Reacciones del 10-N

De la "debilidad" de Salvador en la Alcaldía a los casos de corrupción: el debate del día después de las elecciones en Granada

Los portavoces de Podemos-IU, PP, PSOE, Cs y Vox, este lunes 11 de noviembre, en el debate de TG7. Los portavoces de Podemos-IU, PP, PSOE, Cs y Vox, este lunes 11 de noviembre, en el debate de TG7.

Los portavoces de Podemos-IU, PP, PSOE, Cs y Vox, este lunes 11 de noviembre, en el debate de TG7. / G. H.

Un debate municipal en el que las izquierdas cierran filas contra Luis Salvador ante la "debilidad e insostenibilidad" en la que se queda su Alcaldía tras la debacle de Ciudadanos en las elecciones generales del 10-N; un PP que saca pecho de los resultados en la capital; un Vox más que satisfecho que reitera su "buen hacer" y su posición como segunda fuerza política en más de 70 municipios; y un Cs ‘apagado’ pero autocrítico, que trata de desvincular los resultados al ámbito municipal.

Así podría resumirse, grosso modo, lo que fue el primer cara a cara entre partidos en Granada tras la jornada electoral, un debate protagonizado por los portavoces de las cinco formaciones con representación en el Ayuntamiento de Granada (PSOE, PP, Cs, Podemos-IU y Vox), que anoche, a penas 24 horas después de los resultados de las elecciones del 10-N, se emitió en la televisión pública de Granada, TG7, y que tuvo su punto álgido cuando salió a escena la imputación del socialista Paco Cuenca, la corrupción del PP o la "enemistad" entre partidos.

"Pedro Sánchez ha conseguido imponer su relato y debilitar a su izquierda, que es con quien tenía que tener una alianza natural, a cambio de potenciar a partidos independentistas", manifestó el portavoz de Podemos-IU, Antonio Cambril, a lo que la socialista Raquel Ruz reprochó con "sorpresa" que el enemigo para él fuese el PSOE, cuando es "el único partido de izquierda que puede hacer frente al bloque de la derecha". Asimismo, Ruz espetó que para ella "el enemigo es Vox, contra el que lucharemos con toda nuestra fuerza para que no tenga influencia en el gobierno o en Granada", por ser un partido que se declara "homófono, xenófobo y machista".

Por alusiones, el portavoz de la formación liderada por Santiago Abascal, Onofre Miralles, que desvinculó a Vox de ser un partido machista o separatista, "no nos hemos declarado nunca así, sino que es distinto que a ustedes les interese esa verborrea", manifestó Miralles, el portavoz de Vox criticó que "la unidad de España está claro que no la comparta el PSOE, pero lo de ‘enemistad’ me ha sorprendido porque los enemigos de España son los golpistas, los separatistas, con quienes se acuesta, políticamente hablando, y se levanta Pedro Sánchez".

Asumir los errores que lo han llevado a perder el único escaño que tenían por Granada, el de Fran Hervías, y tratar de desvincular los malos resultados del ámbito municipal fue la tónica general que el portavoz de Cs, Manolo Olivares, mantuvo durante todo el debate hasta que sacó a relucir la imputación de Paco Cuenca, por el presunto fraude de los cursos de formación.

Olivares lo hizo como vía de escape después de que la portavoz socialista criticara que "partidos como Cs o Unidas Podemos culpen al PSOE de sus propias desgracias y errores" y entrar a la yugular con la "debilidad" de la Alcaldía de Cs en Granada: "Está claro que en Cs, aunque lo quieran encubrir, ha habido una pérdida de apoyo de la ciudadanía y eso se va a ver reflejado en la gestión diaria, en el gobierno del Ayuntamiento", después de que Onofre Miralles hubiera criticado que "en abril se veía que una suma de Cs con el PSOE le habría dado estabilidad a este país, pero una lucha de egos nos ha llevado a donde estamos, algo que, si lo bajamos a ámbito granadino, nos tendría permanentemente en elecciones continuas entre Salvador y Pérez".

"Quien gritaba 'Con Rivera no' era el PSOE, quien le dice al señor Sánchez que se siente para que se quite privilegios fue Rivera, pero él [Sánchez] ha preferido quitarle los privilegios a los españoles", arrancó Olivares, que continuó con que "cuando esto se intenta trasladar a la política municipal me sorprende mucho y más viniendo del PSOE, porque tiene a su portavoz, Paco Cuenca, procesado por delitos penales, entre otros, el de prevaricación".

Ante ello, y pese a que el portavoz del PP, César Díaz, había tratado de alejar la polémica de los casos judiciales denunciando los cortes de luz de la zona Norte que se repitieron la tarde y noche del domingo, "la noticia del día fue que granadinos tuvieran que terminar una jornada electoral alumbrándose con móviles", la polémica saltó por los aires cuando Raquel Ruz sacó a relucir la "corrupción del PP".

"Por mal que le pese a Cs, son cómplices de aupar a la Alcaldía hace cuatro años a un partido corrupto", dijo la socialista que añadió que "ahora, señor Olivares, usted que va muy digno e impoluto, vuelve a ser cómplice cuando deja que el PP tenga competencias en Urbanismo, Emucesa...", momento en el que fue cortada por Olivares preguntando si "¿hay algún imputado en las listas del PP? Porque en las suyas sí".

Fue entonces cuando Díaz criticó que "también podría hablar de la corrupción del PSOE", momento que aprovechó Miralles para disparar. "Qué nerviosos se ponen cuando hablan de corrupción. El señor Díaz salta...", dijo Miralles, antes de ser cortado por el popular que, con un profundo enfado, sentenció: "Cuando se habla de mi honorabilidad o de mis compañeros claro que salto, porque aquí si hay personas de partidos que tienen a procesados en sus listas", dijo en referencia al PSOE, para añadir el "gasto en prostíbulo de la Junta con el PSOE".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios