Barcelona-Granada CF | Resultado

Una rigurosa expulsión evita al Granada CF hacer historia ante el Barcelona

  • La doble amarilla a Germán a 20 minutos del final del choque evita que el cuadro de Diego Martínez puntúe por primera vez en el Camp Nou

  • Los rojiblancos realizan un gran trabajo a nivel defensivo y caen con dignidad

Momento en el que Leo Messi anota el tanto del triunfo del Barcelona ante el Granada CF. Momento en el que Leo Messi anota el tanto del triunfo del Barcelona ante el Granada CF.

Momento en el que Leo Messi anota el tanto del triunfo del Barcelona ante el Granada CF. / Efe

Pocas veces ha estado el Granada CF tan cerca de puntuar en el Camp Nou como este domingo. Los rojiblancos hicieron su partido, defendieron como jabatos, se ordenaron como nunca pero hay situaciones que no se pueden controlar. Una de ellas es el colegiado, el madrileño Pizarro Gómez, que decantó el duelo con una rigurosísima expulsión de Germán a 21 minutos del final del partido. Es muy fácil pitarle a los pequeños cuando se miden a un grande y una buena prueba de ello se vio en el Camp Nou. Se perdió, pero se cayó con orgullo. Como cantan en la grada de Los Cármenes los aficionados granadinos, hay que estar orgullosos de nuestros jugadores.

Avisó Diego Martínez en la previa que habría momentos en los que el Barcelona sometería a su equipo a base de tocar el balón y tener la posesión. Lo que quizá no esperaba el técnico rojiblanco es que el Granada CF tuviera tan poco tiempo el esférico en sus pies. Bien es cierto que quitarle al cuero a todo un Barça no es tarea fácil y con su nuevo técnico mucho más, pero aún así no sufrió en exceso en la primera mitad.

Buena presión

Y no lo hizo principalmente por su buena presión en campo contrario, impidiendo que Sergio Busquets recibiera cómodo. El trabajo de Carlos Fernández y Ramón Azeez en ese sentido fue muy destacado. Pero se 'olvidaron' de Leo Messi. En teoría, el crack argentino iba a actuar de falso '9' pero apareció por todas partes. Habilitaba a Ansu Fati en la derecha, se asociaba como ya es tradición con Jordi Alba por la izquierda y, además, si su equipo tenía problemas para sacar el balón desde atrás, bajaba a recibir para desahogar, lo que generó muchas dudas entre los pivotes y la zaga visitante.

Sin concesiones

El técnico tenía claro que había que parar cualquier acercamiento de los culés cuando pasaban la medular y la jugada era peligrosa, de ahí que cometieran en el primer acto un total de diez faltas, siete de ellas antes del primer cuarto de hora. Y es que el 81% de posesión del Barça obligaba a ello. Mucho toque pero, por momentos, poca profundidad salvo cuando participaba Messi. Porque de las botas del mejor jugador del mundo salieron las principales acciones atacantes del cuadro de Quique Setién.

Darwin Marchís supera a Sergi Roberto antes de encarar a Umtiti. Darwin Marchís supera a Sergi Roberto antes de encarar a Umtiti.

Darwin Marchís supera a Sergi Roberto antes de encarar a Umtiti. / Agencia LOF

Sin embargo, las ocasiones no fueron numerosas. Un par de disparos de Ansu Fati, un tímido intento de Arturo Vidal y dos disparos de Messi, uno de ellos de falta que se marchó por encima del larguero, fueron los intentos azulgrana. Claro que su rival apenas asustó a Ter Stegen, un espectador más que no tuvo que intervenir en una primera mitad en la que el plan rojiblanco salió a la perfección...salvo en ataque.

Paso adelante

Tras el receso, hubo un cambio en el juego de los rojiblancos. Se dio un paso hacia adelante, se le perdió en cierto modo el respeto al Barça y hubo más llegadas a las proximidades de Ter Stegen. Los de Setién tocaban y tocaban sin fin, pero el bloque de Diego Martínez nunca se descompuso. Bien armado, con un Gonalons que barría todo lo que pasaba por su zona bien ayudado por Eteki y Azeez, y posteriormente por Yangel Herrera, los culés no estaban cómodos. Y a pesar de todo, el peligro rondaba casi siempre el área de Rui Silva, pero la sensación no era como en otras citas ante el Barcelona.

Yan Eteki tuvo en sus botas adelantar al Granada CF pero su disparo desde fuera del área se estrelló en el palo derecho del portero culé

El choque pudo cambiar si en el minuto 66 Yan Eteki no llega a estrellar el esférico en la cepa del poste derecho del guardameta alemán del Barça. Fue fruto de una recuperación de Yangel, que cedió al camerunés que no se lo pensó y disparó duro con tan mala suerte que se estrelló en el palo. Aunque cuando verdaderamente el duelo varió fue con la rigurosa expulsión de Germán (69'). Con uno menos, tan sólo quedaba ordenarse más aún, si es que era posible, y esperar a que pasaran los minutos.

Calidad

Pero enfrentarse al Barcelona supone hacerlo con algunos de los mejores jugadores del mundo. Una calidad que quedó de manifiesto con un acción vertiginosa en el área tras pérdida de Puertas. Messi, Griezmann y Arturo Vidal tocaron a la primera y a gran velocidad para que el argentino, con la derecha y sutilmente, batiera a Rui Silva. Los catalanes habían hecho lo más difícil, ayudado también por el colegiado que no sacó ni una amarilla a los azulgrana y eso que Vidal se hartó de hacer faltas. De ahí al final, y pese a intentarlo, empatar con uno menos era poco menos que una quimera como así fue. Cayeron con la cabeza alta en el templo culé. Y eso ya es mucho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios