Granada

El software que garantiza la seguridad total del AVE

  • El fallo técnico en el tramo de Íllora pone al descubierto la importancia del programa tecnológico que se encarga de la señalización

Granada no conocerá plazos para la llegada del AVE hasta septiembre. Granada no conocerá plazos para la llegada del AVE hasta septiembre.

Granada no conocerá plazos para la llegada del AVE hasta septiembre. / álex cámara

Comentarios 3

Son cinco letras. Las siglas de ERTMS, que seguramente no sean muy conocidas para el gran público pero que son fundamentales para entender el nuevo gran dilema que frena el AVE a Granada o, al menos, la concreción de plazos definitivos para su llegada. Las siglas hacen referencia al Sistema de Gestión de Tráfico Ferroviario Europeo (European Rail Traffic Management System en inglés), una infraestructura que garantiza la seguridad de la circulación y la gestión del tráfico ferroviario. Esta tecnología actualmente está fallando en la fase de pruebas del tramo de vía a su paso por Íllora como informó el pasado martes el ministro de Fomento. El programa que debe monitorizar la señalización en este enclavamiento -los otros dos puestos de mando estarán en las estaciones de Antequera y Granada- no funcionó durante la primera fase de prueba técnicas y le corresponde ahora al Administrador de Infraestucturas Ferroviarias (Adif) 'dar con la tecla' para que el software que se encarga de la señalización no dé error, pues de él depende la seguridad de los trenes que viajarán por la línea granadina.

Se trata de una cuestión de primer orden, ya que el ERTMS aporta todos los datos importantes de señalización para garantizar los patrones de seguridad. El ERTMS es un sistema de protección que se basa en dos componentes. De un lado el Sistema Europeo de Control de Trenes (ETCS), que va emitiendo la información sobre la velocidad máxima en cada punto o distancia hasta la próxima baliza, así como el cálculo y la supervisión de la velocidad de circulación del tren en cada momento. Es decir va comparando la velocidad a la que va el tren con la velocidad máxima permitida en ese punto, para obligarlo a reducir la marcha si se excede o incluso frenarlo si es necesario. El ETCS se complementa con el Sistema Global de Comunicaciones Móviles para Ferrocarril (GSM-R), la comunicación vía radio para intercambiar información entre el tren y la vía y los centros que se encargan del control.

Esta infraestructura tecnológica no está todavía 'engrasada' en Íllora, el punto donde se desdobla la vía de ancho mixto en una en ibérico y otra en estándar. Un enclavamiento desde el que se controla la estación de Loja y la bifurcación de Quejígares, tratándose de uno de los puntos estratégicos de la línea de AVE que se está construyendo entre Antequera y Granada. La instalación del ERTMS en esta línea de 122 kilómetros fue contratada en 2014 por la compañía Siemens.

La importancia que tiene la señalización electrónica se puede ver en ejemplos trágicos como el accidente ferroviario de la localidad de Eckwersheim en noviembre de 2015 durante los ensayos de homologación de una línea de TGV -la Alta Velocidad de Francia- entre París y Estrasburgo. El tren que acabó descarrilando por los fallos en el sistema de señalización transportaba a 53 personas (incluidos niños de invitados de un centro educativo), de las cuales fallecieron 11 y las otras 42 resultaron heridas. El TGV descarriló en una curva por exceder la velocidad permitida en ese tramo dede 350 kilómetros a la hora debido a que los sistemas de control automático se habían desactivado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios