Malmoe-Granada CF | La pizarra

El plan del Granada CF también funciona en Europa

  • Diego Martínez apuesta de principio a fin por el 1-4-1-4-1 y el equipo se muestra duro, dominador y certero

El equipo sueco se empleó con mucha dureza durante todo el encuentro. El equipo sueco se empleó con mucha dureza durante todo el encuentro.

El equipo sueco se empleó con mucha dureza durante todo el encuentro. / Andreas Hillergren (Malmoe (Suecia))

Quien conoce a Diego Martínez sabe que no otorga premios a la hora de hacer alineaciones, que juega el que más lo merece o el que más conviene al partido que hay ante sí. Sin embargo, no deja de ser curioso que el once elegido para formar ante el Malmoe, en uno de los encuentros más importantes de la historia del club, estuvo formado íntegramente por jugadores que ya estaban en el plantel la pasada campaña, por futbolistas que fueron los que consiguieron el hito de meter al equipo en Europa.

Luis Milla y Kenedy, los dos fichajes que más están costando hasta ahora se quedaron de inicio en el banquillo, formando el técnico en el habitual 1-4-1-4-1 de esta campaña con Gonalons, Yangel Herrera y Montoro en la medular, y con un tridente arriba formado por Antonio Puertas, Machís y Soldado.

Introdujo el técnico un total de seis cambios respecto a la alineación del pasado domingo ante el Atlético, con Vallejo sacrificado para que en el centro de la zaga volvieran a estar Domingos Duarte y Germán.

Yangel Herrera, otra pieza indispensable en el Granada. Yangel Herrera, otra pieza indispensable en el Granada.

Yangel Herrera, otra pieza indispensable en el Granada. / Andreas Hillergren / Efe (Malmoe (Suecia))

El rival

El Malmoe dejó a uno de sus principales jugadores, el danés Christiansen en el banquillo, tras haber estado tocado en las últimas semanas. Pese a que juegan bastantes partidos con tres centrales y dos carrileros, los suecos optaron al final por un 1-4-4-2 clásico, con jugadores poderosos en lo físico y de contrastada experiencia en todas las zonas del campo.

Un Granada reconocible

El Granada del primer tiempo mostró casi todas sus señas de identidad. Mandó ante un rival que es inferior en calidad, no cometió errores con el balón, trató de mover al equipo contrario hasta encontrar huecos por lo que penetrar, sus laterales se mostraron profundos y Montoro bajó una y otra vez a recibir el balón para intentar dar el pase que rompiera líneas.

No tuvo facilidad el Granada para encontrar el área rival pero la ocasión en que lo logró, en una gran jugada por la derecha, marcó el 1-0. A destacar el desmarque de Soldado para que Machís rematara libre de marca.

Errores atrás

Con el marcador a favor cometió el Granada dos errores de esos que no se pueden conceder en un partido así. En uno salvó la papeleta Rui Silva tirando de reflejos, y en el otro llegó el tanto de la igualada cuando ya se oteaba el descanso.

Está claro que el plan de los suecos era vivir de esos fallos del equipo de Diego y del balón parado, sobre todo de los saques de banda de Knudsen, como el que dio origen a la igualada, ya que en ataques posicionales les costó mucho trabajo hacer daño ante la casi siempre bien ordenada zaga rojiblanca.

Había que seguir igual

Pese a las tablas al intermedio la consigna del segundo tiempo era clara, había que seguir igual. Diego y los suyos sabían que si no concedían atrás, las ocasiones iban a terminar llegando. El dominio siguió siendo rojiblanco, sin ninguna variación táctica en ningún conjunto, y el 1-2 lo creó Carlos Neva con un centro que aprovechó el siempre oportuno Antonio Puertas.

Rui y los cambios

Rui Silva volvió a hacerse gigante para evitar el empate en la única concesión rojiblanca del segundo tiempo. Antonio Puertas fue reemplazado por Kenedy, que se colocó en la derecha, en el primer cambio nazarí.

Mantuvo el Granada el mismo 1-4-1-4-1 del inicio hasta el final. Nada varió cuando entró Jorge Molina por Soldado ni Foulquier por Machís. El galo se colocó de extremo jugar con doble lateral en la derecha, con Kenedy tirado desde entonces a la izquierda, ante un Malmoe que trató de irse arriba con cambios ofensivos pero que no pudo con la robustez y el saber hacer un Granada que sigue haciendo historia, ahora en Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios