Athletic-Granada CF|El Marcaje

Atrapado en una telaraña

  • Carlos Fernández aporta sacrificio y trabajo en un choque con pocas oportunidades para crear peligro en el área rival

Carlos Fernández protege el balón ante la presión de Íñigo Martínez y Mikel Vesga Carlos Fernández protege el balón ante la presión de Íñigo Martínez y Mikel Vesga

Carlos Fernández protege el balón ante la presión de Íñigo Martínez y Mikel Vesga / Íñigo Larreina/LOF

Carlos Fernández no jugó el partido de sus sueños en La Catedral, pero aportó la entrega que siempre garantiza el delantero sevillano en la presión. El atacante formó parte del once titular de Diego Martínez y disputó íntegros los 90 minutos. El ‘24’ rojiblanco no pudo disfrutar de ninguna ocasión y acabó el duelo sin realizar un solo disparo. Carlos terminó el partido siendo consciente de que será el máximo responsable del gol para la vuelta debido a la amonestación de Roberto Soldado.

El ariete inició el choque con su habitual movilidad por el frente de ataque. En la primera ocasión de gol de la noche no estuvo muy lejos de poder remachar el remate de Soldado. El atacante tuvo un pequeño encontronazo con el colegiado debido a una mano que el trencilla le sancionó. Todo quedó en advertencia con bronca de La Catedral incluida.

El dominio del Athletic relegó a Carlos Fernández a dar un paso atrás para apoyar a la medular en tareas defensivas. Apenas pudo intentar montar un contragolpe junto a Soldado, Puertas o Machís, pues los balones repelidos por la defensa no llegaban a sus pies. El andaluz siguió intentando cazar algún esférico tras el tanto de Muniain, pero se marchó al vestuario sin poder poner a prueba a Unai Simón.

La entrada de Vallejo por Puertas reforzó la estructura defensiva en la retaguardia, pero la brega del delantero continuó siendo la misma. El jugador respiró aliviado cuando Hernández Hernández anuló el tanto de Ander Capa.

La amarilla a Soldado deja al punta sevillano como único delantero puro para la vuelta

Rebasada la hora de juego, Soldado fue amonestado con amarilla, lo cual significa que el ex del Valencia no jugará la vuelta de la semifinal. Esto implica de forma directa a Carlos Fernández, que pierde a su socio en la delantera. El goleador será la punta de lanza del equipo en la vuelta en Los Cármenes, en la que el equipo estará obligado a marcar al menos un gol para seguir vivo en la eliminatoria.

Carlos participó en algunas jugadas ofensivas cuando el Granada se animó en tramos del segundo acto, pero no pudo disfrutar de ninguna ocasión de gol. En el descuento del partido dio un pequeño susto tras recibir un golpe en la cabeza, pero afortunadamente pudo terminar el choque sin problema. El punta espera que la vuelta sea distinta

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios