Denuncia contra un profesor

La rectora defiende la actuación “enérgica” de la UGR contra los casos de acoso

  • Pilar Aranda exige una “adaptación” de la legislación para casos como el hecho público recientemente en Ciencias de la Educación

La rectora dela UGR, Pilar Aranda. La rectora dela UGR, Pilar Aranda.

La rectora dela UGR, Pilar Aranda. / Carlos Gil

La rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, se mostró tajante al pronunciarse sobre el supuesto caso de acoso denunciado recientemente por parte de una alumna de la Facultad deCiencias de la Educación. Aranda reivindicó el papel que se ha desempeñado en la institución tras trascender el testimonio de la alumna y la celeridad con la que se trabaja. “Se ha aplicado el protocolo y el tema está en la Unidad de Igualdad y en la Inspección de Servicios”, indicó sobre las actuaciones que ya se han llevado a cabo.

Para el jueves se ha convocado una protesta en la Facultad de Ciencias de la Educación

La rectora incidió en que la UGR es “quizá” la Universidad “donde más se denuncian” situaciones como la hecha pública recientemente por una alumna.La joven ha hecho públicas situaciones de presunto acoso a través de las redes sociales, lo que ha propiciado una movilización inmediata dentro de la comunidad universitaria. Así, para el jueves a la una de la tarde se ha convocado un acto de protesta en el acceso de la Facultad donde supuestamente se dieron los hechos y en el que estudia la joven.

Pilar Aranda insistió en que “me parece fundamental que estas denuncias estén”. Alegó que en la UGRhay más “porque la gente es más valiente” e incluso manifestó que “me congratulo” de que sea así. También alabó la labor de prevención que realiza la Universidad a través de su protocolo contra el acoso y de la Unidad de Igualdad –del que destacó su carácter pionero– y lanzó el mensaje de que las medidas puestas en marcha desde la UGR –como la sanción de 90 días de empleo y sueldo a un docente que fue denunciado por una alumna en 2015–“no siempre es entendida por los jueces”.

“En nuestro protocolo, que es muy avanzado, a veces fallan aspectos porque chocamos con la legislación” vigente. Al hilo de esta situación, “exijo una adaptación de toda la legislación”, alegó la rectora.

Sobre el último caso que ha trascendido “nosotros estamos viendo dentro de la legislación actuar de una manera enérgica y contundente”, incidió Aranda, que señaló que “se están revisando continuamente los protocolos, y evaluándolos”.

El último caso de presunto acoso sobre el que trabaja la citada Unidad y la Inspección de Servicios se refiere a la denuncia hecha pública por una alumna de Pedagogía.Según su relato, los hechos ocurrieron el pasado 7 de marzo, cuando la estudiante tuvo una tutoría con el profesor en cuestión y éste tuvo, según ella, un comportamiento inapropiado.

La estudiante asegura en su denuncia que el docente le pidió que “se sentara a su lado en lugar de delante”. Además le “cogió las manos” e hizo comentarios sobre su físico e indumentaria. Con posterioridad a esta tutoría el docente, y siempre según el testimonio de la joven, trató de ponerse en contacto con ella. Una semana más tarde de aquella tutoría la alumna grabó una segunda conversación entre ambos.

La joven contactó con la Delegación General de Estudiantes y lanzó su caso a través de las redes sociales, con capturas de imagen de las conversaciones mantenidas a través de una aplicación de mensajería.

El director de la Unidad de Igualdad, Miguel Lorente, afirmó tras trascender este caso que la oficina mantiene varios expedientes abiertos por asuntos de acoso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios