Instituciones penitenciarias

La sobrepoblación en la cárcel de Albolote la sitúa como la décima prisión con más presos de España

Entrada principal al Centro Penitenciario de Albolote Entrada principal al Centro Penitenciario de Albolote

Entrada principal al Centro Penitenciario de Albolote / G. H.

Con más presos de los que estipula la capacidad máxima del centro, sin funcionarios, sin personal sanitario, sin cocineros y con trabajadores de mantenimiento que acumulan más de medio año sin cobrar. A grandes rasgos esta es la radiografía actual de la cárcel de Albolote, una prisión que se encuentra entre las cárceles con más internos de toda España y de la que incluso el Ministerio del Interior reconoce su 'sobrepoblación'.

Andalucía cerró el 2018 como la comunidad autónoma con más presos del país, con un total de 13.483 reos repartidos por todas las prisiones andaluzas. Granada se encuentra justo en el centro de las cárceles andaluzas con más presos –la primera es Algeciras (1.337), seguida de Córdoba (1.320) y Cádiz Puerto III (1.299)– con un total de 1.298 internos, a fecha de 31 de diciembre del pasado año. Así lo recoge el Ministerio del Interior en su ultimo Anuarios Estadístico, pese a que, según lo estipulado por Prisiones, la capacidad máxima para el centro penitenciario granadino es de 1.080 presos, con lo que el propio Gobierno reconoce que en la prisión granadina se sobre pasa el máximo de capacidad.

Sobrepoblación de reos y falta de personal

Durante este año el número de presos internos en Albolote ha vuelto a repuntar, según cifras del pasado mes de noviembre. Según datos facilitados por el sindicato CSIF Granada a este diario, a fecha de 30 de noviembre del 2019, el número de reos que se encuentran en la prisión granadina asciende a 1.330, una cifra que supera en un 23% la capacidad de la prisión.

En la actualidad hay 1.330 internos, lo que deja una media de 36 reos por cada funcionario

A todo ello hay que sumar el déficit de funcionarios existente en Granada que asciende a más de un centenar. Según el catálogo de Prisiones –basado en una ratio de funcionarios para 1.080 internos– en Granada hay un déficit de 80 trabajadores, de los que 50 serían para vigilancia. Sin embargo, dado que la prisión granadina sobrepasa su capacidad de presos, la falta de personal asciende hasta los 100.

"Ahora mismo hay módulos en la prisión de Albolote en el que un solo funcionario tiene que vigilar a 120 internos, cuando la media estipulada es que debería haber 72 internos por cada dos funcionarios", explica el responsable de Instituciones Penitenciarias de CSIF Granada, José Antonio Molina. Es decir, que pese a que la media por funcionario sería de 36 internos, actualmente cada funcionario llega a tener en ocasiones tres veces más de internos a su cargo de lo que le correspondería.

Además, la media de edad del personal de la cárcel de Albolote es de 53 años, algo que hace empeorar la situación. "Se van produciendo jubilaciones o hay quienes van pasando a la segunda actividad sin que se cubra ese déficit de personal", asegura el representante de CSIF, una situación que "va a peor, sin que se vea atisbo de mejora".

Las agresiones en la cárcel de Albolote

El aumento del número de presos, así como la falta de personal, favorece que se produzcan más altercados en la prisión y es que, como bien indica Molina, "el número está directamente proporcionado con el aumento de presos".

La media nacional de agresiones en prisiones es de una al día. Es decir, cada jornada un funcionario es agredido por algún preso en alguno de los centros penitenciarios españoles. En Granada, la ratio es mucho menor, siendo el 2019, a falta de que finalice el año, el periodo con menos incidentes de este tipo de la última década: han tenido lugar dos.

En 2011 fueron una quincena las agresiones graves –en las que hubo lesiones– a funcionarios en el centro penitenciario de Albolote; al año siguiente, bajaron a 12, mientras que un año después fueron 11 y en 2014 diez; el 2015 se cerró con ocho, registrándose un repunte en 2016, que hubo once, para caer hasta la mitad en 2017, que hubo cinco; 2018 se cerró con siete.

En lo que va de 2019 se han contabilizado dos agresiones graves a funcionarios granadinos

"Este año, el número ha bajado porque durante los últimos meses hemos tenido un descenso de más de 200 internos respecto a años anteriores", explica el responsable de CSIF, si bien, matiza que en noviembre la cifra de internos ha vuelto a repuntar ya que alcanza los 1.330.

Pese a ello, Molina explica que "prácticamente a diario suele haber partes disciplinarios por peleas entre internos o alguna mala palabra o contestación a funcionarios". Respecto al número de fallecidos en la prisión granadina, en 2018 hubo un total de nueve, uno de ellos murió a manos de otro interno durante una pelea, cuatro por enfermedades y otros cuatro por sobredosis de drogas.

Asimismo, en lo que va de año han sido tres los incendios que se han producido dentro Albolote por el mismo motivo: quema de colchones por parte de algún interno, que ha provocado la reacción de sindicatos para denunciar que, de haber un aumento en la vigilancia del centro –de nuevo la problemática por falta de personal– este tipo de incidentes, en los que podría peligrar tanto la vida de los funcionarios como de los internos, se verían reducidos.

Abrir Archidona al completo, un alivio

Desde que se inauguró la prisión de Archidona, tan solo estén en funcionamiento cuatro módulos. Sin embargo, tal y como defiende CSIF Granada, si se abriera al completo serviría para aliviar Albolote ya que no se tendría que sobrepasar la capacidad de la prisión granadina, pues muchos de los internos serían derivados a este nuevo centro.

Abrir al 100% Archidona y derivarle competencias como la pernoctación, un alivio para Albolote

Además, la cárcel de Albolote es un centro de pernoctación en las conducciones de internos. Esto significa que, cuando se hace el traslado de algún reo entre prisiones, hacen noche en Granada.

De igual modo, desde CSIF Granada mantienen que si estas pernoctaciones se derivasen a Archidona, se aliviaría el número de reclusos de Albolote, una medida que, además de "descongestionar" la prisión granadina, sería "menos costosa ya que al ser Archidona centro geográfico de Andalucía, su distribución sería más fácil", expone Molina.

El sistema sanitario penitenciario, "un caos total"

La cárcel de Albolote cuenta con una plantilla de once médicos. Sin embargo, la realidad es que solo hay seis. Este es otro de los aspectos que denuncian desde los sindicatos que insisten en que el problema radica en las deficientes condiciones laborales que ofertan para los sanitarios.

"Estamos trabajando con la mitad de médicos de lo que deberíamos tener ya que unos están con baja laboral y en otros casos se han jubilado sin que se hayan repuesto", explica Molina, que insiste en que "el sistema sanitario en prisiones es un caos total".

"Es un problema que se debe sobre todo a la falta de buenas condiciones laborales y económicas ya que son peores que las que ofrece la Sanidad Pública", mantiene el responsable sindical que pone como ejemplo la oferta de 35 plazas de médicos en oposición para toda España de la que solo hubo 11 solicitudes y en la que finalmente se presentaron cuatro.

Las deficientes condiciones laborales para médicos hace que no se presenten a la oposición

"La única solución es traspasar las competencias, que ahora las tiene Prisiones a nivel estatal, a la Junta de Andalucía para que así se equipare con las condiciones de la Seguridad Social y se integre dentro del sistema de salud pública", mantiene Molina. Es decir, que los centros penitenciarios se oferten como un centro de salud más de destino.

Asimismo, otra de las problemáticas radica en la farmacia del centro penitenciario. Albolote es punto de distribución de medicamentos que abarca cinco centros de tres provincias. Así, desde la prisión granadina se dispensa al CIS Matilde Cantos de Granada, a la Prisión de Almería, al CIS de Almería y a la cárcel de Jaén. Para esta labor solo hay una persona, que abarca "un trabajo muy grande cuando ni siquiera es funcionaria", según denuncian desde el sindicato.

"Consideramos que se debería dar la funcionarización de los farmacéuticos que trabajan en prisiones para que entren en convenio, ya que en la actualidad son personal laboral y se quedan excluidos del mismo", asegura el responsable sindical.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios