Granada

El anciano que apuñaló al asesino de su hija de 4 años, libre con cargos

  • La víctima, que sufrió lesiones en manos y nariz, fue el autor de la muerte de la menor en 1985

La agresión tuvo lugar a la altura del número 60 de la calle Pedro Antonio de Alarcón. La agresión tuvo lugar a la altura del número 60 de la calle Pedro Antonio de Alarcón.

La agresión tuvo lugar a la altura del número 60 de la calle Pedro Antonio de Alarcón. / álex cámara

Comentarios 1

Hay cosas que marcan la vida de las personas y una de ellas es la muerte de un hijo. Si a ello se suma que esa pérdida es fruto de un asesinato y que la vida arrebatada era la de una niña de tan solo 4 años, el dolor no desaparece, ni si quiera 30 años después. El pasado jueves 12 de abril, un hombre de 70 años fue detenido por la Policía Local en la calle Pedro Antonio de Alarcón, acusado de haber agredido con un arma blanca a otro hombre, de 54 años. "Detenido en una reyerta" rezaba en la información policial que fue distribuida tras el arresto. Sin embargo, el trasfondo de ese episodio iba más allá: en 1985, el herido asesinó a la hija de su agresor, una niña de tan solo cuatro años.

El viernes 24 de mayo del año 1985, Ana Isabel, una niña de cuatro años, desapareció cuando se encontraba en la puerta de su casa. La noticia no tardó en circular por toda España y parte del extranjero, sobre todo cuando dos días después, la pequeña fue encontrada sin vida, semidesnuda, con indicios de intento de violación y con síntomas de asfixia en el pozo de una finca deshabitada en Huétor Santillán.

Ese mismo domingo, los agentes que llevaron a cabo la investigación, para la cual incluso se trajeron perros de rastreo desde Sevilla -tal y como publicó por entonces el diario El País- dieron con el asesino: Enrique Sánchez, un joven de 22 años, primo de la madre de la menor que tras intentar abusar de la niña, la tiró con vida al fondo del pozo donde fue hallada.

Ante ello, el autor de este crimen fue condenado a 40 años de cárcel. Sin embargo, su buena conducta en prisión le valió para rebajar la pena y tras algo más de 20 años de condena, consiguió salir de prisión.

El pasado jueves, Juan José Fernández, el padre de esa niña de 4 años que ahora ha cumplido los 70, se cruzó con el asesino de su hija. Era mediodía en la calle Pedro Antonio de Alarcón, una de las más concurridas de la capital, pero eso no lo frenó para abalanzarse sobre el hombre que hace casi 34 años, le arrebató a la pequeña Ana Isabel.

Valiéndose de una navaja que portaba, Fernández le asestó varios cortes en las manos y en el tabique nasal hasta que la llamada de un testigo de los hechos a la Policía Local, hizo que varias patrullas se desplaces hasta la zona, y detuviesen esa reyerta formada en plena calle.

Ante ello, los agentes detuvieron a Fernández, que en ese momento acusaba al agredido haberle intentado robar momentos antes, sin embargo, la realidad era que todo se produjo por ese cruel asesinato de 1985, información que los agentes comprobaron tras el arresto.

Según fuentes policiales, en el momento de la detención, el septuagenario tuvo que ser trasladado en ambulancia a un hospital, tras sufrir un ataque cardíaco, problema que al parecer ya arrastraba desde hacía tiempo.

Una vez realizadas las diligencias oportunas, la investigación fue puesta a disposición del Juzgado de Instrucción 9 de Granada que ayer decretó la "libertad con cargos" para el ahora detenido. Si bien habrá que esperar para conocer cuál será el desenlace de este episodio, para cuyo esclarecimiento se volverá a tomar declaración a todos los implicados y testigos de esta agresión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios