Andalucía

Veinte días viviendo en un camión mientras operan a su hija de cáncer

  • La familia de una joven ingresada en el Ruiz de Alda procedentes de Cádiz viven en una furgoneta a la espera de que sea intervenida

Comentarios 2

Milagros Fernández lleva viviendo más de veinte días en una vieja camioneta en el entorno de la Plaza de Toros con otros tres familiares. Su sobrina, de 28 años, está ingresada en el Hospital General a la espera de una operación de cáncer y no tienen dónde quedarse por lo que ella, su marido, y los padres de la joven que son del Puerto de Santa María decidieron "malvivir" en el vehículo. Ahora esta familia sobrevive gracias a la solidaridad de los vecinos del barrio de los Doctores, que se han volcado con su historia y les llevan diariamente alimentos: "Hoy ha pasado el panadero y nos ha dejado pan".

Según relató Fernández, su sobrina enfermó de cáncer de riñón hace ahora seis meses. Poco después esta enfermedad se extendió a los pulmones y todos los médicos que visitaron les dijeron que no tenía solución. Sin embargo, cuando parecía que todo estaba perdido, un facultativo de Cádiz les dijo que en Granada sí podría ser operada, y lo mejor, les abrió una puerta a la esperanza. Conforme conocieron la noticia esta familia gaditana no lo dudó: "Cuando nos dijeron que podía haber un remedio aquí echamos un toldo sobre la furgoneta y un gas butano para hacernos de comer, y nos vinimos a Granada". Desde entonces "aquí estamos, malviviendo".

Así, mientras que la joven permanece ingresada, sus familiares la esperan fuera pasando "mucho frío. "Ya hemos cogido muchos resfriados y mi cuñado ha tenido neumonía", explicó. Como tampoco disponen de cuarto de baño se organizan en turnos para subir al hospital a lavar la ropa y asearse "porque no queremos dejar la furgoneta sola en plena calle".

En un principio la operación de la joven, "que es muy complicada", estaba prevista para ayer. Sin embargo, los médicos han tenido que posponerla al próximo lunes "ya que necesitan nueve litros de sangre capaz de combatir un virus que padeció durante el último embarazo".

Pese a las dificultades que entraña la operación, esta familia se muestra optimista y con ganas de volver a casa con María del Carmen, que así se llama la joven, "subida en la furgoneta y sana". Allí la esperan sus cuatro hijos pequeños "que se han quedado repartidos en varias casas en el Puerto de Santa María", mientras regresan.

Según palabras de Fernández, durante el tiempo que llevan aquí "hemos solicitado a diversas organizaciones un piso donde vivir". Sin embargo en todos los casos la respuesta ha sido negativa o no les permitían quedarse los cuatro. "Nos ofrecieron un piso para dos pero ¿cómo íbamos a dormir tranquilos sabiendo que los otros dos se quedarían fuera pasando frío?". Por este motivo, Fernández hizo ayer un llamamiento para que alguna administración u organización les ayude y les preste uno de los múltiples pisos que hay vacíos mientras dure aquí su estancia.

Mientras tanto, los vecinos del barrio de Doctores que conocen la historia no han dejado de prestar apoyo a esta humilde familia gaditana que tiene todos sus miembros en paro. Según relata Fernández, al principio los vecinos se pensaban "que éramos una familia desahuciada y no se acercaban demasiado". Sin embargo, "cuando conocieron nuestra historia todo el mundo se acercó a ayudarnos" por lo que están enormemente agradecidos.

Asimismo, esta mujer agradece el trato que están recibiendo en el hospital. Según sus palabras, todo el personal se ha volcado y les permiten ducharse y lavar la ropa en la habitación. Además, algunas de las trabajadoras "se preocupan mucho por nosotros y nos han llegado a traer alimentos". Aun así, reconoce que pasan mucho frío en el camión, por lo que pide un espacio en el que vivir mientras pueden volver a casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios