Covid-19

Granada podrá realizar hasta un total de 6.015 pruebas PCR al día si rebrota el coronavirus

  • Los informes de Sanidad para avalar el salto a la fase 2 destacan que en tres semanas la provincia ha pasado de diagnosticar el 45% de los casos sospechosos que llegan al 90%

El incremento de la capacidad de hacer pruebas diagnósticas es clave en la desescalada El incremento de la capacidad de hacer pruebas diagnósticas es clave en la desescalada

El incremento de la capacidad de hacer pruebas diagnósticas es clave en la desescalada / HUSC

Granada tiene la capacidad de hacer 6.015 pruebas PCR al día en el caso de que se produzca un rebrote del coronavirus. Así se desprende del informe con el que el Ministerio de Sanidad avaló el pase de la provincia a la fase 2 el pasado 1 de junio, y que se ha hecho público una vez que toda España ya ha entrado, al menos, al segundo nivel de la desescalada. Asimismo, el informe indica que en la semana en la que se avaló este cambio de cambio, en Granada se realizaron una media de 579,1 PCR diarias.

Estos son parte de unos datos interesantes que muestran el esfuerzo que la sanidad granadina está realizando para poder dar por controlada la pandemia de Covid-19, y que están dando resultado con cada vez menos casos positivos detectados, menos hospitalizaciones y menos defunciones. Si a esto se suma que Granada es capaz de hacer tantas pruebas diagnósticas como lo hacía toda la comunidad andaluza en su conjunto durante la primera fase, la posibilidad de dar respuesta urgente y rápida ante cualquier situación de rebrote.

Otro de los datos que avalan el cambio de nivel de la provincia es el incremento de detección de casos sospechosos, que además va en dos sentidos: de un lado cuantitativos y de otro cualitativos. En el caso de los primeros, Granada dobló su capacidad de encontrar casos sospechosos mediante los sistemas de Atención Primaria en apenas dos semanas, pasando de una media de 20 al día a 41, lo que supone un promedio de 2,19 por cada 100.000 habitantes, según Sanidad.

La Atención Primaria es el pilar sobre el que se asienta ahora la primera línea de combate contra el virus, que además de detectar a los casos sospechosos, tiene la labor de realizar una labor de rastreo de los contactos de las personas contagiadas o susceptibles de serlo. Según el informe de Sanidad, el trazado y localización de esos contactos en Granada alcanza el 71,4% de los casos confirmados.

De otro lado, los medidores cualitativos. Cuando Granada se quedó en la fase 0 mientras el resto de Andalucía (salvo Málaga) y buena parte de España empezaban a desescalar, las pruebas diagnósticas tan solo alcanzaban al 45% de los casos sospechosos en la provincia. Para la fase 2 esa cantidad ha ronda el 90% de media entre la Atención Primaria y la Hospitalaria.

En concreto, en los centros de salud y consultorios de barrios y pueblos, en la actualidad se cubren con prueba diagnóstica PCR el 88,2% de los casos sospechosos cuando en fase 1 era del 85,6%, mientras que en los hospitales esa proporción se acerca cada vez más al total, con un 92%, nueve puntos más que en el anterior nivel de desescalada (81%). El porcentaje de positividad oscila, además, entre el 0% y el 0,8%, una ratio bastante baja y, por ende, favorable.

Esta tendencia debe ir incluso a mejor ya que estos datos se corresponden al informe que avaló el pase a la fase 2 de Granada, cuando ahora la provincia ya está en su totalidad en fase 3 y manteniendo incluso niveles más bajos de contagio que en semanas las precedentes en las que se realizaron estas mediciones.

En cuanto a capacidad de respuesta del sistema hospitalario, aparte de los métodos de rastreo y diagnóstico, Granada puede responder ahora con 63,4 camas de agudos y 5 de UCI por cada 10.000 habitantes en un plazo de cinco días como tope. Una muestra de esa capacidad son las 48 camas disponibles ahora en la segunda planta del viejo San Cecilio que están desocupadas desde el pasado jueves sin pacientes de coronavirus. Este mismo hospital podría incluso albergar 3 plantas más, lo que incrementaría esa cifra hasta las 192, aunque, de momento, solo para enfermos de baja incidencia.

El paso a la fase 2 se hizo en Granada con una incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes de 1,5 personas, cuando en la fase 1 era de 2,29, y con 14 casos nuevos acumulados en esa semana. La incidencia acumulada por fecha de inicio de síntomas era de 0,87 por esa misma porción de población, con 8 casos nuevos, 5 hospitalizaciones y ninguna muerte en los siete días anteriores al dictamen de entrada en la fase 2.

En los hospitales, la presión disminuyó en la provincia del 3% al 1,4% de las camas de agudos ocupadas en la semana previa al cambio de fase, de las cuales, en UCI, se bajó la ocupación del 4,6% al 2,3.. Pese a ello, el informe advierte de un "ligero aumento" de ocupación respecto a la semana anterior en fase 1, aunque con una "tendencia a la descongestión progresiva del sistema sanitario".

En cuanto a residencias de personas mayores, Granada cambió a fase 2 tras dos semanas en la que se notificaron cinco positivos en dos de estos centros y cinco muertes en cuatro residencias, datos que no se corresponden con los publicados en el IECA, en portal de Estadísticas de Junta que sigue los nuevos criterios de contabilización individual de cada caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios