Motociclismo

El hito de Puig en Jerez cumple 20 años

  • Fue el primer piloto español que ganó en la cilindrada reina en este circuito andaluz

Alberto Puig toma una bandera de España para celebrar su triunfo en Jerez el 7 de mayo de 1995, junto a un Crivillé que también subió al podio Alberto Puig toma una bandera de España para celebrar su triunfo en Jerez el 7 de mayo de 1995, junto a un Crivillé que también subió al podio

Alberto Puig toma una bandera de España para celebrar su triunfo en Jerez el 7 de mayo de 1995, junto a un Crivillé que también subió al podio / Pascual

LOS éxitos continuados pueden minimizar el valor de conseguirlos. Tal vez, algo así haya ocurrido en esta larga y gloriosa última década del motociclismo español. Todo han sido triunfos, títulos por partida triple, podios sin cesar, 'poles' y récords permanentes, casi en exclusiva. Nos hemos acostumbrado a ganar siempre. El himno de España ha sonado más que ningún otro en todos los circuitos del planeta. Nuestro país ha liderado como una auténtica potencia mundial en este deporte, viviendo, por méritos propios, una espléndida edad de oro, que aún podría continuar por mucho más tiempo.

Pero siempre es bueno mirar atrás, hacia el pasado, para saber de dónde viene tanto prestigio y lo mucho que ha costado lograrlo. Curiosamente, en estos días se cumplen 20 años de la primera victoria conseguida por un piloto español de la cilindrada reina en el Circuito de Jerez. Fue Alberto Puig De la Rosa en 1995, el primero en subir a lo más alto del cajón en este trazado andaluz que, desde su apertura, tuvo que esperar nueve años para vivir ese hito histórico.

Esta pista jerezana, inaugurada en 1985, debutó como sede de grandes premios en 1987. Por aquél entonces, España no tenía presencia en la máxima categoría, que era un coto casi privado para pilotos americanos y australianos. Pero a raíz de su creación, Jerez inició la gran revolución de nuestro país en esta disciplina deportiva. Nunca antes otra ciudad española se había atrevido a construir un circuito de estas características y, a partir de aquí, todo fue sobre ruedas.

La afluencia masiva de espectadores en la pista andaluza, siempre por encima de las 100.000 personas, bien merecía los honores de un triunfo nacional en la cilindrada reina. Y fue el incombustible Alberto Puig quien lo consiguió el 7 de mayo de 1995 con una carrera memorable en 500, cual corredor de fondo con ritmo endiablado, que provocó la locura colectiva. Ese mismo año, también le acompañó en el podio Alex Crivillé que, con tres triunfos, ostenta además el mayor número de victorias españolas en este trazado que, de momento, ascienden ya a 10, frente a las 18 de pilotos extranjeros de la categoría reina. En los 28 años que Jerez lleva siendo sede del Mundial, los españoles han logrado hasta ahora 29 triunfos en todas las cilindradas.

En la actualidad, España es la envidia del mundo, gracias también al motociclismo. Se han creado nuevos y modélicos circuitos en todo el país. Un año tras otro, tenemos campeones en las tres categorías y seguirán surgiendo muchos más. Funcionan los campeonatos nacionales y las copas de promoción; contamos con escuelas para mecánicos de competición y una industria paralela muy involucrada, que apuesta fuerte. Además, una empresa española, Dorna, dirigida por el genio Carmelo Ezpeleta, ha llevado al Mundial con su gestión a sus más altas cotas de éxito, vanguardia tecnológica y niveles de seguridad, algo fundamental para la continuidad del espectáculo.

Para corroborar este liderazgo español, sirva el hecho de que somos el país mejor representado en el Campeonato, con 22 pilotos, que suman el mayor número de puntos históricos en dos de las tres categorías (MotoGP y Moto2) y el segundo puesto en la pequeña cilindrada. Es más, en los últimos años viene siendo una constante que España conquiste los tres títulos en juego. Todo son proezas.

Para alcanzar la plaza de 'números 1', Jerez ha puesto y sigue poniendo muchos granos de arena. Su ejemplo, de apuesta firme por estos deportes, ha sido secundada en el resto del país y en otras partes del mundo. A lo largo y ancho del planeta, se han mirado en el espejo de esta ciudad andaluza que ha revolucionado su economía e imagen internacional. Por ello, a nadie debe extrañar que Jerez sea la primera capital mundial del motociclismo. Se lo ha ganado a pulso y seguro que no va a dormirse en los laureles.

Sin falsa modestia, durante más de una década seguí como periodista todos los grandes premios a lo largo del planeta. Por ello, me honra que, 20 años después de aquel primer hito histórico de Puig, ahora esperemos que Márquez, Lorenzo o Pedrosa sigan aumentando el ranking de triunfos en Jerez.

Sin duda, las cosas han ido sobre ruedas ¿verdad?

( * ) Jesús Benítez es periodista y escritor. Fue editor jefe del Diario Marca y, durante más de una década, siguió todos los grandes premios del Mundial de Motociclismo. A comienzos de los 90, ejerció varios años como jefe de prensa del Circuito de Jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios