Resultado Sporting-Granada CF Malditos diez segundos

  • El conjunto de Diego Martínez cae enEl Molinón por un tanto encajado nada más iniciarse el encuentro

  • Los rojiblancos dominan el choque pero vuelven a carecer de pegada en ataque

Antonio Puertas fue el hombre más peligroso de los rojiblancos. Antonio Puertas fue el hombre más peligroso de los rojiblancos.

Antonio Puertas fue el hombre más peligroso de los rojiblancos. / Agencia LOF

El Granada CF llegó a Gijón el pasado jueves. Entrenó en Mareo y durmió allí. Llegó con tiempo a El Molinón, pero cuando pitó el colegiado el inicio del encuentro, se olvidó que una de las primeras instrucciones que dio su técnico era la jugada inicial, con un envío en largo buscando a Álex Alegría. Fue lo primero que hizo el Sporting, pero el que prolongó el cuero no fue el ex del Real Betis sino Dani Ojeda, y posteriormente Traver para Djurdjevic, que no desaprovechó el regalo para batir a Rui Silva anotando el tanto que a la postre fue definitivo.

Si se quitarán esos diez primeros segundos del choque, la primera mitad de los rojiblancos podría ser calificada como la mejor de toda la temporada lejos de Los Cármenes. Control del juego, dominio, posesión que llegó a ser del 71%, llegadas sometiendo al rival en su campo, entradas por bandas... Los de Diego Martínez lo hicieron casi todo bien salvo defender la primera acción del choque que condicionó, y de qué manera, el duelo en El Molinón.

Decisiva

Porque tiene poca explicación que a los diez segundos un balón en largo y dos prolongaciones de cabeza permitieran a Djurdjevic ganar en velocidad a Germán, pisar área y batir de disparo cruzado a Rui Silva, que nunca en la temporada había visto perforada su puerta tan pronto. El gol cambió por completó el guión del encuentro porque, aunque los de José Alberto no son precisamente amantes del balón, con marcador a favor en el primer minuto ya tenían la excusa para pertrecharse atrás y comenzar a enviar balones en largo a sus dos referencias ofensivas, que hicieron mucho daño a la zaga visitante por su poderío físico.

Dolor de cabeza

Y es que tanto Alegría como Djurdjevic generaron más de un dolor de cabeza gracias a su corpulencia porque la idea estaba clara. Pelotazo a ellos y que se las apañen. Aunque en un primer momento se sufrió mucho, poco a poco se fueron ajustando tanto la dupla de centrales como San Emeterio por delante.

Monólogo

En el monólogo de la posesión rojiblanca faltó suerte porque opciones se tuvieron y muchas. La buena circulación permitía mover a los gijoneses y buscar espacios pero bajo el arco local se situó un enorme portero que salvó a su equipo de evitar más de un gol. A falta de capacidad rematadora de Adrián Ramos, tuvo que ser Antonio Puertas el que asumiera la responsabilidad en ataque, protagonizando las mejores acciones ofensivas.

Ocasiones

La primera llegó al cuarto de hora de cabeza. La segunda en el 26' a centro de Montoro y la última, y más clara, pasada la media hora que estrelló en el larguero. Aunque la más clara la tuvo Dani Ojeda con un remate con la izquierda desde la frontal que Mariño salvó con una extraordinaria parada.

Vico vio amarilla y no jugará en Lugo, su ex equipo. Vico vio amarilla y no jugará en Lugo, su ex equipo.

Vico vio amarilla y no jugará en Lugo, su ex equipo. / Agencia LOF

Terminar una primera mitad con dieciocho llegadas al área, once remates a puerta y cuatro de ellos entre los palos no está a la altura de cualquier equipo. Pero la fortuna le fue esquiva a un Granada CF que hizo todo lo posible por empatar pero no lo consiguió.

Paso adelante

Tras el paso por vestuarios y con un Molinón que apretó pero también presionó a su equipo al ver como estaba siendo sometido por su rival, el Sporting dio un paso adelante. No le quitó el balón a los visitantes pero se estiró y pisó más campo contrario que en el primer acto. Pero de nuevo a los cinco minutos una falta de concentración pudo costar muy caro. La zaga rojiblanca pidió fuera de juego que el asistente no señaló y se quedó parada, lo que aprovechó Djurdjevic para plantarse ante Silva quien, muy atento, adelantó su posición y atajó el intento de vaselina del serbio. Fue la más clara de los asturianos, que se abrieron mucho más pero ello no fue óbice para mantener su seguridad defensiva sobre todo en los envíos frontales.

Paradón

El empate pudo llegar en el minuto 67 tras una gran combinación entre Montoro y Vico que terminó con el cuero en las botas de Antonio Puertas, que se sacó un gran disparo cruzado pero Mariño realizó, posiblemente, una de sus mejores parada del curso. El arquero se estiró abajo y sacó una mano milagrosa para tocar el esférico y mandarlo a saque de esquina que no señaló Sagués Oscoz.

Los de José Alberto no renunciaban al ataque y el duelo, por momentos, fue un ida y vuelta que en cierto modo beneficiaba al segundo clasificado de LaLiga 1|2|3 pero los espacios que ya existían no se aprovecharon.

Otro aire

La entrada de Vadillo le dio otro aire al ataque del Granada CF pero sobre todo porque había que arriesgar y, de hecho, se dieron situaciones de dos para dos cuando atacaban los locales aunque tanto Martínez como Germán estuvieron, como casi siempre, a gran nivel. En los últimos veinte minutos el choque no tuvo tantas ocasiones de gol, y los intentos fueron más fruto de intentar terminar las jugadas que por pleno convencimiento. Un ejemplo claro fueron los disparos de Fede Vico, Vadillo y San Emeterio, todos ellos desde la frontal que no sorprendieron al guardameta sportinguista.

Sin pegada

Pese a que la posesión llegó a ser del 72%, se cumplió la frase que dijo José Alberto en la previa: “Jugar bien es anotar un gol más que el rival” y así fue. Porque el Sporting no tuvo tanto el balón, no tiene tanta calidad pero si más acierto. Ese que les está faltando a los de Diego Martínez en el último tramo de la competición. En parte, porque sus dos delanteros no ven el arco desde hace muchas jornadas y eso sí que es preocupante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios