Granada

Gerardo Sánchez, de alcalde a funcionario con expectativas de volver a un cargo público

  • Deja la Alcaldía de Armilla aunque anuncia que, a medio plazo, espera volver a la primera línea

Gerardo Sánchez, rodeado de su equipo de Gobierno en su despedida como alcalde. Gerardo Sánchez, rodeado de su equipo de Gobierno en su despedida como alcalde.

Gerardo Sánchez, rodeado de su equipo de Gobierno en su despedida como alcalde. / álex cámara

Ni por enfermedad, ni por problemas familiares ni porque tenga apalabrado otro cargo público. De hecho, no podría ser subdelegado del Gobierno porque no es funcionario de clase A. Gerardo Sánchez justificó ayer su decisión de dimitir como primer edil de Armilla en que ha cumplido con el proyecto que se trazó al llegar a la Alcaldía y en la necesidad de que una nueva generación lidere el futuro del municipio. Se va a su puesto de funcionario del Ayuntamiento de Granada, donde tiene 30 años de antigüedad, aunque puede ser una estación de tránsito hacia un nuevo destino. "Seguiré en política como militante de base del PSOE, pero creo que tengo experiencia y capacidad par seguir sirviendo a los ciudadanos en un cargo público, lo que haré si tengo la oportunidad y la confianza de mi partido. No me voy a ningún puesto de responsabilidad, pero espero poder hacerlo a medio plazo", señaló el alcalde que presentó ayer su dimisión en el registro del Ayuntamiento, que será oficial en el pleno convocado para el próximo lunes. Será en este momento cuando coja el bastón de mando Loli Cañavate, que será la primera alcaldesa de Armilla y que, tras la renuncia de Sánchez, tendrá casi un año por delante para reforzar su candidatura para las próximas elecciones municipales. Con esta estrategia, el PSOE de Armilla se asegura que concurrirá a los comicios con la alcaldesa como cabeza lista, toda vez que Gerardo Sánchez ya anunció hace dos semanas que no encabezaría la lista del PSOE.

Escoltado por su equipo de Gobierno, Sánchez defendió que deja Armilla cuando el municipio vive uno de sus mejores momentos. "Me voy porque mi tiempo en esta responsabilidad ha terminado, no hay nadie imprescindible y los cargos públicos tienen que estar el tiempo justo, siempre he criticado a los políticos profesionales que se aferran al cargo y yo no lo voy a hacer", señaló en la rueda de prensa convocada en el Ayuntamiento.

Y tras enumerar su legado como alcalde con la apertura del centro comercial Nevada, la inauguración del Metro y la puesta en marcha del hospital del PTS, Sánchez defendió también su gestión de la Feria de Muestras, "que todo el mundo daba por hundida y hemos demostrado que es necesaria para la provincia y con una buena gestión ha conseguido pasar lo más duro de la crisis". "Hemos dejado las cuentas saneadas y Armilla es el municipio que más está creciendo de Andalucía", recalcó el alcalde saliente para señalar a continuación que Armilla necesita un nuevo proyecto para seguir creciendo. "Esto lo tiene que hacer una nueva generación de armilleros, por eso es el momento de dar paso a una mujer preparada, con experiencia, honrada y que nos garantiza el progreso de Armilla, además de ser la primera mujer alcaldesa de Armilla y ser una garantía de futuro", señaló sobre Loli Cañavate, que a partir del lunes tendrá que trasladar sus pertenencias al despacho que, los últimos años, ha ocupado Gerardo Sánchez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios