Granada

Diferencias y parecidos de la primera y la segunda ola del coronavirus en Granada

  • El mes de octubre está dejando datos que recuerdan a los registrados en marzo y abril

Diferencias y parecidos de la primera y la segunda ola del coronavirus en Granada: confinamiento y saturación de los hospitales Diferencias y parecidos de la primera y la segunda ola del coronavirus en Granada: confinamiento y saturación de los hospitales

Diferencias y parecidos de la primera y la segunda ola del coronavirus en Granada: confinamiento y saturación de los hospitales / A. L. Juárez / Photographerssports

En el verano, el horizonte era que los hospitales de Granada quedasen libres de coronavirus. El Virgen de las Nieves estuvo a punto de ser territorio libre de Covid-19 y el Clínico de San Cecilio llegó a estar sin ningún enfermo por el virus. Ahora, a finales de octubre, la segunda ola parece un calco de la primera en muchos aspectos, aunque el hecho de que se pueda seguir con una vida más o menos normal pese al toque de queda y el cierre perimetral puede hacer que se pierda la perspectiva de la gravedad de la situación actual.

Situación en los hospitales

En marzo y abril, el aplauso a los sanitarios a las ocho de la tarde se convirtió en un símbolo. Eran nuestros héroes. Ahora, con el doble de cansancio acumulado, los sanitarios afrontan una situación que cada vez se parece más, aunque sin aplausos y sin el reconocimiento emocionado y unánime de antes.

Según el último parte hay 558 personas encamadas en los centros de la provincia, y 75 de ellas están en UCI. El fuerte ritmo al que aumentan los casos graves preocupa mucho a la Junta de Andalucía, que ya prepara un nuevo plan de contingencia, y a los propios hospitales, que están adaptando sus recursos para obtener más camas de UCI, como es el caso del Virgen de las Nieves. Un dato: el 1 de septiembre había 48 hospitalizados en la provincia.

En la primera ola, el pico de hospitalizados fue de 657 en abril, por lo que con este ritmo de contagios diarios, muy superior al de la primera ola y con picos como el del domingo de 1.361, es probable que se rebase esta cifra en pocos días. La fórmula es matemática: a más contagios más ingresos hospitalarios. 

Confinamiento perimetral

Es la gran diferencia entre el confinamiento de marzo y abril y el actual. En la primera ola el estado de alarma confinó a los ciudadanos, que sólo pudieron salir de sus casas para ir a la compra o con motivos justificados. Ahora, el cierre es perimetral, las tiendas están abiertas y los establecimientos hosteleros, aunque los habitantes de Granada y del Área Metropolitana afectados por la restricción no pueden salir de sus municipios. Y en toda la provincia está el toque de queda entre las 23 y las 6:00 horas, lo que sí recuerda a las imágenes nocturnas de hace seis meses. Otra imagen que hace que la memoria retroceda a la primavera pasada son los controles de la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Local para hacer cumplir el confinamiento.

Contagios

Hay otra gran diferencia respecto a marzo y abril. No hay carestía de mascarillas y hasta se puede elegir ir a la moda. Tampoco se ha denunciado falta de mascarillas y de EPI en los hospitales. Pero los nuevos contagios galopan en Granada. A principios de octubre saltaban las alarmas: Granada tenía más de 8.000 contagiados desde el inicio de la pandemia. Unas semanas después la cifra supera los 21.000, 13.000 nuevos contagios en menos de un mes, más que todos los meses anteriores juntos. Eso sí, ahora hay una mayor capacidad para hacer análisis de PCR a la población, todo lo contrario que en los meses de plomo de marzo y abril. En el parte de hoy  se han registrado 454 nuevos contagios.

Fallecidos 

La cifra se mantuvo más o menos estable hasta la vuelta del verano, cuando los fallecimientos comenzaron a repuntar. Pero en octubre la cifra remite a los peores tiempos de la primera ola. El 1 de octubre había 340 fallecimientos registrados y, menos de un mes después, la cifra llega a 424.

El 30 de abril, cuando Granada se preparaba para iniciar la desescalada, la cifra total de fallecidos había llegado a 241 desde que se declarara el estado de alarma el 12 de marzo. Había 2.636 positivos registrados  y había 158 hospitalizados en total.  Es decir, desde mayo hasta ahora han fallecido  183 personas, pero es que en menos de un mes, en octubre, la escalada es insostenible y son 84 fallecidos, un ritmo que se acerca a los terrible datos de la primea ola.

Residencias

Tras el verano se registró un notable aumento de los contagios, aunque no cundió el pánico porque la mayoría eran asintomáticos y los brotes en las residencias, el gran punto negro de la primera ola, estaba controlado. Pero el coronavirus vuelve a acechar a las residencias y la Junta ha comunicado un nuevo brote en otra residencia de la provincia, en concreto en Churriana de la Vega (Regina), con 10 casos confirmados. El brote ya conocido en el centro de mayores de Loja Nuestra Señora de la Misericordia ya alcanza 74 contagios (49 residentes y 25 trabajadores).  En el deja vu de esta segunda ola la Consejería de Salud se ha visto obligada ya a medicalizar dos residencias de la provincia: el centro residencial Vista Nevada de Ogíjares, donde se notificaron dos fallecimientos el pasado 21 de octubre,  y la Residencia San Jaime de Huéscar.

Jóvenes

Están en el ojo del huracán en la segunda ola y el delegado de Salud ha llegado a pedir "de rodillas" a los jóvenes que respeten las normas. La tasa de incidencia en la población juvenil se ha disparado con más de 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes, lo que ha llevado a cerrar la universidad y a tomar medidas contra el cierre del ocio nocturno. En la primera ola la incidencia en esta franja de la población no llegó a estos niveles, pero ahora se han convertido en protagonistas y la Universidad lleva ya dos semanas cerrada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios