Francisco Cantalejo, presidente del Sindicato Médico

“Si no hay un refuerzo de plantillas es difícil llevar dos circuitos de pacientes”

  • El responsable de SMA critica la falta de medios para atender a pacientes en una nueva etapa en la que se hacen propuestas “teóricas” que no se concretan con aportaciones presupuestarias

“El plan de desescalada promueve el teletrabajo para los médicos de Primaria” “El plan de desescalada promueve el teletrabajo para los médicos de Primaria”

“El plan de desescalada promueve el teletrabajo para los médicos de Primaria”

–¿Cuáles son las principales líneas del Plan funcional de normalización del trabajo en Atención Primaria para el distrito sanitario de Granada?

–Lo que se pretende es ir incorporando profesionales y actividades de todo tipo para ir normalizando la situación hasta donde se pueda. Pero claro, entendemos que las medidas de prevención van a condicionar muchísimo la agenda, los filtros, la llegada de pacientes a los centros.

–¿Qué medidas de prevención contiene?

–Es un documento teórico en el que se proponen una serie de líneas generales. El problema es que no tienen concreción, con lo cual lo que se hace es: queremos que hagáis esto y que lo hagáis con los medios que tenéis. No hay un plan paralelo que diga: y para hacer esto tenemos una partida presupuestaria para que se pueda hacer en condiciones.

–Entonces, ¿cómo se hará esa adaptación?

–Simplemente con los medios que tenemos. Según la situación con la que nos encontremos en cada centro de salud, tenemos unos objetivos. Hay unas líneas generales pero no hay una concreción de cómo se aplican, quedan al arbitrio de cada centro de salud.

–¿Habrá más o menos consultas presenciales?

–Aunque es un plan de desescalada, al mismo tiempo la preferencia de actuación general es promover el teletrabajo y la no presencia de los pacientes en los centros de salud. Todo va a intentar hacerse por vía telemática o informática.

–¿Cómo se organizará esa atención telemática o presencial?

–Hay una jerarquización a la hora de atender a los pacientes –primera atención, segunda y tercera– y siempre con la premisa general de la atención telemáticamente. El paciente viene con cita previa. La norma es que el paciente llame por teléfono y en función de la patología ya te dicen sin la presencia física es necesaria o no. También si es una demanda administrativa. Y si acude sin cita por patología aguda, se le hará un filtro o triaje. Continuamente se va repitiendo siempre el mismo circuito en la primera atención, segunda y tercera.

"Hay unas líneas generales pero no se concreta su aplicación, eso queda al arbitrio de cada centro”

–¿Qué ocurrirá una vez que el paciente ya esté físicamente en el centro? ¿Qué modificaciones sufrirán los espacios?

–Se quiere propiciar que en las salas de espera las medidas necesarias para que haya una distancia mínima pero, que yo sepa, no se han hecho reestructuraciones en los centros de salud para poder adoptar esas medidas – salvo lo de los puntitos rojos y los puntitos verdes–. Eso no adecuar las estructuras a las nuevas necesidades desde mi punto de vista. Si no hay espacio adecuado, la propia gente se va a reprimir al centro de salud.

–¿Qué pasa con los pacientes sospechosos de COVID?

–Se va a tener, yo creo que durante mucho tiempo, los dos circuitos de pacientes sospechosos de COVID y los que no. Se va establecer un aforo máximo, aunque no sabemos que ocurrirá si en la sala en un momento dado hay más pacientes de los que teóricamente se pueden acoger, porque no los puedes atender en la puerta ni hacerles una entrevista a todos para priorizar quien entra o quien no.

–¿Y cómo podría entonces llevarse a la práctica ese doble circuito?

–Según el número de profesionales se valorará la posibilidad de del mantenimiento de los dos circuitos. Pero, ¿si el número de profesionales son los mismos? Si no hay ninguna medida presupuestaria que contemple un refuerzo de las plantillas, llevar esto a la práctica es muy difícil.

–¿Qué ocurre con la tradicional saturación de los profesionales de Atención Primaria? ¿Cómo se hará la división?

–Claro, ese es el problema. Además, dentro de los profesionales hay una alta proporción en grupos de riesgo por edad, con patologías... Ahora, hay que imaginarse el circuito COVID y el no Covid, ¿y si de las cuatro, cinco o seis personas que puedan estar trabajando en un centro, la mitad por temas de seguridad no pueden estar directamente al público? ¿Qué pasa con el resto de los profesionales? ¿Se lo comen todo? ¿Salen también si hay avisos? Además, otra cosa que no detalla el documento pero que tenemos que hacer, es el control epidemiológico. Son cargas de trabajo porque los encuestadores tienen que hacer un mapa sanitario. ¿De dónde van a sacar profesionales para hacer eso?

–¿No se ha implementado por otro lado la plantilla para hacer ese seguimiento epidemiológico?

–Teóricamente lo tienen que hacer profesionales de atención primaria. Yo no he visto por ningún lado una oferta de trabajo para esa gente. Lo podrían hacer epidemiólogos o simplemente encuestadores suficientemente aleccionados sobre lo que tienen que tener en cuenta. Sin embargo, el único colectivo que aparentemente tiene que seguir haciéndolo es Atención Primaria.

–¿Pueden ser rastreadores personas sin formación en formación en Medicina pero que se le diese un cuestionario y unos criterios más o menos cerrados?

–Eso lo podrían hacer estudiantes de Medicina. También recién licenciados o jubilados pero al menos con unas nociones en sanidad, pero en ningún lado se ha publicado nada de ellos e irá a las espaldas de Atención Primaria.

–¿Podría darse ahora un ‘rebrote’ de pacientes de patologías no atendidas por el COVID?

–Ya nada es igual que hace tres meses. Hay una serie de patologías que en un momento determinado se pueden retrasar porque no son prioritarias pero llega un momento en el que eso que lleva un tiempo demorándose tiene que atenderse. Si no se han visto estos pacientes nos podemos encontrar las complicaciones de no haberlos atendido. Yo creo que hay una lista de espera de procesos que con un seguimiento no hubiese tenido ninguna complicación.

"Hay una lista de espera de procesos que con un seguimiento no hubiesen tenido ninguna complicación”

–¿Ya se han solucionado los problemas para dotar de material de seguridad a los sanitarios?

–No, todo esto lo tenemos que situar además en un contexto en el que sigue faltando material y en el que no se están haciendo los test, porque los serológicos sirven para lo que sirven. Ayudan, pero es inaudito que todavía no se estén haciendo las PCR de forma masiva en Atención Primaria. Tenemos que saber los profesionales que están en condiciones de atender a los pacientes sin riesgos ni para ellos ni para sus familias. Esto es un brindis al sol.

–¿Y qué ocurrirá en el periodo estival cuando los centros no funcionan al 100%?

–Eso es una cosa que me llama la atención: todavía no hemos hablado de vacaciones. Otras comunidades están ya fidelizando a esos residentes: gente que ha estado trabajando hasta ahora, que se ha dejado la piel... Porque no hay que olvidar que Atención Primaria ha hecho de muro de contención. La prueba es que tenemos 6 médicos muertos de los 9 que ha habido en Andalucía. ¿Está claro dónde ha estado el problema? A ti te llaman para un paciente porque tiene fiebre y tu no sabes a lo que vas. Además, no existen ni han existido medios. Lo mínimo es que haya material y que se pueda hacer un mapa entre los profesionales con la PCR. La serología sirve para cuestiones epidemiológicas pero no para tomar una decisión sobre un paciente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios