Granada

Los bomberos piden ayuda a los vecinos para no tener que ir escoltados a la zona Norte

  • Reciben agresiones verbales, amenazas y hasta disparos en las intervenciones Esta actitud pone en peligro la vida de los vecinos

Comentarios 0

Desde hace algún tiempo, las llamas no son el peor enemigo de los bomberos. Adentrarse en los barrios de La Paz, Rey Badis y Almanjáyar se ha convertido en todo un desafío para los agentes que, además de jugarse la vida para sofocar el incendio, deben hacerlo para entrar y salir del barrio, donde son recibidos con insultos, amenazas, piedras, y hasta con disparos. En los últimos tiempos los trabajadores acuden a los citados barrios escoltados por la Policía Local y Nacional, pero no quieren tener que trabajar inmersos en este nivel de estrés teniendo en cuenta que su trabajo es, precisamente, proteger y salvar a los vecinos ante cualquier siniestro.

Los representantes sindicales de CCOO y CSI.F han decidido alzar la voz tras los hechos ocurridos el pasado domingo, cuando una unidad que regresaba de la extinción de un incendio en un cuarto de contadores de electricidad recibió el impacto de un proyectil de calibre 22 en un vehículo ocupado por cinco bomberos. Dos días antes, el viernes, en una actuación similar en un bloque de la Avenida Joaquina Eguaras, tuvieron que intervenir unidades de la Policía Local y Nacional para proteger a la brigada de bomberos que estaban trabajando.

"Es cierto que esta actitud no es representativa de la mayoría de los vecinos que allí viven, pero el comportamiento violento de unos pocos pone en peligro la vida de muchos, comprometiendo gravemente la respuesta que como profesionales tenemos que dar", argumenta Simón Soriano, delegado sindical de CCOO de bomberos, y añade: "Hay que entender que hay un tiempo de respuesta que oscila entre los 3, 4, o 5 minutos, según donde tengamos que ir. Si además nos encontramos con este estrés añadido, se retrasa más nuestra actuación", apunta el representante sindical.

De ahí que los bomberos hayan pedido a los ciudadanos un poco de respeto y cordura, especialmente teniendo en cuenta que la zona Norte es el tercer distrito de Granada en número de habitantes, y uno de los que más actuaciones por parte de los bomberos requiere.

Los efectivos del Cuerpo de Bomberos insisten en que les preocupa la actitud agresiva que presentan estos vecinos cuando actúan en situaciones de gran tensión emocional. "Trabajamos siempre con el objetivo de garantizar la seguridad de nuestros conciudadanos en momentos de peligro para la vida de las personas que vamos a socorrer, sobre todo en el caso de la extinción de incendios en viviendas y nuestra llegada no siempre es bien recibida por parte de unos pocos", explica. En la misma línea se expresó ayer el delegado sindical de CSI.F, Juan Manuel Roldán, quien reconoce que el contagio emocional que la actitud negativa de algunas personas hace que "nuestras intervenciones se agraven, aumentando el riesgo para los bomberos que intervienen".

Además de tener que aguantar insultos, piedras y amenazas, los bomberos se encuentran con algunos impedimentos más para desarrollar su labor. Es habitual que, pese a sus recomendaciones, los vecinos sigan accediendo a las escaleras de los edificios cuando se encuentran inundadas de humo "y hay personas que, haciendo caso omiso de nuestros consejos quieren salir o entrar de él saltándose los controles policiales". Además se encuentran con viviendas que tienen dobles puertas metálicas o ventanas con rejas, que en caso de tener que asaltarlas exigen un tiempo mayor para su apertura, provocando retrasos en los rescates o en la extinción. "También es habitual la acumulación de enseres (ropas, basuras, chatarra, motocicletas...) en el interior de las zonas comunes, lo que aumenta la carga de fuego y de bloqueo de las vías de evacuación".

Para evitar riesgos mayores los bomberos aconsejan a los ciudadanos que eviten la acumulación de enseres en escaleras, pasillos, portales y cuartos de contadores. En caso de incendio en una vivienda cierre las puertas de todas las habitaciones y salga al exterior por las escaleras, nunca por el ascensor. Sobre todo hay que cerrar la puerta de la habitación incendiada para evitar que el fuego se propague por toda la vivienda. En caso de no poder salir, refúgiese en una habitación y cierre bien la puerta. Cualquier puerta cerrada aguanta más de 30 minutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios