Crisis del covid-19

Los negocios tradicionales se adaptan al confinamiento: expendedoras de ferretería y carnicería en Granada

  • Una empresa de Granada se adapta a la crisis con la venta de máquinas de vending especializadas que funcionan 24 horas 

Los negocios tradicionales se adaptan al confinamiento: expendedoras de ferretería y carnicería en Granada Los negocios tradicionales se adaptan al confinamiento: expendedoras de ferretería y carnicería en Granada

Los negocios tradicionales se adaptan al confinamiento: expendedoras de ferretería y carnicería en Granada

Se suele decir que toda crisis es una oportunidad para un cambio de rumbo y hay quienes encuentran en los momentos de incertidumbre una visión de futuro basada en la adaptación al medio. Ahora que la libertad completa quedó lejos en las grabaciones de la memoria, el cuerpo debe empezar a acostumbrarse a nuevos hábitos, todos ellos condicionados por las precauciones de higiene y salud. Donde más se acusan estas normas de comportamiento es en las compras y es en este sector donde Juan Escribano ha visto la brecha que atacar. 

Este jerezano afincado en Granada desde hace años se dedica a las máquinas expendedoras, llamadas de vending. Este sector "aumenta cada día" señala, y lo hace aún más rápido ahora que los hábitos de compra están mutando. Con ello lo hace su modelo de negocio, ahora Escribano está centrado en las expendedoras especializadas. Esto es, ampliar el servicio de un negocio tradicional instalando una máquina de vending para que distribuya sus productos las 24 horas del día. 

En la actualidad, aunque está por seguir explotando, Escribano da servicio a farmacias, ferreterías y carnicerías y están por llegar las máquinas de telefonía móvil. Las vending de farmacia distribuyen todos aquellos artículos que no necesitan receta y "tienen bastante éxito", cuenta. 

En una expendora de ferretería se puede encontrar de todo: desde tornillos, hasta silicona o sierras de corte. Escribano recuerda que lo más atractivo del negocio es que funcionan las 24 horas del día por lo que si un domingo se necesita silicona urgentemente, por ejemplo, una de estas expendedoras saca del atolladero al manitas de turno. De este tipo el empresario ya ha vendido 3 que están instaladas en Armilla, Belicena y Chauchina. 

Otro formato es el de las carnicerías, donde el dueño del local elige qué productos expone para vender. En ellas se pueden encontrar desde carne de pinchitos, salchichas o carne picada. "Lo que el carnicero tenga dentro, lo saca también fuera y con todas las medidas de higiene y temperatura reguladas", sostiene.

"Ahora están llegando a tener que reponer hasta 2 veces al día por la cantidad de demanda que tienen, los tiempos han cambiado con esta crisis", señala el gaditano sobre estas dos modalidades. Estas máquinas pasan a ser propiedad del dueño de la tienda, Escribano encarga su fabricación en función de qué vayan a albergar (las de ferretería aguantan más peso, por ejemplo) y luego las vende al local en cuestión. 

El empresario jerezano cuenta que su nicho de negocio está sobre todo en los pueblos de Granada, "donde no hay tanta oferta de compra tradicional y ahora menos con la crisis del coronavirus". Por eso, y aunque está a la espera de poder cerrar el negocio con algunas carnicerías de Granada capital, sus clientes se encuentran sobre todo en el área metropolitana de Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios