Infraestructuras

Fomento ejecutará la Variante de Loja en otoño para que no caduque el impacto ambiental

  • El Gobierno tiene que terminar la actuación antes de final de año para que no se invalide

  • El soterramiento del AVE a la entrada a la capital tendrá que esperar, al menos, dos años

Un tren herbicida adaptado circuló esta semana entre Antequera y Granada Un tren herbicida adaptado circuló esta semana entre Antequera y Granada

Un tren herbicida adaptado circuló esta semana entre Antequera y Granada / Agraft

Un año. Es el plazo que hay antes de que caduque la declaración de impacto ambiental del proyecto de la Variante Ferroviaria Sur de Loja, que no tendrá vigencia a partir de 2020. Es por ello, que en la Mesa del Ferrocarril celebrada ayer en el Ayuntamiento de Granada se manifestó ayer que la propuesta del Ministerio de Fomento es acometer las obras de esta variante una vez pasado el verano para que dé tiempo a terminarlo antes de que acabe el año.

El objetivo de esta actuación es solventar el túnel de San Francisco de la estación de Loja, con lo cual el proyecto tendría que terminarse antes de que acabe el año. De esta manera si los plazos se cumplen y el AVE se pone en servicio este verano, el siguiente paso del proyecto de Alta Velocidad en Granada es acometer la obra de la Variante de Loja.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ya explicó en su visita a la provincia en el pasado mes de septiembre que la Variante de Loja era prioritaria, por lo que Adif iniciará la licitación del proyecto de 2,6 kilómetros para iniciar las obras en 2019. De hecho, el ministro ya planteó el horizonte de octubre de 2019 como la fecha para empezar dicho proyecto.

Se trata de un trazado de unos 2,6 kilómetros a la altura de Quejigares, una actuación que el Gobierno socialista ha valorado como imprescindible en el marco de la infraestructura del Corredor Ferroviario.

El Gobierno central incluyó esta actuación en sus Presupuestos Generales del Estado (PGE) cuyo borrador presentó recientemente. Esta partida para acometer el trazado por el sur lojeño busca recuperar el doble ancho internacional y asegurar la vía tradicional y, por tanto, el tráfico convencional. Aunque, para ello, el Ejecutivo deberá cumplir su promesa de que la Variante de Loja sea una realidad en 2019.

Soterramiento

Por otra parte, el proyecto del soterramiento de los trenes a la entrada en la capital seguirá en la sala de espera mientras se dan el resto de pasos.

Las obras del soterramiento de la línea de Alta Velocidad a su paso por La Chana no comenzarían hasta dentro de dos años, como mínimo.

La realidad es que ahora mismo ni siquiera está redactado el proyecto de soterramiento tan demandado por algunas plataformas ferroviarias.

Por tanto, el próximo año es el plazo previsto para la adjudicación del estudio informativo que decidirá si es viable o no acometer dicha actuación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios