Granada

Tormentas y atascos marcan un fin de semana de calor sofocante

  • La A-44 registró por la mañana seis kilómetros de retenciones en dirección a Motril por una colisión entre tres turismos

Imagen de la ciudad con el cielo cubierto, que derivó en lluvias y en un aumento de la humedad, lo que hizo aumentar la sensación térmica de calor. Imagen de la ciudad con el cielo cubierto, que derivó en lluvias y en un aumento de la humedad, lo que hizo aumentar la sensación térmica de calor.

Imagen de la ciudad con el cielo cubierto, que derivó en lluvias y en un aumento de la humedad, lo que hizo aumentar la sensación térmica de calor. / g. h..

Hace exactamente una semana los habitantes de Granada y la provincia sufrían la primera ola de calor del verano, con unas temperaturas máximas que en algunos lugares superaron los 42 grados, y con unas mínimas que rozaban el umbral del sueño (25 grados). Ese calor hacía que algunos granadinos clamaran al cielo por un respiro. Y ayer el cielo les respondió.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) tuvo que activar ayer a la alerta amarilla en las comarcas de la Cuenca del Genil y de Guadix y Baza desde las 16:00 horas hasta las 22:00 horas ante el riesgo de lluvias y tormentas, que en algunos lugares llegaron a ser localmente fuertes en ciertos puntos de la provincia.

El granizo caído en Sierra Nevada hizo recordar las estampas navideñas

El cielo se oscureció durante toda la tarde en la capital, y las lluvias fueron llegando por rachas intermitentes durante el periodo vespertino. Estas precipitaciones no fueron importantes, y solo sirvieron para mojar ligeramente las carreteras y ensuciar de barro a todos los vehículos que circularon ayer por la ciudad, ante la frustración de los conductores.

En Sierra Nevada, sin embargo, si que hubo precipitaciones fuertes e incluso en forma de granizo. Las fuertes lluvias sorprendieron a los visitantes y turistas al Parque Nacional y a la estación de esquí, y provocó alguna llamada asustada al teléfono de emergencias 112 Andalucía. El granizo también se hizo presente y dejó durante varios minutos de nuevo una estampa blanca en Pradollano y las montañas más altas.

Y mientras el agua caía y el cielo se encapotaba, los ciudadanos se quejaban a sus cercanos y por las redes sociales. El comentario más repetido era la inoportunidad de las precipitaciones precisamente ayer, uno de los días en las que la lluvia de estrellas de Las Perseidas era más visible en el cielo, lo que fastidió el plan de algunos. Porque nunca llueve a gusto de todos.

En el intento de evitar las lluvias previstas y para pasar el fin de semana de descanso en la Costa Tropical, muchos granadinos cogieron el coche y salieron hacia el sur. Lo que no se esperaban era encontrar atascos como en los viejos tiempos, cuando los conos eran una constante en la antigua carretera Nacional 323.

A las 12:10 diversas llamadas avisaban al 112 de una colisión múltiple entre tres turismos en el kilómetro 135, a la altura del municipio de Ogíjares, en dirección a Motril. No hubo que lamentar heridos, pero si unas retenciones que en algunos momentos de la mañana superaron hasta los seis kilómetros, lo que dificultó los trayectos de ida hasta la costa de muchos de los vehículos que los sufrieron. Dos horas después, hacia las 14:00 horas, el tráfico volvió a su estado habitual, y los coches circularon sin problemas en dirección hacia un descanso merecido.

Para hoy Aemet no ha activado ninguna alerta por lluvias, pero no se descarta que se vuelvan a generar tormentas locales por el efecto del calor. Las temperaturas máximas ascenderán hasta los 37 grados centígrados en la capital, mientras que las mínimas no llegarán a alcanzar los 20 grados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios