Granada CF | La resaca Y Jiang Lizhang se vino arriba en Albacete

  • El dueño del club fue coreado por los aficionados al grito de “¡que bote el chino!” y “¡presidente, presidente!

El club rojiblanco va a recurrir la tarjeta que supuso la expulsión de Fede San Emeterio. El club rojiblanco va a recurrir la tarjeta que supuso la expulsión de Fede San Emeterio.

El club rojiblanco va a recurrir la tarjeta que supuso la expulsión de Fede San Emeterio. / Agencia LOF

Comentarios 1

Granada se despertó este martes ilusionada con su equipo de fútbol. La victoria en el Carlos Belmonte acerca a los de Diego Martínez a la Primera División pero aún no está todo conseguido. Sin embargo, ello no fue óbice para que el presidente de la entidad, poco dado a presenciar los encuentros del equipo del que es propietario, fuera un hincha más cuando Pizarro Gómez señaló el final del encuentro.

Jiang Lizhang salió una vez que el estadio manchego estaba vacío y tan sólo quedaban los seguidores rojiblancos en el córner en el que estaban situados por motivos de seguridad. Fue entonces cuando el dueño de la entidad nazarí enfiló el túnel de vestuarios que se encuentra ubicado en un fondo para saludar a la afición, y ésta, en plena euforia por el triunfo cosechado, comenzó a vitorearle. Seguramente muchos de ellos eran los mismos que la pasada campaña, y hace dos temporadas ante los fracasos deportivos, pidieron su dimisión. Pero el fútbol es así de caprichoso. Y claro, Lizhang no se cortó y a los gritos de “¡que bote el chino, que bote el chino!” y “¡presidente, presidente!” respondió con botes y saltos, dejándose llevar por la emoción y el momento. En definitiva, se vino arriba.

La decisión

El enfrentamiento ante los de Ramis fue durísimo, con muchos duelos individuales pero los de Martínez nunca se achantaron. En especial destacaron los cuatro zagueros que mantuvieron una dura pelea con Zozulia y Rey Manaj durante los 96 minutos que duró el choque. Pero fue una decisión táctica que tomó el técnico gallego del Granada CF la que cambió el partido.

El cambio a tres centrales fue clave para ganar el partidos y evitar el empuje albaceteño

Corría el minuto 55 cuando optó por retirar del terreno de juego a Fede Vico y dar entrada a Alejandro Pozo, sin minutos desde la jornada 35 ante el Lugo. El ingreso del sevillano varió el sistema de juego, ordenando a Víctor Díaz situarse como tercer central junto a Germán y Martínez y a partir de ahí el Albacete dejó de acosar el área de Rui Silva. Y es que aunque no se vean, hay ocasiones en las que un cambio puede variar el signo de un partido y lo que ocurrió en Albacete es un claro ejemplo de ello. Jugar con tres centrales y dos carrileros ha sido el sistema para sellar más de una cita en LaLiga 1|2|3 y así volver a suceder.

Euforia

No fue un lunes normal pues hubo aficionados que regresaron a las cinco de la mañana y a las 8:00 ya estaban trabajando. Otros, que no se desplazaron y lo vieron por televisión, optaron por acudir a las taquillas del Estadio de Los Cármenes y a la tienda del club en el Centro Comercial Neptuno incluso antes de que abrieran para adquirir una entrada de cara a la trascendental cita del próximo domingo ante el Cádiz.

Colas en Los Cármenes para sacar una entrada de cara a la cita ante el Cádiz. Colas en Los Cármenes para sacar una entrada de cara a la cita ante el Cádiz.

Colas en Los Cármenes para sacar una entrada de cara a la cita ante el Cádiz. / Carlos Gil

La campaña que el club lanzó la pasada semana para que los familiares y amigos de los abonados pudieran adquirir dos entradas por diez euros hizo que quedaran muy pocas entradas. Y de hecho, el campo estará lleno pues a las 14:50 horas el Granada CF anunció que el papel se había agotado. Nadie quiere perderse el choque que podría suponer el regreso a la Liga Santander pero el aforo es el que es. Es lo que tiene no apostar por el equipo en el verano y subirse a caballo ganador.

Las cuentas

Señaló el míster rojiblanco que “las cuentas son un cuento”, pero en este caso son muy claras. Si su equipo gana, ascenderá. Pero también podría hacerlo perdiendo ante los de Cervera siempre y cuando Albacete y Mallorca también lo hagan. Los manchegos juegan el sábado y los baleares el lunes, por lo que se podría repetir lo que le sucedió a Osasuna el pasado lunes y es celebrar el cambio de categoría un día después de jugar su partido. O lo que viene a ser subir en diferido. No sería lo mismo, pero es una posibilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios