Granada

El jurado declara culpable al 'Kiki' del homicidio del agente Arcos: estos son los hechos probados

  • Tras la confesión del acusado el primer día del proceso, el tribunal popular se ha pronunciado por unanimidad y las acusaciones han pedido una condena de de 22 años y medio de cárcel

  • El jurado, contrario a cualquier beneficio en la aplicación de la pena o indulto 

El Kiki reconoce que mató al agente Arcos en Granada y culpa a las pastillas El Kiki reconoce que mató al agente Arcos en Granada y culpa a las pastillas

El Kiki reconoce que mató al agente Arcos en Granada y culpa a las pastillas / Jesús Jiménez / Photographerssports

Parecía un mero trámite porque ya ha confesado, pero el veredicto del jurado popular que enjuicia desde el lunes a Juan Antonio M. G., conocido como el Kiki, por la muerte de un agente de la Guardia Civil en 2018, es imprescindible para su condena por homicidio y otros delitos cometidos esa misma noche. Los nueve miembros del tribunal han declarado probados, por unanimidad, todos los hechos señalados por el magistrado que preside la sesión, así que al acusado solo le queda esperar la sentencia condenatoria, en la que se harán constar las penas. 

Tras la confesión del acusado el primer día, que ha adelantado el final del juicio, las partes acusadoras llegaron a un acuerdo con la defensa para rebajar sus pretensiones y restringir sus escritos finales de acusación a una serie de delitos y sus correspondientes penas de cárcel que no exceden de los 22 años y medio de prisión. Así ha sucedido esta mañana y ahora el magistrado tendrá que poner una sentencia ajustada a esas acusaciones. 

Al inicio del juicio, la Fiscalía solicitaba 27 años de cárcel para el acusado y la acusación particular de la familia del agente fallecido José Manuel Arcos elevaba esa pena a 42 años de prisión. La diferencia estaba sobre todo en que esta parte, representada por el letrado de HispaColex Javier López García de la Serrana, atribuía también al acusado el intento de homicidio de la compañera del guardia civil, que también participó en la persecución y que llegó a disparar su arma.

Tras el acuerdo del primer día, la parte de la acusación relativa a esa supuesta tentativa ha quedado fuera de las pretensiones de las partes, lo que ha permitido, entre otros ajustes, circunscribir la previsible pena de la sentencia a los 22 años y medio que aceptó el abogado del acusado antes de su confesión. 

Ceñido a esto, el magistrado que preside el juicio, José María Sánchez Jiménez, ha dado a los miembros del jurado a primera hora un objeto del veredicto -al que ha tenido acceso este periódico- con solo cuatro hechos sobre los que estos ciudadanos debían pronunciarse. Se trataba del homicidio el agente Arcos, de la posesión ilegal de armas de fuero, del robo de vehículos aquella noche y de los daños causados en un cortijo donde trató de esconderse el acusado. 

El jurado no ha necesitado más que un rato de deliberación para hacer público su veredicto y, de este modo, el portavoz ha declarado probados los cuatros hechos y ha señalado que el acusado es culpable en todos los casos.

El objeto del veredicto también les pedía su pronunciamiento sobre una posible suspensión de penas privativas de libertad o un indulto en el caso de ser declarado culpable. Y respecto a este último punto, los miembros del jurado también han coincidido en mostrarse contrarios. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios