaciones y conseguir financiación a través de préstamos a largo plazo, lo que dará a la institución un "mayor respiro" teniendo en cuenta que el principal problema que tiene es la liquidez y, por tanto, consecuentemente en el periodo medio de pago a proveedores que sigue siendo muy alto.

Por otra parte, en términos de deuda comercial al cierre de 2017, la capital debía a sus proveedores casi 74,3 millones de euros y registraba un periodo medio de pago de 132,34 días. En febrero de este año, el importe había crecido hasta los 78,27 millones de euros y el plazo de pago había empeorado, alcanzando los 144,16 días y situando al Consistorio entre los diez más endeudados de España. Motivo por el cual, el ministro de Hacienda del momento, Cristóbal Montoro, volvió a llamar al orden a la capital para que cumpliera con su Plan de Ajuste, pese a que en febrero había 'aflojado' la presión tras un encuentro con el alcalde.

"En 2017 cerramos el ejercicio con una estabilidad presupuestaria de más 18 millones de euros. Creo que es el cierre más positivo de los últimos, como mínimo, ocho años y da cuenta de que hemos conseguido un equilibrio muy razonable entre los ingresos y gastos corrientes de este Ayuntamiento. Considero que es obvio que la senda de la recuperación se empieza a consolidar a partir del año 2016 en un ritmo que produce cierta satisfacción", apuntó el concejal de Economía.

Los datos vertidos por el informe de AIRF contrastan con la denuncia que el mes pasado realizó el grupo municipal de Izquierda Unida, a través de su portavoz, Francisco Puentedura, en la que señaló que el equipo de Gobierno, encabezado por Francisco Cuenca, incrementó la deuda municipal en unos 30 millones de euros al cierre del ejercicio del año 2017. Este aumento del déficit sitúa en 320 millones de euros la cantidad de dinero global que debe el Consistorio.

Los datos más llamativos que expuso el edil son que el Ayuntamiento consignó en 2017 un compromiso de gasto de 311.577.267 millones de euros, mientras que solo recaudó 283.72.868, generando ese desfase de 30 'kilos'.

Puentedura también se refirió a la deuda con empresas y acreedores, que subió en casi diez millones el último año, cuando pasó de 67.509.834 millones en 2016 a 77.024.231 en el anterior ejercicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios