Sucesos

El coronel niega la acusación por narcotráfico y apunta a un "pozo de corruptelas"

  • La Fiscalía solicita nueve años de prisión por delitos contra la salud pública y cohecho para el Guardia Civil 

El coronel niega la acusación por narcotráfico y apunta a un "pozo de corruptelas" El coronel niega la acusación por narcotráfico y apunta a un "pozo de corruptelas"

El coronel niega la acusación por narcotráfico y apunta a un "pozo de corruptelas"

El coronel de la guardia Civil acusado de facilitar el tráfico de importantes cantidades de droga entre Marruecos y la costa de Granada a cambio de dinero ha negado formar parte de una red de narcotráfico y ha apuntado que la relación con algunos confidentes generó un "pozo de corruptelas".

El coronel ha hecho estas manifestaciones durante la segunda sesión del juicio que se celebra desde este lunes en la Audiencia de Granada y que se ha centrado en la declaración del acusado, Francisco G.S., para el que la Fiscalía ha solicitado más de nueve años de cárcel por delitos contra la salud pública y cohecho.

Ha explicado el funcionamiento del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga que dirigía durante los años 2004 y 2005 y con la que diseñó un operativo para frenar el narcotráfico que convirtió a Granada durante esos dos años en la provincia con más incautaciones de droga del país.

Ha negado cualquier acuerdo con confidentes para facilitar tres alijos de droga a cambio de dinero y ha asegurado que en su puesto no necesitaba "ni confidentes ni amigos".

En su relato, el coronel ha explicado que conoció a uno de los confidentes del equipo, Jorge Leandro, cuando denunció un intento de secuestro por parte de un grupo francés y que la relación acabó en 2006 por desencuentros en la forma de trabajar.

Según el acusado, su unidad había entrado en una especie de "leandrodependencia" insana y las informaciones del confidente, que ha calificado de "quirúrgicas" por decir de manera fiable sitio y hora de la llegada de droga, no eran suficientes para detener a los líderes de las organizaciones.

"Al final esa relación era un pozo de corruptelas", ha explicado el coronel, que ha dicho que un detenido en Málaga fue el que denunció que "guardias" de Granada se quedaban parte de la droga que incautaban y luego la vendían.

Ha negado también que mantuviera una relación personal con el confidente, que le hiciera un préstamo o tuvieran teléfonos para cuidar sus comunicaciones.

Según la Fiscalía, el coronel se reunió con un confidente en 2006 y acordó facilitarle a cambio de dinero la entrada por Motril de dos alijos de hachís valorados en más cinco millones e interceptar un tercero con droga de una calidad mucho más baja.

Sin embargo, el acusado ha negado cualquier tipo de relación con los confidentes y ha reiterado que se realizaron una veintena de vigilancias entre marzo y mayo de 2006 por la información que trasladó el confidente y acusado David G.M., en busca y captura.

El fiscal le ha preguntado por la calidad de la droga incautada, "muy baja" en comparación con otros alijos, aunque el coronel ha reiterado que no conocía las intenciones de los narcotraficantes porque no formaba parte de su red.

En la causa están también acusados David G.M. y Rachid Z., ambos en busca y captura y ya declarados en rebeldía por no haber comparecido en citaciones anteriores, para quienes la acusación pública pide cinco años de cárcel y una multa de 6,12 millones

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios