Acoso

"Esa niña es una valiente"

  • El docente denunciado por una estudiante está de baja

  • Mañana hay prevista una concentración en la Facultad de Ciencias de la Educación

Pancartas en la Facultad de Ciencias de la Educación. Pancartas en la Facultad de Ciencias de la Educación.

Pancartas en la Facultad de Ciencias de la Educación. / A. Asensio

“Se acabó la impunidad”·. “Tolerancia cero contra el acoso”. “El protocolo no funciona”. Las escaleras que circundan la entrada a la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada lucen consignas duras y enérgicas.“Fueras acosadores”. “¿Por qué se exige mi valentía y no te educación?”. Las columnas que enmarcan el acceso también están cubiertas de panfletos que llaman a la movilización prevista para mañana, a la una de la tarde. El motivo, el goteo de denuncias de supuesto acoso contra uno de los docentes de la Facultad.

Hasta siete estudiantes han declarado en los últimos días en la Unidad de Igualdad, según confirmaron fuentes del Rectorado, por supuestos casos de acoso contra un mismo profesor. Siete han prestado su testimonio y seis han denunciado al docente, hasta la fecha. La primera de las siete hizo público su relato en redes sociales. La repercusión de la denuncia ha sido brutal.

“Me abochorna esta situación”, explica un docente del centro, que explica que “me parece increíble” el relato de los hechos. Hila esta incredulidad con la circunstancia de que las denuncias por los supuestos casos de acoso sexual se hayan producido en la Facultad de Ciencias de la Educación. “En todos los centros universitarios debería ser así, pero particularmente en ésta, deberíamos ser punta de lanza” en la lucha contra el acoso y los comportamientos que, supuestamente, denuncian las estudiantes.

Los pasillos de la primera planta están ocupados por las mesas electorales. Hoy se elige a los representantes sindicales del personal docente e investigador. Entre urna y urna, algunas mesas sí están ocupadas por estudiantes. En una de ellas se arraciman una decena de jóvenes, matriculados en Educación Social. Cuando se les cuestiona sobre lo ocurrido y qué opinión tienen sobre los hechos, una de las estudiantes toma la palabra. “La verdad es que las clases siguen igual”.Reconoce que sólo conocen la información que les llega a través de los medios y avanza que irá a la convocatoria de protesta que se jalea desde las pancartas.

En el recibidor del Centro, tres estudiantes dan su impresión. No irán a la protesta.“Tenemos un examen”. Sobre el supuesto caso, indican que “deberían de echarlo, así, de primeras”, avanza una de ellas, que indica que “esa niña [en relación con la primera mujer que denunció] ha sido valiente”. Reconocen que se enteraron los los medios. La trascendencia ha sido tal que incluso lo han comentado con sus familias.A una de ellas, en su casa “me dijeron que su me pasara algo así, que me fuera”.

También muestran su desconcierto sobre la circunstancia de que la denuncia haya tenido como escenario un centro universitario. “Por eso es tan impactante.Se supone que somos más maduros”, señalan.

La rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, indicó el pasado martes que el hecho de que esos casos afloren en la UGR es señal de valentía de la comunidad universitaria y de la labor que se hace desde la Unidad de Igualdad, que cuenta con un protocolo contra el acoso que permite abordar estas situaciones y su prevención.El docente denunciado, según confirmaron fuentes del Rectorado, está de baja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios