Ayer y Hoy

La Qubba, 100 años como monumento histórico

  • En 1919 la Qubba, la Casa de los Tiros y la Casa del Chapiz fueron declarada monumentos histórico-artísticos

  • Celebremos 2019 como el año del Orgullo Cultural Granadino (OCG) con un buen concierto de la otra OCG

Interior de la qubba Interior de la qubba

Interior de la qubba / G. H.

El que fuera precioso monumento de finales del siglo XIII, apoyado en la muralla del barrio de los Alfareros, anterior a lo mejor de la Alhambra, retocado, deteriorado y restaurado después de cualquier manera, tuvo varios dueños.

Perteneció a Aixa (Fátima, la madre de Boabdil); lo compraron los Reyes Católicos; lo cedieron a Fray Tomás de Torquemada, o sea a los dominicos recién instalados en Granada (por eso Cuarto Real de Santo Domingo); se expropia con la desamortización de Mendizábal y lo acaban comprando los de siempre, los que tienen dinero, ilustres familias granadinas de apellidos compuestos que lo acaban retocando, quitando, poniendo y añadiendo un palacete en el siglo XIX, hasta que pasa a manos del Ayuntamiento, después de numerosas transformaciones.

Clamaba Granada por su recuperación. Por eso ahora los granadinos debiéramos girar visita al monumento para felicitar el centenario y admirar la belleza que aún encierra la qubba, los restos arqueológicos allí expuestos y pasear por su zona ajardinada adornada con fuentecillas de mármol; sin fijarse demasiado en el entorno ni en otras "cosillas"; exceso de hormigón, pintadas en los muros, basuras en el parque anejo y falta de vigilancia. Con la faltica que nos hacen en Granada los puestos de trabajo.

El monumento del barrio del Realejo El monumento del barrio del Realejo

El monumento del barrio del Realejo / G. H.

El monumento está situado en uno de los solares de la antigua Huerta de Almanxarra, (cerca de la calle llamada por eso Solares); en la Plaza llamada un día de los Campos Elíseos (hoy de los Campos); donde un día estuvo el Teatro Isabel la Católica, incendiado en 1936; bordeando la muralla está la Cuesta Aixa que recuerda el nombre de su propietaria nazarí, esposa de Muley Hacen; y cerca la Cuesta del Pescado, donde un día estuvo la Puerta del Pescado, demolida en 1840, como tantas otras de la muralla granadina. Bonito paseo histórico, si estuviera más limpico.

Entrada al Cuarto Real Entrada al Cuarto Real

Entrada al Cuarto Real / G. H.

Se trata de un conjunto arquitectónico-artístico, así declarado en diciembre de 1919, y formado hoy por la muralla, la qubba o sala cubierta, el palacete del siglo XIX, sala de exposiciones y la zona ajardinada, lo que un día (1882) fue "ameno jardín donde sobresale frondosa bóveda de seculares laureles", según Gómez Moreno. Y no se equivocaba don Manuel porque así aparece en un dibujo del pintor y fotógrafo francés Girault de Prangey que nos visitó en los años 30 del siglo XIX.

Identifican los entendidos la palabra qubba como cúpula o cubierta de madera no plana; era una sala cuadrada bellamente decorada, precedida de una entrada con cinco arcos, según un dibujo del arquitecto James Cavanah Murphy de 1816, y que deslumbraba en su interior por su decoración de yeserías de tradición almohade anterior a las de la Alhambra; preciosos zócalos de alicatados, azulejos de reflejos metálicos, mocárabes y delicadas planchas con escritura decorativa de caracteres cursivos y cúficos con frases del Corán, oraciones, jaculatorias, alusiones religiosas.

Una decoración de motivos geométricos de lacería, vegetales (atauriques) y epigráficos, la de este Cuarto Real, que, en palabras del historiador Pavón Maldonado, era "exquisita y de valor incalculable… que hizo que muchos palacios del Mogreb fueran decorados por manos de granadinos".

1.- El Defensor de Granada. 1919. 1.- El Defensor de Granada.  1919.

1.- El Defensor de Granada. 1919.

Valoremos nuestra Granada, lo que de ella va quedando. Celebremos 2019 como el año del Orgullo Cultural Granadino (OCG), año en el que se declaran monumentos históricos el Cuarto Real de Santo Domingo, la Casa de los Tiros y la Casa del Chapiz, con uno de los maravillosos conciertos de nuestra estupenda OCG, antes de que la orquesta pase a ser parte de la Granada desaparecida.

Visitemos la qubba; la entrada es gratis. Que no tengan que venir los turistas de allende los Pirineos a descubrirnos ahora a los granadinos si somos guapos o somos feos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios