educación

El penúltimo 'sacrificio' de un curso duro

  • Unos 5.000 granadinos se enfrentan a la primera de las pruebas de las oposiciones a Secundaria

  • El examen consta de una práctica y el desarrollo escrito de un tema de los cinco que salen al azar

Uno de los exámenes de la oposición de Secundaria, ayer en Granada. Uno de los exámenes de la oposición de Secundaria, ayer en Granada.

Uno de los exámenes de la oposición de Secundaria, ayer en Granada. / carlos gil

La noche de antes todo es pesimismo de última hora- "no va a caer ningún tema de los que me he estudiado"- y un alea iacta est, que pase lo que tenga que pasar después de meses 'hincando codos' para sacar plaza fija en un instituto de Andalucía. Una vez pasado el examen la sensación general es de alivio, tanto para el aspirante que ha tenido la suerte de que las bolas saquen uno de sus temas como para el que ha tenido que hincharse a escribir y a darle al coco para levantar un tema que no llevaba muy preparado. Ayer se presentaron en Granada, unos 5.000 de los 32.000 opositores que este año han acudido a la convocatoria de la Consejería de Educación para repartirse las 5.404 plazas en juego a los cuerpos docentes de Enseñanza Secundaria, Formación Profesional, Escuelas Oficiales de Idiomas, profesores de Artes Plásticas y Diseño, maestros de Taller de Artes Plásticas y Diseño y Catedráticos de Música y Artes Escénicas. El examen transcurrió con normalidad en los centros designados en la provincia. Y una vez pasado, los opositores ya encaran la segunda prueba, centrada en la aptitud pedagógica y el dominio de las técnicas del ejercicio docente.

"La verdad que pasas algo de tensión desde que te llaman a las ocho de la mañana hasta las nueve que empieza el examen", señala Adrián, un debutante en la prueba que se examinó ayer por la modalidad de Historia en la Facultad de Filosofía y Letras, y que salió satisfecho de su trabajo. "Las practicas no han sido excesivamente complicadas o difíciles, si has estudiado mucho allí te desenvuelves bien", explica este joven granadino para el que la clave está en "mentalizarse" que en el fondo una oposición es un examen más dentro de la larga carrera profesional de un estudiante.

La concentración, clave durante el proceso de estudía y el 'día d' del examen ante el tribunal

Asimismo, detalla la importancia de estar concentrado durante la prueba. Sobre todo, para "mantener una limpieza y buena presentación", ya que cuando estás en el ecuador de una prueba que dura más de cuatro horas es difícil no mostrar algún signo de flaqueza y dudar en algún momento por bien preparado que vaya uno del tema en cuestión.

Hay quien prefiere el símil de que una oposición es como una "carrera de fondo" como Jaime, otro debutante que aspira a estar dando clase de Lengua y Literatura en un instituto el curso que viene. "Sea cual sea el resultado, si se aprueba o se suspende, me enorgullezco de haberme enfrentado a un proceso duro, en ocasiones tedioso y sobre todo extenuante", apunta este granadino que lleva meses compatibilizando el duro estudio con las horas de trabajo: "No es incompatible, pero llevar las dos cosas es como llevar dos mochilas en lugar de una", reflexiona. A él, durante el proceso, le ha ayudado hacer deporte y un carácter que le valió ayer para "defenderse como gato panza arriba".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios