Granada CF | Dibujo táctico Vuelve la riqueza táctica rojiblanca

  • En apenas dos encuentros de Liga, Diego Martínez ha empleado cuatro sistemas de juego aunque no siempre ha dado resultado

  • La base sigue siendo el 1-4-2-3-1 con un único delantero

Diego Martínez está, hasta el momento, muy satisfecho con el juego de su equipo. Diego Martínez está, hasta el momento, muy satisfecho con el juego de su equipo.

Diego Martínez está, hasta el momento, muy satisfecho con el juego de su equipo. / Carlos Gil

Pese a que tan sólo se llevan disputados dos partidos de competición, una de las notas características del Granada CF sigue siendo su riqueza táctica. Diego Martínez es amante de alternar el sistema de su equipo en función de las necesidades, bien sea para defender un resultado, algo que aún no se ha dado en la presente temporada, o para intentar remontar un marcador adverso.

Al margen de las distintas probaturas que ha llevado a cabo el técnico nazarí durante la fase de preparación, en apenas dos encuentros se ha podido ver que en el regreso a Primera División las alternativas a emplear sobre el terreno de juego van a ser numerosas.

Cuatro sistemas

Cuatro son los sistemas que hasta el momento ha puesto en práctica el gallego sobre el verde y siempre partiendo del habitual 1-4-2-3-1. Porque así ha empezado cada partido el cuadro nazarí pero las circunstancias han provocado que no terminase ninguna de las citas con el mismo dibujo. La llegada de Carlos Fernández apenas dos días antes de que se iniciase el campeonato hizo que el míster no apostara por actuar con dos delanteros en Villarreal, como ensayó durante algunos duelos de pretemporada ante una posible lesión de alguno de ellos. Pero no se descarta que lo haga de inicio, principalmente en casa, y ante equipos con menos calidad y empaque que el Sevilla FC.

Los rojiblancos están mostrando muchas alternativas sobre el terreno de juego. Los rojiblancos están mostrando muchas alternativas sobre el terreno de juego.

Los rojiblancos están mostrando muchas alternativas sobre el terreno de juego. / Efe

Con la ya habitual movilidad en la zona de los medias puntas y tras la buena primera mitad en el Estadio de La Cerámica, los dos tantos en poco más de un cuarto de hora que recibió Rui Silva en la reanudación provocaron que desde el banquillo se ordenara la entrada de Machís y Azeez por Vadillo y Eteki respectivamente. Pero el cambio de sistema llegó con la entrada de Adrián Ramos por Fede Vico a doce minutos del final del choque. Fue entonces cuando se apostó por dos puntas, mandando a Antonio Puertas a la banda derecha formando una línea de cuatro por detrás de los dos arietes (Ramos y Soldado). Y dio sus frutos pues se logró empatar.

Una base

En el debut en Los Cármenes se volvió a salir de inicio con el 1-4-2-3-1 y, al igual que sucedió con los dos primeros cambios, la entrada de Machís y Carlos Fernández no varió el esquema. Sin embargo a seis minutos del final, la entrada de Ramos revolucionó el once debido a los problemas físicos de Eteki y la necesidad de ir a por el empate. Y es que, exceptuando la línea de cuatro atrás, el resto eran todos jugadores ofensivos, incluido Montoro que se quedó de ancla en el eje. Puertas, Fernández y el extremo venezolano actuaron por delante y a ellos se les sumaron Soldado y Ramos, dos referencias ofensivas en busca de un juego mucho más directo que, en esta ocasión, no surtió efecto.

En total, 180 minutos en los se han empleado hasta cuatro estilos diferentes. Ser camaleónico es, de nuevo, el objetivo de Diego Martínez de cara a la nueva campaña recién iniciada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios