Granada

La crisis del Alhambra Bus se cierra con el paso a Rober de un tercio de los trabajadores

  • Los conductores iniciaron un encierro en el Ayuntamiento que se solventó unas horas después

Los trabajadores de Alhambra Bus en rueda de prensa junto a la concejal de Vamos Granada, Marta Gutiérrez. Los trabajadores de Alhambra Bus en rueda de prensa junto a la concejal de Vamos Granada, Marta Gutiérrez.

Los trabajadores de Alhambra Bus en rueda de prensa junto a la concejal de Vamos Granada, Marta Gutiérrez. / g. h.

La nueva reordenación de líneas de autobuses, que entrará en vigor el lunes, está causando al equipo de Gobierno local más quebraderos de cabeza inesperados de los que imaginaban. Y muchos proceden de una misma vertiente, la nueva línea C32, que será gestionada por la empresa de autobuses Rober en lugar de hacerlo su subcontrata, Alhambra Bus.

Una gestión que había sido puesta en tela de juicio por los diferentes grupos de la oposición en varias ocasiones durante esta semana, debido a que, según denunciaban, supondría el despido de parte de la plantilla de Alhambra Bus. Denuncia que llegó ayer a su momento cumbre.

Rober debe estudiar ahora la forma jurídica con la que realizar el traslado de trabajadores

Acompañados de la concejal de Vamos Granada, Marta Gutiérrez, varios trabajadores con una pancarta y camisetas reivindicativas se encerraron en el Salón de Comisiones del Ayuntamiento pidiendo que su situación se aclarara debido al "silencio" del equipo de Gobierno local.

En rueda de prensa, los trabajadores denunciaron un ERE encubierto a 12 trabajadores y la vulneración de LOS derechos que supone la nueva reordenación de líneas. Anunciaron su encierro y próximas movilizaciones el lunes, con el inicio de una huelga de hambre y vigilias en la Plaza del Carmen, a las puertas del Consistorio.

La concejal de Vamos Granada se fue y entró el concejal de Izquierda Unida, Francisco Puentedura, que no tuvo problema en ofrecer su rueda de prensa junto a los trabajadores para denunciar la situación de esta empresa y mostrar su apoyo a los conductores de Alhambra Bus.

Los momentos de tensión llegaron después, cuando el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, tenía que ofrecer una rueda de prensa y para ello los ordenanzas municipales tenían que redistribuir el salón. Estos se llevaron la pancarta de los trabajadores, ante el enfado de los mismos, y la tensión fue en aumento.

Finalmente Cuenca pudo hablar en privado con dos representantes de los conductores y, de forma mutua, se puso fin al encierro. Los trabajadores abandonaron el Salón de Comisiones para reunirse con el alcalde y la concejal de Movilidad, Raquel Ruz, que les hicieron llegar la propuesta que le han trasladado a Rober para no ser despedidos.

La proposición del Ayuntamiento es que entre 10 y 13 trabajadores de Alhambra Bus pasen a formar parte de la plantilla fija de autobuses Rober, de tal forma que no se pierdan los puestos de trabajo. Una acción que, según anunció la concejal Ruz, está estudiando la empresa Rober para "buscar la forma jurídica y legal que permita el traspaso de los trabajadores".

"Nosotros hemos estado negociando durante todo este tiempo para que Rober subrogara a esos trabajadores, que al no explotarse esa línea por Alhambra Bus podían quedarse un poco descolgados", confirmó Ruz, que aseguró que el comité de empresa conocía la propuesta.

Por su parte, el alcalde de Granada aseguró que este traslado de trabajadores "está acordado, firmado, puesto en marcha y de forma progresiva se hará esta incorporación que depende de Rober, que es ahora quien tiene que ir cumpliendo con esos acuerdos", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios