Sin clase en la Alpujarra

Educación aplicará el protocolo de absentismo por el paro educativo en la Alpujarra

  • Las familias no llevan a sus hijos al colegio desde el pasado día 17 para reclamar más dotación de personal para los centros rurales 

Aula vacía en Bérchules. Aula vacía en Bérchules.

Aula vacía en Bérchules. / R. G.

El servicio de Inspección de la Delegación de la Consejería de Educación y Deporte en Granada aplicará el protocolo de absentismo escolar para garantizar el derecho a la educación de los menores en el caso del paro educativo en los colegios públicos rurales de Torvizcón y Bérchules desde el pasado 17 de septiembre. Según indica hoy la Delegación provincial, este protocolo se abre siempre que se tiene constancia de que un menor en edad escolar falta a clase.

Las familias de los colegios rurales Alpujarra y Valle del Guadalfeo con sede en Bérchules y Torvizcón decidieron no llevar a sus hijos a sus respectivos centros para protestar por lo que entienden es una deficiente planificación de personal de los colegios. Con su protesta, instan a la Administración a dotar con más docentes a los centros. En su movilización cuentan con el apoyo de los ayuntamientos de la zona, que reclaman flexibilización y más apoyo a los centros rurales. En el caso de Juviles, dependiente del CPR Alpujarra –que tiene sedes en Bérchules, Juviles y Alcútar– hay once niños escolarizados de entre 3 y 11 años atendidos por un especialista de Francés. Según el AMPA, en Bérchules se ha unificado a primero de Primaria con el alumnado de Infantil y reclaman que cada ciclo cuente con un docente propio. Por su parte, en Torvizcón –con sede también en Almegíjar–, se pide el desdoble y no mezclar ciclos. Ayer martes el sindicato Ustea inició una huelga del profesorado en el CPR Alpujarra. El mismo sindicato asegura que “situaciones similares” se dan en Pitres. Desde Fampa Alhambra también se apoyan las movilizaciones.

El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, instó el lunes a los padres a llevar a sus hijos al colegio y consideró que los menores son “rehenes” de la reivindiación de sus familias. Por su parte, el delegado territorial del ramo, Antonio Jesús Castillo, ha defendido que las medidas acordadas en los centros rurales son legales y se atiene a la normativa vigente.

En cuanto al protocolo de absentismo abierto ahora por la Inspección, desde la Delegación se señala que el Plan Integral para la Prevención, Seguimiento y Control del Absentismo Escolar recoge que “existe una situación de absentismo escolar cuando las faltas de asistencia sin justificar al cabo de un mes sean de cinco días lectivos en Primaria”.

La norma establece que en el caso de que una familia no justifique la ausencia del alumno, no se entreviste con el tutor para “tratar el problema” o “no se comprometa a resolver el problema” el tutor lo pondrá en conocimiento de la dirección del centro, que a su vez lo pondrá en conocimiento de los servicios sociales comunitarios o los equipos técnicos de absentismo escolar.Si estas intervenciones no dan resultado, los casos se derivan a la comisión municipal de absentismo escolar.

En el caso de que el plan de “intervención psicosocial” señalado por los técnicos y las medidas acordadas no den resultado se trasladará la información a la Fiscalía de Menores y al Servicio de Protección de Menores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios