sospecha de primer caso de coronavirus en Granada

Los antecedentes en Granada del H1N1, la gripe que marcó la gestión sanitaria en 2009

Urgencias del PTS. Urgencias del PTS.

Urgencias del PTS. / R. G.

La situación de expectación que ahora vive Granada ante el posible primer caso de coronavirus es similar a la que se vivió en 2009, cuando la gripe A, también conocida como virus A/H1N1 aterrizó en la provincia. A primeros de mayo de ese año Sanidad confirmó el primer caso de un paciente con esta dolencia. Se trató de un universitario que había viajado a México y que llevaba cuatro días como único sospechoso en la provincia. Los análisis determinaron que, efectivamente, había sido contagiado.

Cuando Sanidad confirmó aquel primer caso gen Granada eran ya quince las personas diagnosticadas en la comunidad. En aquel momento, no se ingresó al joven, que permaneció mientras los análisis se realizaban, en su casa bajo control sanitario. Se le administró la medicación necesaria para el control de la enfermedad, a él y también a su entorno.

Ese mismo 2009 se registraron en Granada tres fallecimientos por esta enfermedad. El primero el de una joven con obesidad mórbida, un factor de riesgo. El segundo caso fue el de un bebé de diez meses. Tenía una enfermedad previa (epilepsia) y el positivo del virus se conoció después de su fallecimiento y los padres denunciaron al hospital por presunta negligencia. El último caso mortal ese año fue el de un joven motrileño de 31 años que no tenía patologías previas conocidas.

El A/H1N1, también bautizado como gripe porcina o nueva gripe, vino después de la gripe aviar, AH5N1, otro virus que generó una notable alarma entre la población y que supuso un reto –como ahora es el coronavirus– para las administraciones sanitarias. Ésta se desarrolló a partir de 2003 con la aparición de aves enfermas –lo que obligó a sacrificar miles de animales y a restringir la importación de pájaros–, y afectó incluso a cuestiones como el consumo de pollo, que descendió tras la alerta sanitaria.

En 2006 Turquía confirmó las dos primeras muertes fuera de Asia por este mal. Se crearon los protocolos que tres años después se aplicaron en los casos de gripe porcina. El primer caso de ave afectada llegó a España en julio de ese año. Un mes antes se había confirmado la posibilidad de contagio de esta enfermedad entre humanos. Ocurrió en Indonesia.

Tanto la gripe aviar como la A/H1N1 supusieron un reto en la gestión médica y sendas alertas entre la población, que aumentó considerablemente la demanda de información sobre los contagios y las vías de transmisión de estas patologías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios