Granada

Por la Vega

  • Miles de escolares recorren 80 kilómetros para pedir a las instituciones que declaren Bien de interés Cultural la Vega de Granada.

Comentarios 3

Ni el tiempo, ni los escolares, ni el profesorado, ni los premiados, ni los organizadores fallaron. Todos cumplieron su parte. Todos menos la Diputación de Granada. La tercera edición de la Eco Marcha en Defensa de la Vega se celebró con un sabor agridulce, porque aunque las actividades se llevaron a cabo perfectamente coordinadas, sin incidentes y con plena participación, finalmente el grueso duro de las instituciones se echó para atrás sin dar el apoyo que había prometido.

Pero lo que sí se cumplió fue el sueño más bonito: que casi 20.000 escolares de 132 colegios e institutos públicos y privados de la provincia de Granada marcharan, unos en bicicleta y otros andando, todos a una, casi 80 kilómetros para reivindicar que la Vega se declare Bien de Interés Cultural.

El momento cumbre se produjo pasado el mediodía, cuando ya se encaminaban hacia el Museo de la Memoria de Andalucía las distintas delegaciones de escolares procedentes de la Delegación Provincial de Educación, de la Diputación, de la Universidad y el Ayuntamiento de Granada. Allí se congregaron casi un millar de escolares y docentes de los centros educativos de la capital para asistir a la entrega de premios de Amigos de la Vega, que organiza la plataforma Vega Educa.

Fue entonces cuando los participantes se enteraron de que el presidente de la Diputación, Sebastián Pérez, que luego salió a recibir a los chavales a la explanada de la sede, había decidido retirar de manera unilateral y sin dar explicaciones la votación de la declaración institucional de apoyo que había anunciado días antes a iniciativa del propio PP. Una decisión que el PSOE calificó en un comunicado de "llamativa", después de que IU presentara una propuesta similar para que se debatiera en el Ayuntamiento de Granada en el pleno de hoy.

También se acercó una representación de escolares hasta el Consistorio granadino, pero no pudieron ser recibidos por el alcalde por problemas de agenda, según informaron a este diario. "Llamo a las instituciones a que sean valientes y protejan el bien más preciado que tenemos en Granada", pedía ayer uno de los premiados, el catedrático de la UGR, José Castillo.

La Junta de Andalucía ha condicionado la declaración BIC de la Vega al apoyo de los ayuntamientos que la integran. Sin embargo, de los 27 consistorios que forman parte de la Vega solo siete han hecho su petición oficial (Chauchina, Santa Fe, Huétor Vega, Fuente Vaqueros, Valderrubio, Víznar y Pinos Puente).

La preocupación de más de 400 docentes de la provincia por la realidad medioambiental que afecta a la Vega se ha traducido en un movimiento sin precedentes que, en apenas tres años, ha crecido en apoyo e iniciativas. Y por muchos obstáculos que se les presenten, no parece que vayan a dejar de sumar fuerzas. "Con este compromiso estamos educando a los niños", decía una profesora.

"Esta es la mejor tierra del mundo para cultivar hortalizas", reivindicaba otro de los premiados, el agricultor de El Cañaveral Miguel Vílchez.

El periodista de RTVE, Joaquín Araujo, el tercer Amigo de la Vega, defendía que "pocas cosas tienen una fuerza educativa mayor que la comprensión de lo que nos rodea", al tiempo que daba las gracias a los presentes por "salvar la tierra, lo que lleva salvándonos desde hace tanto tiempo".

Al amparo de CajaGranada, que colabora desde el principio con la causa, se abrió las puertas de la exposición organizada por el Centro Cultural llamada La Vega en la Memoria, que incluye los trabajos finalistas de un concurso que se puede visitar en el Museo de la Memoria de Andalucía en el que han participado escolares de Primaria y Secundaria. De las 132 fotografías, 64 pinturas y siete producciones videográficas que se han presentado, CajaGranada ha premiado en Primaria el vídeo de Nerea Ibáñez y el dibujo de Javier Mahía, ambos del colegio Virgen de los Dolores de Purchil; y en Secundaria el dibujo de Javier Martos, del instituto Hermenegildo Lanz, y la fotografía de Laura Pérez, del instituto Fernando de los Ríos de Fuente Vaqueros.

Entregados los galardones y hecha la foto de familia con los participantes de la capital, los organizadores se trasladaron hasta la ciudad deportiva de Armilla, donde confluían las tres expediciones de relevos procedentes de Huétor Tájar, Pinos Puente y Pradollano. Y se volvió a leer, como en el resto de actos, la misma declaración de protección de la Vega en la que además se reivindica a los granadinos una actitud comprometida, participativa y activa con el patrimonio histórico y agrícola más valioso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios