El acuerdo entre PP y Cs

La vicealcaldía para Sebastián Pérez y dos años de plazo para cumplir el “pacto de caballeros”

  • El presidente del PP provincial rompe su silencio y asegura que el pacto local "está por encima" del nacional

  • Indica que el acuerdo no está escrito en papel porque "cuando negociamos creemos en la palabra"

Sebastián Pérez, ayer, durante la comparecencia ante los medios en la que rompió su silencio. Sebastián Pérez, ayer, durante la comparecencia ante los medios en la que rompió su silencio.

Sebastián Pérez, ayer, durante la comparecencia ante los medios en la que rompió su silencio. / (Carlos Gil)

Comentarios 3

Día 9 del nuevo Gobierno de Granada: el presidente provincial del PP y candidato a la Alcaldía, Sebastián Pérez, rompe su silencio y anuncia que él será el vicealcalde de la ciudad; reitera que el pacto 'definitivo' es el 2+2 que se habría acordado entre él y Luis Salvador (Cs) el sábado 15 de junio, una hora antes del pleno de investidura, pese al desmentido del propio Salvador –afirmó que el acuerdo era de cuatro años para Cs, versión que también han mantenido fuentes de Génova consultadas por Granada Hoy–; insiste en "los acuerdos locales están por encima de los nacionales"; asegura que ya tiene su propuesta definida para formar el Gobierno municipal, que está esperando la llamada de Cs para sentarse a hablar y que aún "no se ha incumplido el acuerdo", ya que eso se vería dentro de dos años. Es decir, que Sebastián Pérez emplaza a 2021 el saber si se respeta o no el "pacto de caballeros", mientras que asume una vicealcaldía y "el peso del Gobierno".

Después de haber dejado pasar el Corpus, porque hablar durante esos días no era "lo más correcto cuando hay tiempo de sobra", esta ha sido, a modo de resumen, la versión sobre los acuerdos que ha ofrecido un Sebastián Pérez que ayer, tras la comparecencia, presidió una Junta Directiva Provincial en la que también tuvo que dar explicaciones. Eso sí, después de darlas a la prensa, algo que no ha sido bien visto por muchos de los militantes que, después de todos estos días, aún seguían sin entender, al menos a través de la versión del presidente provincial del PP, lo ocurrido con la Alcaldía de Granada.

Hace diez días, el presidente provincial del PP, abandonaba el Ayuntamiento por la puerta de atrás después de haber respaldado a Luis Salvador (Cs) como alcalde, pese a que su formación sólo cuenta con cuatro concejales frente a los siete de los populares. Esto lo hizo apenas unas horas después de haber anunciado el viernes que "se veía como alcalde de Granada" al día siguiente.

Sin embargo, la noche del 14 al 15 de junio, su "sueño" –como en diversas ocasiones ha denominado Pérez el llegar a la Alcaldía– se frustraba. ¿El motivo? La negociación a nivel nacional por parte de Fran Hervías (Cs) y Teodoro García Egea (PP) en la que se pactaba que, ante la negativa de Vox de votarle como alcalde y su postura de mantenerse como candidato y no dar un paso a un lado para así propiciar que otro de los populares fuese investido como tal –algo que incluso sacó a relucir en la Junta Directiva Provincial en la que aseguró que ya lo hizo en otra ocasión (cuando renunció a su acta de concejal tras el estallido del caso Nazarí) y que no lo haría de nuevo–, la única opción para que el PSOE no se hiciese con la Alcaldía era que Salvador fuese el regidor.

Pese a ello, la mañana del sábado, en la sexta planta del Hotel Meliá en la que se mantuvieron las reuniones, Salvador y Pérez, junto a sus concejales, volvieron a citarse antes de la investidura dando lugar a ese "pacto de caballeros", el cual, según aseguró el presidente granadino del PP, "está por encima" de lo que pudiera haberse pactado a nivel nacional, frase con la que lanzaba un órdago directo hacia Génova.

"Han pasado una serie de circunstancias que han hecho que provisionalmente el PP no pueda gobernar la Alcaldía de Granada, pero sí la ciudad, que es distinto", exclamó Pérez, que insistió en que "vamos a reivindicar el 2+2 que fue lo que acordamos el día 15, a las once de la mañana", en esa sala del Meliá en la que, tal y como indicó Pérez, Luis Salvador le habría dicho "empezamos nosotros dos años y terminará el PP dos años".

El pacto no está escrito en papel, "nosotros cuando negociamos con los partidos creemos en la palabra de las personas. No voy acompañado por un notario que levante acta", dijo al respecto, una falta de documentos que también señalaron desde el PP-A, tan sólo 24 horas después de que se celebrase esa famosa reunión a cuatro del pasado martes en Madrid (García Egea-Hervías-Salvador-Pérez) de la que salió la conformación de una comisión negociadora local para decidir cómo sería el nuevo Gobierno, que aún no se ha reunido y en la que estarán, por parte del PP, César Díaz, Francisco Fuentes y Luis González, y que ha propiciado ese cruce de versiones sobre lo acordado: Luis Salvador afirmó el viernes ante los medios que el acuerdo era de cuatro años con él como alcalde.

Pero Pérez ayer se mantuvo firme, aseguró "no haber oído" que Salvador negase el 2+2 y manifestó no haber tenido "ocasión de hablar todavía con el alcalde". Eso sí, volviendo a "garantizar que en una mesa de la sexta planta del Hotel Meliá nos dimos las manos y se dijo formamos un gobierno de esta manera", todo ello después de insistir en que "inventar un 2+2 a estas alturas es un disparate. Que ahora Luis Salvador diga que hay unas cuestiones de tipo nacional, eso ya va por otro sitio, pero que no quepa la menor duda de que lo que allí se dijo a las once de la mañana para votar a Luis Salvador era que el gobierno sería compartido 2+2".

Centrado en que lo importante es que "Paco Cuenca ya es historia", después de que el PSOE hubiera accedido a la Alcaldía "por un accidente electoral; por un error que se comete en un exgobierno", en referencia al estallido del caso Nazarí por el que fue detenido el exalcalde del PP, José Torres Hurtado, Sebastián Pérez aseguró que ya tenía su propuesta para la formación del Gobierno municipal.

Sin embargo, este asunto lo dejó en manos de Luis Salvador al asegurar que estaba esperando "una llamada del alcalde para reunirnos". Todo ello, después de que el miércoles, tras la comparecencia del alcalde para comentar lo que se había abordado en la reunión de Madrid, apuntase a través de un comunicado que estaban esperando a que Cs "cumpliese lo acordado" para que se llevase a cabo la comisión de negociación.

"La ciudad no puede estar paralizada ni un minuto más. Estamos en la mejor disposición de sacar adelante Granada", indicó Pérez justo antes de asegurar que será él quien asuma la vicealcaldía porque "somos personas de palabra y tenemos que ser un pilar básico para el alcalde. El peso de gestión político tiene que llevarlo el PP por una cuestión lógica y aritmética: siete son más que tres". Eso sí, en lo que no entró es si Vox será un socio para gobernar y parte del mismo, ya que "eso le corresponde al alcalde y a los acuerdos que haya llegado con Vox".

De momento, el pacto (sea cual sea) no se ha incumplido, o al menos no a ojos de Sebastián Pérez, por lo que hablar de una futura moción de censura es algo a lo que "no contesto porque no concibo que Luis Salvador no cumpla su palabra".

"Si dentro de dos años el PP no gobierna Granada, sí podemos hablar de que hay un problema y que se haya incumplido el pacto, pero hoy no lo hay", aseguró el presidente provincial del PP, una forma de ganar dos años como vicealcalde, antes de que Granada pueda comprobar cuál de todas las versiones cruzadas que hay sobre el acuerdo para el Gobierno de la ciudad es la que finalmente será una realidad. El futuro del Ayuntamiento de Granada queda emplazado así a julio del 2021.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios