Granada

Las cuentas de la reforma de Gran Vía se cierran con un sobrecoste del 50%

  • La Gerencia de Urbanismo acepta el pago de los 4,9 millones de euros de la controvertida obra · PSOE e IU dudan de la legalidad del proceso administrativo

Comentarios 1

El Consejo de la Gerencia de Urbanismo de Granada aprobó ayer el sobrecoste de las obras de Gran Vía, inaugurada en diciembre de 2006, cuyo importe final ascendió de los 3.330.000 euros presupuestados a 4.979.000 euros, un 50 por ciento más de lo pactado con la Unión Temporal de Empresas que ejecutó la reforma.

La autorización al Ayuntamiento para que recepcione el incremento del importe del proyecto ha generado las críticas del resto de partidos con representación municipal.

En este sentido, la edil de IU, Lola Ruiz Domenech, exigió al alcalde de Granada, José Torres Hurtado, que dé "explicaciones claras y concisas de la enorme subida en el coste de la obra y sobre todo que aclare si respeta lo establecido en la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas". Esta norma estipula que si el sobrecoste supera el 20 por ciento del presupuesto inicial -como es el caso- debe someterse al dictamen preceptivo del Consejo Consultivo de Andalucía.

El responsable de Urbanismo del PSOE, José María Rueda, añadió que aunque la elevación del importe alcanza el 50 por ciento, "el Ayuntamiento ha querido que este asunto pase como un mero trámite administrativo". Además, el edil mostró sus "dudas, más que razonables de ilegalidad" y mencionó que el registro de las modificaciones presupuestarias se realizó en tres bloques (de 653.143, 666.013 y 329.466 euros), "un truco" para que ninguna de las partidas supere el límite del 20 por ciento.

Como respuesta, el concejal de Economía del Ayuntamiento de Granada, Juan Antonio Mérida, argumentó que "la Gerencia de Urbanismo, en esta y otra situación, estudia minuciosamente todas las facturas y rectificaciones que suponen un sobrecoste, lo ve detenidamente y analiza si son consecuencia de elementos que aparecen por el desarrollo de la obra", a lo que añadió que como causa del incremento del coste que "por Gran Vía pasaban unas líneas de alta tensión".

Por su parte, el PSOE plantea que si el sobrecoste se achaca a la señalización, semáforos, arquetas o bordillos, "qué se presupuestó en el importe inicial".

Para IU -que cifra el sobrecoste en un 45 por ciento- esta actuación municipal indica "la escasa importancia que tanto el alcalde como el gobierno del PP prestan al dinero público". De hecho, Ruiz destacó que desde la previsión inicial de coste de las obras -que se estableció en 1.790.000 euros- al importe asumido por el Ayuntamiento se ha generado un incremento del 171 por ciento.

Por ello, la edil de IU anunció que su partido realizará una pregunta para conocer las razones del "enorme incremento". Igualmente, el PSOE presentará ante el Pleno municipal una iniciativa para aclarar las "dudas legales" sobre la tramitación del sobrecoste, según adelantó Rueda.

Los socialistas, además, denuncian que "el PP no quería que se hablara de eso antes de las elecciones" pues, según explicó Rueda, las certificaciones que modifican el presupuesto de gran Vía se presentaron en diciembre de 2007 mientras que el registro en la Gerencia se materializó el día 10 de marzo, tras los comicios. Por ello, el concejal socialista calificó la remodelación de Gran Vía como una "chapuza espeluznante" y advirtió que aún está en espera del convenio de recolocación de las arquetas con Emasagra y Sevillana, que podría conllevar "otra subida del sobrecoste".

Como defensa, Mérida explicó que "se trata de mejoras del proyecto o elementos sobreañadidos" y respondió a Rueda que una chapuza fue lo que hizo el PSOE en el Palacio de Congresos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios