Granada

"Hoy llega el desahucio y no tengo a dónde ir ni cómo pagar mis deudas"

  • La justicia desaloja hoy en Armilla por impago del alquiler a una mujer víctima de malos tratos que vive con sus tres hijas

Comentarios 3

Nancy Morales sólo pide una oportunidad. Una posibilidad de trabajar, de ganar algo de dinero, de saldar la deuda que acumula con su casera y de evitar el desahucio que hoy la dejará en la calle junto a sus tres hijas, una de ellas embarazada de siete meses.

La vida de Nancy no ha sido fácil. Por razones económicas, Nancy y su familia emigraron desde Argentina en busca de nuevas oportunidades. Seis años más tarde su marido, que la maltrataba, fue expatriado tras una condena judicial. Desde entonces, Nancy ha vivido sola con sus cuatro hijos -el único varón ahora vive con su novia-, intentando salir adelante. Hace tres años, se mudaron a la casa de Armilla de la que, si nada lo impide, tendrá que despedirse hoy.

Las cosas comenzaron a torcerse -todavía más- el año pasado, cuando Nancy se quedó sin empleo. "Hace un año que estoy sin trabajo por enfermedad y la situación se me fue de las manos. Empecé a deber, a deber y a deber, hasta acumular una deuda de 6.000 euros", explica la madre de familia, que asegura que "hoy llega el desahucio y no tengo a dónde ir ni cómo pagar esas deudas". Volver a casa está completamente descartado, no sólo por razones económicas, sino por su propia seguridad. "Tengo los pies y las manos atadas, estoy esperando un milagro de Dios, porque he buscado por todos los medios y no encuentro solución".

Por eso Nancy ha decidido hacer pública su historia. Porque necesita que alguien le dé una oportunidad. A ella o a alguna de sus hijas, que cuando empezaron los problemas dejaron los estudios para intentar encontrar un empleo, dándose de bruces con un mercado de trabajo implacable. "Esta situación está haciendo que mis hijos vayan perdiendo la esperanza", asegura Nancy, que no puede evitar emocionarse al recordar que salió de su país "a luchar, nada más", y que se ha encontrado con una situación difícil de sobrellevar.

La fecha inicial del desahucio era el 16 de enero, por lo que desde entonces la familia Morales vive con apenas dos camas, esperando que se hiciera efectivo. Sin embargo, a principios de marzo desde el juzgado le comunicaron que el alzamiento se produciría en un plazo de 15 a 20 días que termina hoy. Nancy reconoce que no sabe a dónde ir ni a quién acudir. Tan solo le queda su fe. "Estoy en las manos de Dios, siento que me va a abrir una puerta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios