Obituario

Muere Jorge Abarca, el luchador de la ELA en Granada

  • El deportista granadino fallece tras siete años de lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica y multitud de retos con la bicicleta que le ayudaron a recabar fondos contra la enfermedad

Jorge Abarca, con Granada al fondo en una imagen de su web Jorge Abarca, con Granada al fondo en una imagen de su web

Jorge Abarca, con Granada al fondo en una imagen de su web / Web de Jorge Abarca

La terrible enfermedad de la ELA (esclerosis lateral amiotrófica) ha tenido en Granada un rival, a un luchador incansable. El deportista y activista Jorge Abarca Hernández, que tras siete años de batalla incesable contra esta enfermedad neurodegenerativa ha muerto este viernes 18 de septiembre. Siete años poniendo cara a este drama e implicándose en constantes actividades con su bicicleta adaptada para conseguir fondos y avanzar en la investigación contra la ELA. Una historia de superación y de no rendirse.

En la página web del propio Jorge Abarca, un mensaje emotivo ha anunciado este viernes la luctuosa noticia. En dicho mensaje se certifica el fallecimiento de Jorge Abarca, el guerrero de las mil carreras contra la ELA, y además anuncia que se marcha de este mundo donando sus órganos como otro acto generoso.

"Tras más de siete años luchando contra la ELA, sabiendo desde el principio que llegaría el final mas pronto que tarde, mostrando a la ciudadanía la crueldad de esta enfermedad, realizando retos increíbles para colaborar en proyectos de investigación, viviendo sin poder vivir. Hoy viernes, 18 de septiembre de 2020, será el día en que nos certifiquen el fallecimiento de Jorge y, como no podía ser de otro modo, se marcha realizando su último gran reto: intentará salvar o mejorar la vida de las personas que sean beneficiarias de sus órganos. Estas personas serán muy afortunadas de tener parte de este héroe".

Jorge Abarca tenía un tatuaje en el antebrazo que le recordaba cada día de su intensa vida la carrera de fondo a la que nos enfrentamos y que el supo entender mejor que el resto: "Muero por vivir", rezaba la frase en tinta con una premisa que era uno de los lemas para la celebración del Día Mundial contra la ELA. Se trata de una patología degenerativa de origen neurológico que tiene una incidencia de entre 1 y 2 casos por cada 100.000 habitantes al año, una prevalencia de 3,5 casos por 100.000 habitantes y una supervivencia de 2 a 5 años aunque en un 10% de los casos puede ser superior.

Cuando le diagnosticaron la enfermedad en julio de 2013, Jorge Abarca de espíritu deportista inició una carrera de fondo pero también un esprint para dar a conocer la ELA y recabar fondos con cada una de sus actuaciones que fue haciendo de la mano de ayuntamientos de la provincia de Granada y también de la Diputación así como de entidades como Caja Rural Granada o el propio Granada CF.

Jorge Abarca emprendió una carrera heroica que le llevó a hacer dos veces -¡dos!- el Camino de Santiago para luego apostar por formatos como el tándem y el triciclo adaptado para coronar puertos increíbles como los que suben estos días los ciclistas del Tour de Francia o en breve lo harán los de la Vuelta a España.

Aunque a Jorge Abarca lo que le tiraba y mucho era el fútbol. Triste casualidad que su muerte coincida con los mejores días de la historia del Granada CF en los que los rojiblancos campan a sus anchas por Europa. Aunque de espíritu positivo quizá tomara esto como una casualidad bonita. Tras una carrera amateur en el fútbol se lanzó al pádel. Así definía él mismo su faceta deportiva en su propia web:

"Desde muy joven empecé a interesarme y dedicarme a la práctica de deportes de base. Fui jugador de la cantera del Granada CF hasta juveniles de primer año y después jugando en Preferente y en Primera andaluza. Retirado de fútbol, combiné mi afición al pádel con las carreras de montaña, en cuya Copa Andaluza participé como federado hasta que la enfermedad irrumpió en mi vida".

Tras comentar sus aficiones deportivas, señalaba lo siguiente: "He estado realizando toda la actividad física que me ha permitido mi dolencia, me he marcado retos deportivos con el único fin de dar visibilidad y recaudar fondos para el fomento de la investigación de esta cruel enfermedad.

Un fondista, un guerrero al que la histórica Subida al Veleta también ha querido rendir su particular homenaje en redes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios