Granada

Socialismo al CUBO

  • El alcalde de Granada señala que Pedro Sánchez conoce "perfectamente" la situación de la ciudad, donde exigió en enero la reconexión inmediata por tren

El alcalde Francisco Cuenca, celebrando el nuevo Gobierno en la caseta del PSOE en el Corpus. El alcalde Francisco Cuenca, celebrando el nuevo Gobierno en la caseta del PSOE en el Corpus.

El alcalde Francisco Cuenca, celebrando el nuevo Gobierno en la caseta del PSOE en el Corpus. / carlos gil

Comentarios 1

En 1995 Granada estaba bajo el gobierno de un triunvirato socialista con Jesús Quero en la Alcaldía, Manuel Chaves en la Junta de Andalucía y Felipe González apurando sus últimos momentos como presidente del Gobierno. 23 años después, la capital abre una nueva etapa de socialismo 'al cubo' con Francisco Cuenca en la plaza del Carmen, Susana Díaz en San Telmo y Pedro Sánchez en Moncloa. La diferencia es que todo este poder llega ahora con apenas ocho concejales en Granada y 84 diputados en Madrid, lo que ya ha hecho circular el chascarrillo de que a los socialistas les da igual "ocho que ochenta". El primer efecto dominó del nuevo escenario político es la caída del subdelegado del Gobierno en Granada, Francisco Fuentes, el último baluarte del PP en la capital que pasa ahora también a manos socialistas. Para este puesto ya se especula con la posibilidad de que José María Rueda, exsecretario general del PSOE en la capital y cabeza visible del 'pedrismo' en Granada, pueda ser el elegido para tomar asiento en el Palacio de los Müller. Fue quien en su momento apostó con más vehemencia por el 'caballo perdedor' que por entonces era Pedro Sánchez y, además, cumple con el requisito de ser funcionario de carrera para optar a este puesto. El otro gran valedor del que hoy jurará el cargo como nuevo presidente del Gobierno es el alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez Salas, que de momento defiende que su prioridad sigue siendo estar al frente del consistorio a menos de una año para las nuevas elecciones municipales. Ayer estaba en el Congreso de los Diputados e incluso colgó una foto en su cuenta de Twitter junto a la esposa de Pedro Sánchez, Begoña Gómez, además de una larga lista de mensajes ensalzando la figura del nuevo presidente.

Junto a José María Rueda son los dos representantes granadinos en el Comité Ejecutivo del PSOE que el pasado lunes acordó presentar una moción de censura contra el ya expresidente Rajoy aunque, según asegura el propio Rueda, en ese momento las probabilidades de sacarla adelante eran mínimas.

En su momento, José Antonio Pérez Tapias, exdiputado socialista y actualmente decano de la Facultad de Filosofía y Letras, fue el tercer hombre del 'pedrismo' en Granada, aunque recientemente abandonó el partido para fundar la asociación Socialismo y República que tiene como primer objetivo buscar puntos de encuentro entre el PSOE y Podemos, por lo que podría ser un hombre en la sombra en este nuevo marco político, pese a que rompió su carnet del partido por su desacuerdo con la política de Pedro Sánchez respecto a Cataluña y la aplicación del artículo 155. Con todo, Pérez Tapias no dudó en felicitar efusivamente a Pedro Sánchez en su cuenta de Twitter.

Otro efecto colateral es que los diputados del PP Carlos Rojas, Santiago Pérez y Concha de Santa Ana pasan a la bancada de la oposición, mientras que Elvira Ramón y Gregorio Cámara tendrán conexión directa con el Ejecutivo después de años planteando preguntas de forma incansable en el Congreso. Precisamente Gregorio Cámara era citado ayer en las quinielas como ministrable, aunque fuentes del PSOE consultadas por este periódico apuntan que podría tener un papel relevante en el caso de abrirse una reforma de la Constitución por su perfil de catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada, director de la Cátedra Fernando de los Ríos hasta 2015 o miembro electivo del Consejo Consultivo de la Junta de Andalucía desde 1994 hasta 2005.

José María Rueda, José Antonio Rodríguez Salas y José Antonio Pérez Tapias fueron los 'últimos de Filipinas' en Granada durante el proceso de primarias entre Sánchez y Susana Díaz -con la que se alinearon todos los cargos públicos del partido-, que acabó con más de 3.000 avales para la presidenta de la Junta y en torno a 700 para el por entonces exsecretario general de los socialistas. Un año después, el PSOE celebró por todo lo alto la llegada de su secretario general a la Moncloa en la caseta del partido en el Corpus. El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, subrayó que el nuevo presidente conoce "perfectamente" las prioridades de esta ciudad y que en los últimos días han estado en contacto vía whatsap. "Las prioridades y las demandas ante el presidente son las mismas, la reconexión ferroviaria, garantía del soterramiento de las vías del AVE, un compromiso del Estado con el acelerador de partículas y tener un soporte de revitalización del empleo para esta ciudad", señaló Cuenca, que denunció que Mariano Rajoy perjudicó a Granada "llevando a Galicia el dinero del AVE". Tras establecer una similitud entre su llegada a la Alcaldía por la explosión del caso Nazarí y la de Sánchez tras la sentencia de la Gurtel, el alcalde subrayó que el principal objetivo ahora es " recuperar la confianza de los ciudadanos y normalizar la vida de este país. "Voy a mantener el mismo nivel de demanda con este Gobierno que con el anterior, no priorizo a mi partido sobre mi ciudad", aseguró el alcalde.

Por su parte, el presidente de la Diputación, José Entrena, mostró su "enorme satisfacción" por tener a un socialista al frente del Gobierno de España y confió en que la provincia "será una prioridad en este esperanzador e ilusionante tiempo político" que ahora comienza. El de ayer fue un día de risas, abrazos y brindis en la caseta del PSOE; mientras, en La Gaviota, solo faltaba la Marcha fúnebre de Chopin en lugar del Despacito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios