Covid-19

De jóvenes a ancianos, los datos que revelan cómo ha saltado de generación el coronavirus en Granada en solo un mes

  • Los jóvenes cuadruplicaban la incidencia de los más ancianos el 9 de octubre. Los mayores de 85 registran hoy tasas disparadas por encima de los 2.000 casos, a mucha distancia ya de los veinteañeros. 

  • Los niños, pese al colegio, son los menos afectados

De jóvenes a ancianos, los datos que revelan cómo ha saltado de generación el coronavirus en Granada en solo un mes De jóvenes a ancianos, los datos que revelan cómo ha saltado de generación el coronavirus en Granada en solo un mes

De jóvenes a ancianos, los datos que revelan cómo ha saltado de generación el coronavirus en Granada en solo un mes / Jesús Jiménez (Photographerssports)

Ha pasado un mes y la imagen del coronavirus en Granada es radicalmente distinta. En octubre, el personal de los centros sanitarios describía escenas con cientos de jóvenes que acudían cada día a Urgencias o a su médico para hacerse las PCR con síntomas leves, mientras por las noches los agentes de policía no daban abasto para atender las llamadas y denuncias de botellones y fiestas en pisos. Hoy las clases de la Universidad están cerradas, hay toque de queda nocturno, los bares y comercios han bajado la persiana, mientras los hospitales ingresan a pacientes graves por decenas y buscan espacios para instalar UCI de emergencia. La muerte vuelve a ser la estadística que acompaña el nombre de esta provincia en las noticias nacionales y ya es difícil llevar la cuenta de los brotes en residencias de ancianos

¿Qué ha ocurrido en este último mes? Más allá de la lógica, los datos oficiales que registran las autoridades sanitarias de Andalucía revelan cómo se ha producido esa evolución. No solo del agravamiento general de la pandemia en esta provincia, sino también del salto generacional en la incidencia de los contagios, que explicaría la diferente situación en la que se encuentran los hospitales y la abultada cifra de fallecidos diarios.  

El pasado 9 de octubre, en pleno fulgor del inicio de curso, fiestas y reuniones juveniles, el sector de población de entre 15 y 29 años era el más afectado por los contagios en Granada. Su tasa duplicaba la de los mayores de 85 años y la media global de la toda la población. Hoy, con los números del 10 de noviembre en la mano y la provincia en una nueva situación de semiconfinamiento, la incidencia del virus en los más ancianos es la más elevada de todos los tramos de edad y un 50% superior a la que ahora padecen los jóvenes.    

Segunda ola de coronavirus y 62 denuncias por botellón en Granada Segunda ola de coronavirus y 62 denuncias por botellón en Granada

Segunda ola de coronavirus y 62 denuncias por botellón en Granada

La tasa de incidencia en los últimos 14 días del coronavirus entre los mayores de 85 años alcanza los 1.878 casos en la provincia, una cifra que se eleva por encima de los 2.000 en la capital y en el distrito Metropolitano de Granada (ahí el promedio es el más alto, con 2.507 casos por cada 100.000 ancianos). Hace un mes, a principios de octubre, los más mayores tenían un registro reciente de casos de 328, casi seis veces menos que ahora.

Esa tasa de incidencia de contagios entre los más mayores el pasado 9 de octubre estaba en sintonía con la de la mayoría de los tramos de edad en ese momento, que estaban entre 200 y 300 casos por cada 100.000 personas. El único sector de la población que en aquel momento destacaba sobre el resto de un modo excepcional era el de los jóvenes de 15 a 29 años, cuya tasa en aquel momento era de 622 casos de media en toda la provincia, con picos ya entonces por encima de los 1.100 casos en la capital. En este distrito, los jóvenes cuadruplicaban los casos de coronavirus que padecían los mayores de 85. Es decir, en un momento en que la gran explosión de la segunda oleada de la epidemia aún no se había producido, el dato de los menores de 29 años se iluminaba con neón como una bomba a punto de detonar. 

Y eso ha ocurrido en el último mes, sobre todo tras el puente del Pilar, cuando toda la población, de cualquier tramo de edad, comenzó a multiplicar sus tasas de contagio recientes hasta alcanzar la media actual de 1.143 casos por cada 100.000 habitantes. El coronavirus ha crecido de forma exponencial en todas las edades, pero la clave es que, la tasa de los jóvenes -disparada hace un mes respecto a todas las demás- se ha igualado con el resto de tramos de edad (1.249 frente a 1.247 en la población de entre 45 y 64 años o los 1.109 casos de los que están entre 30 y 44 años). 

Por tanto, los casos entre adolescentes y veinteañeros siguen altos, pero ya tienen registros similares a los de la mayoría de la población. Salvo los más ancianos, que vuelven a ser las víctimas preferidas del coronavirus. Los mayores de 85 años sufren ahora una tasa de incidencia disparada, sobre todo en la ciudad y el Metropolitano (2.507 casos).     

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios