Aniversario de la ETS de Arquitectura

Arquitectura en su tiempo

  • La Escuela de Arquitectura de la Universidad de Granada celebra sus primeros 25 años con la reivindicación de la reordenación de los estudios y el recuerdo de la lucha por una sede

Josemaría Manzano, Juan Calatrava, Pilar Aranda, Javier Gallego y Emilio Herrera Cardenete. Josemaría Manzano, Juan Calatrava, Pilar Aranda, Javier Gallego y Emilio Herrera Cardenete.

Josemaría Manzano, Juan Calatrava, Pilar Aranda, Javier Gallego y Emilio Herrera Cardenete. / Álex Cámara

Cuando ayer se habló de la Escuela, se hizo con el aplomo que da haber solventado una gran empresa. El remozado edificio del Hospital Militar acogió el acto con el que Arquitectura reivindica la celebración de sus primeros 25 años de vida, un nacimiento y unos primeros años que, no se ocultó, estuvieron marcados por las dificultades. Hubo reivindicación de las figuras que alumbraron aquella Escuela que nació trashumante y reivindicación en lo que queda por hacer.

Por partes. La Escuela Técnica Superior de Arquitectura acogió ayer la inauguración de una muestra en la que se enseña el periplo vivido en este cuarto de siglo. Desde aquella reivindicación para que fuera Málaga –y no Granada– quien tuviera la segunda Escuela en Andalucía, a los primeros 200 matriculados (128 hombres y 72 mujeres) en la primera sede en San Jerónimo. Su primer director fue Javier Gallego Roca.La muestra, comisariada por Carmen Moreno y Ricardo Hernández, recorre por un lado una “línea del tiempo” en el que se revelan los principales hitos en la creación, nacimiento y desarrollo. Destacan las mudanzas, numerosas, vividas en estos 25 años hasta que la Escuela se trasladó de forma definitiva a su actual ubicación, en el antiguo Hospital Militar.

La muestra se abre con una frase de Álvaro Siza, "Creo que se debe trabajar con serenidad"

“Ha tenido más sedes que directores”, reconoció Hernández. El continente ha marcado el contenido de la exposición, que también muestra las maquetas del concurso internacional convocado para la rehabilitación del inmueble del Realejo. Por último, se pueden ver trabajos de alumnos. Desde los proyectos para un parador en Torres Bermejas al de un Monasterio en El Fargue. Desde la estación de ferrocarril de Andaluces a un análisis de San Jerónimo. También propuestas más llanas, como la de una vivienda que, se subraya, tiene “una cocina cojonuda”.

La muestra queda arropada por una frase del arquitecto Álvaro Siza. “Creo que se debe trabajar con serenidad”.

Esa misma llamada a la serenidad, al “crecimiento lento pero sólido” del proyecto, estuvo en el mensaje lanzado por la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, que presidió tanto la inauguración de la exposición como la mesa redonda en la que intervinieron todos los directores de la Escuela con la excepción de Amadeo Benavent. Aranda recordó el papel capital que jugó su antecesor, Lorenzo Morillas Cueva, en el nacimiento de la Escuela, pese a las dificultades con las que tuvo que bregar. “A veces decía me siento solo”, recordó la rectora sobre esos años previos. También mencionó el ‘basta ya’ con el que Florentino García Santos tuvo que defender el proyecto de la UGR para contar con una Escuela.

Arquitectura surgió cuando se constituyeron las universidades de Almería y Jaén, donde la UGR contaba con campus en los que se radicaban las enseñanzas técnicas. Al desgajarse de Granada, la institución apostó por desarrollar su propia Escuela de Arquitectura, idea que “no todos los colegiados entendían”.

El 54% de los docentes son doctores, pero carecen de programa de doctorado

A estas reticencias iniciales a la propia idea de contar con una Escuela como la que hoy está en el Realejo se sumaron “años de nomadismo”. De la sede en San Jerónimo en 1994 se trasladó al Colegio Máximo en el 95 nueva mudanza la Escuela de Arquitectura Técnica. En el 96 se van al Hospital Militar para trasladarse en 2000 a la Avenida de Andalucía, junto al IES Virgen de las Nieves. En 2004 comienzan las obras del proyecto de López Cotelo en el Realejo y en mayo de 2015 se produce el ansiado traslado. En esos años fueron directores de la ETS de Arquitectura Javier Gallego, Juan Calatrava, Amadeo Benavet, Emilio Herrera Cardenete y Josemaría Manzano.

Éste último avanzó los retos a los que se enfrenta la Escuela. Reconoció los años de “incertidumbre y competencia”, incidió en el impacto de los distintos edificios que han sido sede, con especial mención al actual. “Éste nos ha cambiado a todos”. Reconoció su “beligerancia” en el diseño de los estudios, compuestos por un grado y un máster habilitante.“Creo que estamos vestidos con un traje que nos queda mal”. “La titulación de arquitecto debe ser integral”, indició. También esgrimió datos. “El 54% de los docentes son doctores, una cifra inimaginable hace unos años”, aunque “carecemos de programa de doctorado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios