Granada CF Buen partido de Alberto Martín en su regreso a la titularidad

  • El medio vuelve al once como sustituto de Montoro para jugar un encuentro completo por primera vez en esta temporada

Alberto Martín conduce el balón en el choque ante el Extremadura Alberto Martín conduce el balón en el choque ante el Extremadura

Alberto Martín conduce el balón en el choque ante el Extremadura / Alex Cámara (Granada)

Alberto Martín fue el elegido por Diego Martínez, por delante de Nico Aguirre, para reemplazar a Montoro en el once titular del Granada contra el Extremadura. Hasta este domingo, el centrocampista sólo había disputado 227 minutos divididos en siete partidos, sin disputar al completo ninguno de ellos.

Sólo había actuado de inicio hasta el choque ante los pacenses en dos encuentros anteriores: en la segunda y tercera jornada, en ambos casos en el Nuevo Los Cármenes, frente a Lugo y Osasuna. No sólo retornó al once ante el equipo de su tierra sino que jugó los 90 minutos enteros por primera vez en este curso.

El centrocampista se situó en el doble pivote de inicio junto a Fede San Emeterio, con el cántabro descolgándose un poco más en ataque y él guardando más la posición. La expulsión de San Emeterio en el tramo final del primer tiempo provocó que hasta el descanso compartiera el espacio con Fede Vico, que retrasó su posición.

Ocurrió lo mismo al inicio del segundo periodo hasta que el cansancio motivó la sustitución de Fede Vico por Nico Aguirre, compañero de fatigas ya hasta el final en el doble pivote de Alberto Martín.

Su actuación

Como es habitual cuando juega, el medio se complicó muy poco la vida con el balón, buscando casi siempre pases en corto y sin riesgo. Eso provocó que más del noventa por ciento de los 46 pases que intentó fueran completados con éxito, con sólo cuatro errores en la entrega. Se mostró a sus compañeros y en varias ocasiones fue el que inició las acciones de ataque.

En defensa estuvo firme y casi siempre bien colocado, completando un buen trabajo. En inferioridad, el partido exigía para el Granada un trabajo táctico inteligente, y en esas situaciones Alberto Martín es un jugador más que válido.

No deja de ser curioso que su primera intervención en el partido llegó al minuto y medio de juego y fue para hacer la primera falta del choque, y también la única que cometió a lo largo de un encuentro en el que él no recibió ninguna. Tampoco tiró sobre el marco contrario, ni regateó ni envió balones al área. Ese no es su cometido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios