Granada CF “El Granada CF está en su mejor momento físico”

  • Víctor Lafuente, preparador físico rojiblanco, reconoce que el trabajo diario “lo abordamos desde una perspectiva tanto individual como colectiva”

  • Se ha formado con expertos como Julio Tous, Paco Seirul.lo o Gerard Moras

Víctor Lafuente, en su lugar de trabajo, la Ciudad Deportiva del Granada CF. Víctor Lafuente, en su lugar de trabajo, la Ciudad Deportiva del Granada CF.

Víctor Lafuente, en su lugar de trabajo, la Ciudad Deportiva del Granada CF. / Carlos Gil

La tecnología cada vez está más presente en nuestro día a día. Y eso es un hecho irrefutable. Pero hay campos en los que existe un gran desconocimiento de cómo se aplica. Uno de ellos es el mundo del fútbol, donde los entrenadores, preparadores físicos y resto del cuerpo técnico cuentan en la actualidad con unos medios inimaginables hace unos quince años.

Seguramente muchos aficionados se hayan preguntado por qué los jugadores del Granada CF tienen en sus espaldas una pequeña chepa y cuando se quitan la camiseta un top en su pecho. El motivo no es otro que el GPS que llevan incorporados en la parte de atrás de su cuerpo, tanto en partidos como en entrenamientos, que aporta al cuerpo técnico una gran cantidad de datos que sirven para analizar el rendimiento pero también para planificar las sesiones de entrenamiento y prevenir lesiones.

Formación

El responsable de la parcela física en la entidad rojiblanca es Víctor Lafuente. Un profesional con once años de experiencia en la cantera del Sevilla FC, que estudió en la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Granada y que durante dos años se formó en Cataluña con el Máster que organizó el FC Barcelona, que contó con auténticos maestros en la materia como Julio Tous, Paco Seirul.lo o Gerard Moras.

Relación con Diego

Lafuente conoció a Diego Martínez mientras jugaba en el Atlético Monachil y estudiaba justo al lado de donde cada día se pone al frente de un grupo de jugadores que trabajan a destajo en la Ciudad Deportiva. Pero fue en Sevilla donde ambos entablaron relación tanto personal como profesional con la llegada de Martínez al área de tecnificación de la entidad hispalense. “Monchi confiaba mucho en él y en mí y nos juntó en el Sevilla Atlético, al que salvamos del descenso en la última jornada y lo ascendimos al año siguiente”, señala el preparador físico rojiblanco, que reconoce que cuando el míster se fue a Pamplona “me ofreció la posibilidad de acompañarlo pero por diferentes motivos no pude continuar con él. Este año nos hemos vuelto a encontrar y profesionalmente, soy el que más tiempo lleva trabajando con él del actual cuerpo técnico”.

El preparador físico del Granada CF conocía a Diego Martínez de su etapa en Sevilla. El preparador físico del Granada CF conocía a Diego Martínez de su etapa en Sevilla.

El preparador físico del Granada CF conocía a Diego Martínez de su etapa en Sevilla. / Carlos Gil

Una relación que le permite tener autonomía en su tarea aunque, como reconoce, “una de las cosas que nos une es nuestra forma de pensar. Cuando se plantean y diseñan sesiones de trabajo se hacen con unos objetivos de optimización técnico-táctica para mejorar al jugador y ahí está mi labor, pero siempre coordinada con el resto del cuerpo técnico”.

"Cuando el equipo gana, todos son unos monstruos. Cuando se pierde, es que se está mal físicamente”

El sevillano defiende la figura del preparador físico como “un optimizador, porque no sólo preparamos físicamente sino también coordinativamente, mentalmente, socio-afectivamente y junto a los servicios médicos el aspecto nutricional y las medidas de recuperación. Es una dedicación mucho más ecléctica”.

Misma visión

Una visión que coincide con la que tiene Diego Martínez. “Los dos vemos la preparación física como un soporte para poder desarrollar la identidad del equipo a nivel técnico-táctico”, resalta. Y pone como ejemplo la importancia que el míster le da a los duelos individuales porque “para ello se necesita trabajar de una forma determinada, con un tipo de fuerza concreta, unos vectores y unos ángulos y eso es lo que vamos trabajando con diferentes elementos para que después, cuando Vadillo, Germán o Martínez afronten un duelo ante un rival, usen su brazo para ganar el espacio y se hagan fuertes y protejan el balón, lo hagan con éxito”.

Tratamientos preventivos

Uno de los aspectos que más satisfechos tiene a los jugadores de la primera plantilla son los tratamientos preventivos. En ese sentido, Lafuente señala que “esto lo abordamos desde una perspectiva tanto individual como colectiva. A cada jugador se le realiza una serie de test con el objetivo de detectar algún tipo de deficiencia o asimetría de fuerza y déficit en alguna articulación. A partir de ahí, los servicios médicos diseñan una dinámica de trabajo para intentar compensar esos déficits que puedan existir”.

Pero además, a nivel colectivo “el trabajo de fuerza lo desarrollamos como fuerza preventiva optimizadora del tren inferior, además de la fuerza de estabilidad dinámica (más parecido a lo que pasa en competición) y estática (no hay movimiento). Durante de la semana configuramos qué días son los más adecuados para hacer ese trabajo en función de cuando tengamos los partidos, descansemos y demás”. Y es que, como reconoce, “nos tenemos que convertir en especialistas de veintidós jugadores y aunque todos salgamos al campo o vayamos al gimnasio, cada ejercicio está individualizado con más o menos carga”.

Cansancio

Durante la temporada se ha hablado mucho del cansancio al que llega el cuadro granadinista a la recta final de los partidos pese a que los números de goles a favor dicen todo lo contrario. Al hilo, el responsable de la preparación física del actual segundo clasificado de LaLiga 1|2|3 apunta que “esto es muy antiguo. Cuando el equipo está arriba y gana, todos son unos monstruos. Pero cuando se está abajo o se pierde, lo primero que se dice es que el equipo está mal físicamente”. Y lo argumenta de forma tajante: “Cuando se dice que el equipo está mal físicamente, hay que afirmarlo con datos. Muchas veces porque el rival corra más que tú, eso no significa que hayas sido peor.

Un ejemplo claro fue el duelo ante el Rayo Majadahonda. Ellos corrieron más que nosotros y, sin embargo, ganamos 0-3 controlando el partido. Es uno de los grandes bulos del fútbol. Igualmente, cuando corremos más que el rival, hay que analizar por qué ha sido así”. De ahí que confirme que “como responsable del área física del Granada CF que conozco con bastante certeza la información real, el equipo está posiblemente en su mejor momento. Por ejemplo, si el partido ante el Zaragoza nos pasa quince jornadas atrás, habríamos sufrido mucho más”.

"Los GPS que utilizamos sirven para analizar el rendimiento del jugador y también para prevenir riesgos”

GPS

Un buen estado físico para el que cuenta con herramientas como los GPS, unos dispositivos que usan diariamente y que aporta numerosos datos que sirven “para poder gestionar las cargas de entrenamiento durante la semana”. Durante los encuentros, el cuerpo técnico cuenta con dos tipos de informaciones, el Media Coach que lo proporciona LaLiga 1|2|3 y los GPS. El primero únicamente proporciona datos los días de partido y a veces salen en televisión durante la retransmisión de los partidos. En cuanto a los GPS, hay equipos que no los usan. Sin embargo, el Granada CF sí los utiliza.

Lafuente lo justifica señalando que “somos partidarios de que los jugadores lo usen porque las variables y los parámetros que nos proporcionan no siempre son los mismos que aportan los partidos y para yo tener una referencia de lo que pasa durante la semana, debemos usarlos también el día de partido porque entendemos que ahí es cuando el jugador ofrece su máxima expresión de rendimiento”.

Su formación se completó con el Máster del FC Barcelona. Su formación se completó con el Máster del FC Barcelona.

Su formación se completó con el Máster del FC Barcelona. / Carlos Gil

Así, por ejemplo, si un jugador hace 1.000 metros esprintando en un partido, y en una sesión de entrenamiento hace 800, “estamos hablando que hace un 80% de lo que hace en un partido y en ese parámetro hay una alta carga”. En el volcado de los datos que le aportan mediante informes al máximo responsable técnico, también participa José Molina, readaptador del equipo. Para tener una referencia se toman los datos de la media de los tres últimos partidos y se comparan con los que genera el último encuentro.

Parámetros

El GPS sirve para analizar el rendimiento del jugador y para prevenir riesgos. En el primer caso, se comprueba que es lo que ha hecho cada futbolista en cada parámetro (distancia, metros en esprint, aceleraciones y desaceleraciones) y se compara con el promedio de los tres últimos partidos. “Eso nos ayuda a gestionar la carga”, apunta.

En la actualidad, hay sistemas que sí permiten ver esos datos en directo, pero las herramientas con las que cuenta el Granada CF no las proporcionan, por lo que habrá que renovarla a corto plazo porque la tecnología avanza.

"La distancia recorrida total por un jugador para nada es el parámetro más importante”

Entre los parámetros que aportan los GPS hay uno al que el aficionado le presta mucha atención pero los profesionales no tanto. Se trata de la distancia recorrida total. “Para nada es lo más importante”, matiza Víctor Lafuente.

Pero hay otros de mucho más valor como los que van enfocados a la exigencia neuro-muscular como el número de eventos o los metros realizados en aceleraciones y desaceleraciones, metros a esprint a más de 21 kilómetros por hora, o a alta intensidad (se considera a más de 14 km/h); y otros parámetros más metabólicos como la distancia que un jugador recorre a más de 30 vatios por kilogramo, que equivale a un porcentaje del consumo máximo de oxígeno.

Prevenir riesgos

Una información que “nosotros estudiamos no sólo para analizar el rendimiento sino también para prevenir riesgos, ajustando las cargas a los jugadores y evitar así lesiones sobre todo musculares, que este año estamos teniendo pocas afortunadamente”. Porque si algo tiene claro es que “nuestro éxito depende de que tengamos una alta disponibilidad, porque eso hace que el nivel de exigencia aumente y eso reporta en el equipo”.

El reflejo

Un trabajo que luego tiene su reflejo durante los partidos. La razón es clara. “Por nuestra identidad de juego, Vadillo, Pozo, Ojeda, Puertas, Vico…son jugadores con una gran cantidad de esfuerzos a muy alta intensidad y eso implica un mayor gasto y una mayor fatiga. Ese es el motivo por el cual los cambios casi siempre son gente de ataque porque son los que tienen mayor exigencia neuro-muscular y metabólica”.

Y para ello hay que estar preparado. Ejemplo hay muchos pero uno de los más claros fue el duelo ante el Real Zaragoza en el que “tuvimos poco balón, el equipo tuvo que sufrir más porque no tenía la posesión y en ese sentido, nosotros tenemos que estar preparados para tener posesión y no tenerla. Para sufrir y no sufrir, tener el control del juego y no tenerlo. Nuestro equipo cuando tiene balón disfruta mucho. Pero estoy muy tranquilo y contento porque el Granada CF tenga balón o no, le toque ponerse el mono de trabajo o el frac, es camaleónico y se adapta”.

El sevillano se formó en la Facultad de Ciencias del Deporte de la UGR. El sevillano se formó en la Facultad de Ciencias del Deporte de la UGR.

El sevillano se formó en la Facultad de Ciencias del Deporte de la UGR. / Carlos Gil

Entre otros, uno de los jugadores que más ha mejorado ha sido Álvaro Vadillo. “Es un ejemplo muy representativo del trabajo que realizamos aunque el grado de implicación, dedicación y trato es el mismo que al resto. Con Álvaro es para darle la enhorabuena a los servicios médicos porque son unos fenómenos trabajando”, afirma, para continuar señalando que “lleva cuatro o cinco años que no hace más de 15-20 partidos y a día de hoy acumula 30 partidos disponible. Es un gran éxito de los servicios médicos, de la metodología de trabajo de que desarrollamos y, por supuesto, de él que ha dado un gran salto de madurez”.

Una mejora que aprecian, sobre todo, a nivel defensivo y es que “cuando no tenemos el balón, los jugadores de su perfil tienen que hacer cosas que no forma parte de su esencia como futbolistas. De ahí que este año hayamos inculcado la importancia de la fase defensiva y en ese sentido Vadillo ha progresado mucho en los duelos individuales”. Quizá por ello, el objetivo es “entrenar con la misma intensidad y continuidad a la que te puedes encontrar en la competición”.

Los medios del club

Por lo que se refiere a los medios con los que cuenta la entidad, el preparador físico rojiblanco tiene claro que “cuantos más aspectos controles más posibilidades se tienen de optimizar el sistema. En ese sentido, desayunar y almorzar juntos sería ideal para controlar la alimentación. Pero en cualquier caso, a través del servicio médico asesoramos porque, por ejemplo, tenemos un jugador celíaco. Estoy encantado con los medios que tenemos paro también se pueden mejorar, como todo en la vida”.

Técnica innovadora

Por último, entre las técnicas que emplea en su tarea diaria destaca la vibración local en zonas musculares con “unas máquinas con las que contamos” que se aplican tanto en sesiones de entrenamiento como antes de los partidos a los jugadores titulares sobre “el vasto, el recto o el oblicuo, entre otros músculos. Hay muy pocos equipos en Europa que utilicen la vibración local como herramienta de optimización de fuerza como estrategia global pese a todos los beneficios que aporta”.

En definitiva, un ejemplo más de la tecnología que usa el Granada CF en su parcela física, uno de los aspectos más desconocidos de un equipo fútbol. Y es que tras los goles, las asistencias y las victorias, hay mucho trabajo oscuro que suele tener poca repercusión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios