Municipal

Granada Central: la ciudad avanza en la movilidad sostenible pese al varapalo judicial en Madrid

  • El Ayuntamiento continúa con su política de movilidad sostenible con nuevos proyectos 

Granada Central: la ciudad avanza en la movilidad sostenible pese al varapalo judicial en Madrid Granada Central: la ciudad avanza en la movilidad sostenible pese al varapalo judicial en Madrid

Granada Central: la ciudad avanza en la movilidad sostenible pese al varapalo judicial en Madrid / Photographerssports

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid tumbó hace unas semanas por un defecto de forma el proyecto de movilidad Madrid Central, que ha servido de referencia también a otras muchas ciudades para limitar los accesos a los centros urbanos, reducir el tráfico y así la contaminación. Un proyecto en el que se encuentra inmersa Granada, que quiere cambiar su movilidad para salir del ranking de ciudades más contaminadas de España tras Madrid y Barcelona, un triste récord que se quiere superar con políticas de peatonalización, fomento del transporte público y restricción de accesos al Centro. 

Pese al varapalo judicial al proyecto de la capital de España, que no lo recurrirá, Granada sigue con su propósito de cambiar la movilidad con proyectos similares. De hecho, el concejal de Movilidad, César Díaz, presentó hace unas semanas el proyecto Granada Central, a semejanza del de Madrid, que se implantará en enero y que supondrá una zona de bajas emisiones (ZBE) con restricciones de movilidad.

Se recuperará espacio para los ciudadanos, con medidas de peatonalización y reducciones de tráfico muy importantes. La principal es que cualquier vehículo podrá acceder al centro, Albaicín y Realejo pero no podrá aparcar en superficie, ya que esta sólo estará reservado para los de los residentes, vehículos ECO, cero emisiones, eléctricos, carga y descarga, bicicletas, motos y taxis. Es decir, que salvo los que vivan en el casco histórico, el resto podrán circular pero solo aparcar en alguno de los parkings públicos de la ZBE. Para controlar los accesos, además, se colocarán cámaras con lector de matrículas en las 30 entradas por las que se podrá acceder y que serán instaladas de forma progresiva.

Además, tampoco habrá libertad de movimientos para los residentes dentro de esta 'almendra central' de Granada. Los vehículos estarán identificados por una pegatina y un número que le asignará su zona de residencia, que serán cuatro distintas. Así, un vehículo censado en zona 1 no podrá aparcar en la 4, por ejemplo. Estas zonas están delimitadas por la Carrera del Darro, Plaza Nueva, Reyes Católicos, Gran Vía, Avenida de Madrid, Carretera de Murcia, Camino Viejo del Fargue y Sacromonte (1); Puente Blanco, Acera del Darro, Puerta Real, Reyes Católicos, Plaza Nueva, Carrera del Darro, Cuesta del Rey Chico, Paseo de la Silla del Moro, Paseo de la Sabica, Avenida Santa María de la Alhambra, Paseo de las Palmas (parcialmente), Cuesta Molinos, Puente Verde y Paseo de los Basilios (2); Recogidas, Puerta Real, Acera del Darro, Paseo del Violón, rotonda del helicóptero y Camino de Ronda (3); y Camino de Ronda, Plaza Einstein, Avenida Fuentenueva, Severo Ochoa, Avenida de la Constitución, Gran Vía, Reyes Católicos, Puerta Real y Recogidas (4). El Ayuntamiento realizará durante los próximos seis meses un censo de vehículos residentes dentro de la nueva ZBE.

Dentro de la zona de bajas emisiones de esta 'Granada Central' se eliminarán los aparcamientos de la zona ORA para que los residentes puedan usar el aparcamiento en superficie salvo en una franja situada en los límites de la propia ZBE, en la que se modificarán e incrementarán las calles de pago. La finalidad en este caso es no perjudicar al comercio y potenciar que se puedan realizar actividades rápidas. En total se alcanzarán las 702 plazas de aparcamiento regulado mientras que el centro de la ciudad quedará con 2.906 plazas libres para residentes. 22 calles serán reconvertidas de forma parcial o completa a pago.

La Confederación Granadina de Empresarios (CGE) y Cámara Granada ya han trasladado al Ayuntamiento de Granada un documento con medidas correctoras para minimizar el impacto que el Plan Estratégico de Movilidad Urbana puede tener en la actividad económica.

Los empresarios creen necesario "estudiar con detenimiento el impacto global que la progresiva peatonalización del centro puede tener para Granada, atendiendo también a sus efectos en la actividad económica". La implantación de una Zona de Bajas Emisiones incidirá sin duda negativamente en el acceso a comercios, restaurantes, hoteles, oficinas y resto de negocios del centro, por lo que, tras un primer análisis del Plan de Movilidad, los empresarios han propuesto una serie de medidas correctoras que permitirían "compatibilizar la mejora de los niveles de contaminación con la actividad empresarial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios