Rumores alimenticios sobre coronavirus

Los bulos alimenticios relacionados con el coronavirus

  • El ajo, el jengibre, el zinc, la lactoferrina, los probióticos y la vitamina C o D son el objeto de falsas creencias sobre supuestos efectos beneficiosos frente al coronavirus

Los bulos alimenticios relacionados con el coronavirus Los bulos alimenticios relacionados con el coronavirus

Los bulos alimenticios relacionados con el coronavirus

La Concejalía de Salud del Ayuntamiento de Guadix quiere difundir una guía sobre bulos alimenticios relacionados con el coronavirus que pueden generar confusión y hábitos nocivos para la salud. Alimentación sin bulos en el Covid-19 es el nombre de esta publicación en la que han participado el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas; la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición; y el Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas.

A continuación, se exponen siete bulos sobre los supuestos efectos beneficiosos de ciertosalimentos y suplementos frente al coronavirus, desmentidos por el director del Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas, Fernando Fariñas; y la tecnóloga de alimentos y dietista-nutricionista, Beatriz Robles en la publicación Alimentación sin bulos en el Covid-19:

1. El ajo

El bulo de que comer ajo previene el contagio por coronavirus se hizo popular después de que una doctora peruana explicase en un vídeo colgado en redes sociales cómo su familia y ella habían superado la enfermedad con una sopa de ajo, limón y cebolla. Ante este rumor, la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que, aunque el ajo sea "un alimento saludable que puede tener algunas propiedades", hay que tener en cuenta que "no se han obtenido pruebas de que comerlo proteja contra el virus que causa el brote actual".

2. La vitamina C

Es cierto que la vitamina C tiene un importante papel en el mantenimiento del sistema inmune, pero no hay evidencia de que pueda prevenir el contagio o tratar a personas afectadas. Igualmente, no se ha demostrado la creencia de que esta vitamina sirve para el tratamiento de enfermedades respiratorias como el resfriado común, así que es difícil suponer que podría tener un efecto protector sobre otras infinitamente más graves como la gripe o el Covid-19

3. La vitamina D

La vitamina D tiene un efecto inmunomodulador. Si bien existe evidencia científica y clínica de que su suplementación puede ejercer un efecto beneficioso sobre las infecciones respiratorias en particular, no existe ningún artículo o ensayo clínico que avale su administración a pacientes con coronavirus. Gran parte de la población tiene deficiencia de esta vitamina, por lo que podría corresponderse con un sesgo la observación de que muchos de los pacientes graves con Covid-19 tienen niveles bajos de vitamina D.

Además, en esta enfermedad se da una circunstancia inmunológica en la que los linfocitos T reguladores se encuentran en un bajo número y nivel de activación, por lo que se especula con la poca probabilidad de que la vitamina D pueda revertir este estado y ejercer un efecto antiinflamatorio.

4. El jengibre

El jengibre es una raíz que pertenece a la familia de las Zingiberáceas y es muy popularen la gastronomía asiática. Es cierto que tiene propiedades medicinales digestivas, antiinflamatorias, analgésicas o de estimulación de la circulación sanguínea. Sin embargo, a pesar de su efecto antiinflamatorio, no existen estudios ni ensayos clínicos que justifiquen su administración para la prevención o el tratamiento del coronavirus.

5. Las propiedades del zinc

El zinc es un elemento químico con un papel fundamental en el funcionamiento del sistema inmunitario. Muchos estudios confirman que los niveles de zinc bajan considerablemente durante el proceso de envejecimiento, contribuyendo a un mayor riesgo de infección en los ancianos. Es cierto que, se ha demostrado que su suplementación conlleva ciertos parámetros inmunológicos que pueden disminuir tanto la incidencia como la gravedad de ciertas infecciones, pero actualmente no existe ningún estudio que indique un papel protector o de prevención en el caso del coronavirus.

6. La administración oral de lactoferrina

La lactoferrina es una proteína con una capacidad inmunomoduladora que tiene que ver con propiedades antibacterianasantifúngicasantiprotozoariasantivirales y antiinflamatorias. De hecho, también puede interferir en el proceso de reproducción de algunos virus. En el caso del coronavirus, al tratarse de una infección viral respiratoria, podríamos pensar que podría servir para el tratamiento de pacientes, pero todavía faltan estudios y ensayos clínicos desarrollados bajo protocolo supervisado con la administración oral de la lactoferrina para corroborar o descartar un beneficio clínico.

7. Los probióticos

Los probióticos son un conjunto de bacterias y levaduras que proceden de la microbiotaintestinal y de los productos lácteos, que son capaces de prevenir no sólo infecciones digestivas sino también respiratorias, urinarias y otorrinolaringológicas, especialmente las otitis medias. Sin embargo, no se ha llegado a demostrar que la probioticoterapia tenga un efecto relevante en el tratamiento de ciertos procesos infecciosos, e incluso puede no ser segura dependiendo de factores como el tipo de alimentación o la genética del individuo. En el caso del coronavirus, no hay estudio o evidencia científica que respalde su uso para la prevención ni para el tratamiento. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios